Enarbolando visitas y opiniones diversas

Enarbolando visitas y opiniones diversas

Ing. Conrado Asencio | ACTUALIZADO 07.09.2014 - 6:33 pm

3 de 3                              
El poder corrompe y el poder absoluto  corrompe absolutamente.                                                                                   
                                                                                                                                            Lord Acton (1887)

Retomando el tema que nos ocupa sobre las visitas de prominentes extranjeros y la promulgación de un decreto que algunos consideran inconstitucional, continuamos con el desglose de la situación imperante respecto a los casos que nos ocupan. Todo  viene a colación ya que existen controversiales opiniones con relación al reglamento que se ha promulgado mediante Decreto para complementar la Ley 169-14  que versa sobre la regulación y naturalización de innumerables extranjeros indocumentados residentes en nuestro país. Algunos han pregonado por su total reconocimiento y aprobación, mientras, versados en estos temas, consideran que se violaría la actual Ley y hasta la Constitución de la República  y vulneraria la Soberanía Nacional.                                   
    
Plantean además que de ser aprobado tal y como está concebido, sin las introducciones ponderados de las  modificaciones pertinentes que puedan ser consideradas violatorias, dicho reglamento, a solicitud de involucrados, abogados en ejercicio y conocedores del tema, que disienten del mismo, a esta fecha, ya habrán elevado  instancias judiciales de oposición sobre el Decreto 250-14, al Tribunal Constitucional,  en procura de la declaración de inconstitucionalidad del mismo ya que entienden que viola la Constitución y la Ley  de Migración y consecuentemente la no aplicación de dicho reglamento. Recordemos que ningún reglamento y Decreto están por sobre la Ley  y la misma Ley debe estar en consonancia con la Ley de Leyes de la República Dominicana,  que es nuestra Constitución.
   
Según los que difieren de las disposiciones de Decreto  citado aseguran que el mismo “permite que una simple declaración notarial y sin mecanismos de verificación, se legalice la presencia de extranjeros a los que no se les requiere prueba seria de su nacimiento, ni la indicación de su nacionalidad de origen, ni prueba de su radicación”. Afirman que el Decreto 250-14 al que hemos estado haciendo referencia, viola los artículos 4.5.6, 55.7, 33.8, 73 y 212 de la Constitución Dominicana, así como también la Ley de Migración 283-04 y su reglamento 631-11 y de ser estas consideraciones correctas, el Tribunal Constitucional deberá declararla como inaceptable.asi,.
   
Todas las consideraciones anteriores y mas específicamente las vertidas en el párrafo que antecede, son las que la actual Ley 169 circunscribe como obligaciones o requisitos necesarios para las declaraciones de nacionales extranjeros. Por lo tanto, su aplicación deberá estar suspendida hasta tanto y más temprano que tarde, el Tribunal Constitucional deberá conocer de los señalamientos esgrimidos por refutados juristas y otras personalidades dominicanas sobre la inconstitucionalidad de susodicho Decreto 250-14.
    
Podemos asegurar  que nuestra ciudadanía, siempre ha recibido con los brazos abiertos a todos los  que llegan a nuestro territorio  y más aun a aquellos visitantes funcionarios de Organismos internacionales o por hombres de Estado y prominentes de sus gobiernos, sobre todo para aquellos  que  traen mensajes esperanzadores  y de buenas noticias, además de hechos  solidarios con el quehacer diario de nuestro gobierno pero, nos dejan insatisfechos cuando llegan con criterios ofensivos con caracteres impositivos, desconociendo nuestra soberanía y las tantas luchas libradas por nuestros padres de la patria y miles de hombres que  heroicamente, otorgaron sus vidas a fin de constituir esta República y mantener nuestra identidad y soberanía.