23 Julio 2019 5:51 AM

PortadaCiudad

Narraciones, poemas y buen humor

Mons. Ramón Benito De la Rosa Carpio | ACTUALIZADO 11.07.2019 - 4:42 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Si me olvido de ti

Salmo 136


Si me olvido de ti, esposa amada,
Iglesia santa,
que se me paralice la mano derecha,
que se me pegue la lengua al paladar,
si no me acuerdo de ti,
si no te pongo a ti, mujer amada,
Iglesia Santa,
en la cumbre de mis alegrías.
Si me olvido de ti, Virgen María,
signo de la Iglesia Santa,
que se me paralice la mano derecha,
que se me pegue la lengua al paladar,
si no me acuerdo de ti,
si no te pongo a ti, Mujer bendita,
María Santa,
en la cumbre de mis alegrías.

Si me olvido de ti, Virgen Consagrada,
signo de la Iglesia Esposa,
que se me paralice la mano derecha,
que se me pegue la lengua al paladar,
si no me acuerdo de ti,
si no te pongo a ti, mujer ungida,
doncella santa,
en la cumbre de mis alegrías.

¿Cómo puedo escribir poemas
que no estén impregnados de tí,
Iglesia amada,
Virgen María,
Doncella pura?
Que se me seque la mano derecha,
si escribo otros amores que no sean para ti
¿Cómo puedo mirar otros encantos
que no sean los tuyos?
¿Cómo puedo cantar otros cantos
que no sean para tí?
Que se me pegue la lengua al paladar,
si te soy infiel.
Que se me cierren los ojos,
párpado sobre párpado,
si no te contemplo solo a tí.

Monseñor Ramón Benito de La Rosa y Carpio.




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.