15 Julio 2018 11:06 PM

PortadaDeportesRincón Deportivo

Lo de Bartolo es cuestión de un tiempo breve…

Domingo Hernández | ACTUALIZADO 16.04.2018 - 9:07 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Bartolo Colón estuvo cerca de casarse con la Gloria el pasado domingo, en el partido entre su equipo, Rancheros de Texas, y los .
   
El nativo de Altamira se mantuvo lanzando un juego perfecto hasta el octavo episodio. Y estuvo batante cerca de lograrlo –apenas a seis outs-. No obstante,  un cañonazo de Josh Reddick al prado derecho, que se convirtió en doble, le rompió la magia y evitó la proeza.
   
Su labor, sin embargo, impresionó a propios y extraños, sobre todo al enfrentar y dominar una batería tan peligrosa como la de Houston, actuales campeones mundiales, y  medirse de la forma en que lo hizo a  un lanzador  de la jerarquía de Justin Verlander, con quien protagonizó un duelo de pitcheo.
   
Bartolo maniató los bates de Houston durante siete innings al retirar en orden a los primeros 21 bateadores. Colon concedió las bases al boricua Carlos Correa en un lanzamiento de 3-1 al arranque de la octava entrada antes que Josh Reddick le conectara el citado doble, en cuenta de 0-2 que dejó corredores en segunda y tercera.
El público en Houston dio a Colón una ovación de pie y el pitcher respondió aplaudiendo con una mano y el guante. Dos outs después, fue sustituido con la pizarra empatada 1-1.
   
Colón trabajó 7.2 tercios de entradas de una carrera, un hit, una base, ponchó siete bateadores y su efectividad bajó a 1.45 para salir sin decisión.
   
Una salida de calidad, en la que si bien no pudo conseguir la victoria ni materializar la hazaña del juego perfecto, cuando menos incrementó considerablemente su prestigio como lanzador, se ganó el respeto de los aficionados, de sus propios compañeros y del equipo contrario, así como la confianza del dirigente de los Rancheros, Jeff Banister. Ello, de hecho, se supone que le garantizaría  otras salidas con Texas, como abridor.
  
 Que conste, las circunstancias les han estado favoreciendo a Colón con su nuevo equipo. Obsérvece que las veces que ha lanzado, en rol de abridor,  prácticamente lo ha hecho como lanzador sustituto. La primera ocasión, lo hizo en el lugar del venezolano Martín Pérez. Ahora en sustitución de Doug Fister, ambos en cada ocasión afectados por lesiones. Por fortuna, en ambas ha respondido a cabalidad.
   
Y realmente, no tiene gran relevancia la forma en que sea utilizado. Lo realmente importante para él es que se le dé la oportunidad y que pueda aprovecharla, como lo ha hecho hasta ahora.
  
 Veamos: En los últimos siete días, Colón, con 20 años en las Mayores, ha lanzado 10.2 entradas, en las que sólo le han hecho dos carreras y conectado tres imparables, con una base y nueve ponches propinado, efectividad de 1.69.
   
En cuatro salidas que lleva en lo que va de la joven temporada y 18.2 innings lanzados, le han hecho tres vueltas, conectado 11 hits, uno de ellos cuadrangular, dos bases y se ha anotado 17 ponches, con saldo de 1.45 en promedio de carreras limpias permitidas.
  
 ¿Qué les parece…? Esos números no reflejan en modo alguno a un hombre que tiene sobre sus hombros casi  45 años de edad. Lo cierto es que, en cada una de sus salidas, evidencia que todavía le queda material para seguir haciendo historia y, sobre todo, que puede concretizar sus objetivos inmediatos: Convertirse en el latino con más victorias (246, con lo que dejaría atrás al nicaragüense Dennis Martínez, quien tiene 245) y el dominicano con más triunfos, lo que alcanzaría apenas con cuatro más (el gran Juan Marichal, tiene 243, él tiene 240). ¿Quién duda que pueda lograrlo...?Desde luego, siempre que se mantenga saludable y pueda lanzar de la manera en que lo ha venido haciendo. Lo suyo parece ser cuestión de un tiempo breve…PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: En el 2005, a propósito de Colón, éste conquistó el Cy Young de la Liga Americana al terminar con marca de 21-8 y efectividad de 3.48, para convertirse en el primer lanzador de los Angelinos de Anaheim en ganar el premio desde que lo hiciera Dean Chance, en 1964. ¡Suena la campana! ¡Climmp!




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.