20 Noviembre 2018 11:23 PM

PortadaCiudad

Obispo emérito pide población acercarse a iglesia

Félix Parra | ACTUALIZADO 12.09.2018 - 6:57 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Santiago.-Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, arzobispo emérito de Santiago, pidió ayer a la población no congregada acercarse a las religiones porque pueden “sanar las heridas del alma” y los problemas psicológicos pueden cicatrizar.
   
“Las religiones pueden jugar un papel importante en la cicatrización de heridas emocionales, espirituales y psicológicas en el estrés”, Señaló el arzobispo al hacer alusión a un mensaje del Papa Francisco.
   
Dijo que  sanar las heridas del alma, es la frase del papa Francisco que “nos dice mucho por sí sola, pero esta frase que voy a decir ahora hay que volverla al mundo de las ciencias, porque también las ciencias fundamentan esa frase del Papa”.
   
El Papa dice: “Las religiones pueden jugar un papel importante en la cicatrización de heridas emocionales, espirituales y psicológicas”, sostuvo.
   
“Esa frase está ligada a la parte religiosa, pero las ciencias psicológicas hoy nos dicen, nos comprueban esto: que los que van a la iglesia y rezan, sus mentes llenas de estrés y de muchos problemas se suavizan, se mejoran, y hoy ya son muchos los terapeutas que le están diciendo a las personas: “sigue esta terapia, estos ejercicios que te doy para tu estrés, pero ve a la iglesia, ora, pasa un tiempo en oración y eso fortalecerá tu sanación: la cicatrización de las heridas emocionales”.
   
Informó que parece mentira e increíble que es así contó una historia en   Barahona, para la celebración de la misa, del entierro de monseñor Mamerto Rivas, vi a un político dominicano, muy conocido por todos ustedes, lo vi con la cara de cansancio y con la cara que se le reflejaban sus problemas, había asistido a la misa; al final viene a saludarme y le digo: “Te iba a decir que tenías la cara muy cansada, que tienes demasiado trabajo y estrés, pero no te lo puedo decir ahora, porque al final de la misa tu cara es nueva, es distinta, ha perdido todo ese peso. Y me dijo: “Sí, cuando llegué aquí estaba muy cansado, pero ahora me siento muy distinto”.  
 

 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.