16 Noviembre 2018 8:34 PM

PortadaDeportesRincón Deportivo

Se desvanece...

Domingo Hernández | ACTUALIZADO 29.06.2018 - 8:39 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Todo hace indicar, que la celebración pelea más importante en la división de los pesos completos de los últimos 15 años, se desvanece.
   
Se trata del esperado choque entre los actuales campeones de la categoría, el norteamericano Deontay Wilder y el británico Anthony Joshua.
   
Wilder posee el trono avalado por el Consejo Mundial de Boxeo -CMB-, mientras Joshua ostenta los reconocidos por la Federación Internacional de Boxeo -FIB-, la Organización Mundial de Boxeo -OMB- y la Asociación Mundial de Boxeo -AMB-.
  
 Hace ya bastante tiempo que se viene promocionando este enfrentamiento. En todo ese trayecto se ha desatado una especie de "guerra verbal" por parte de ambos boxeadores, iniciada y más fomentada por Wilder, quien es un parlanchín, pues Joshua es más reservado.
   
En múltiples ocasiones se han establecido negociaciones entre los representantes de ambos boxeadores.Sin embargo, todavía no hay acuerdo.
   
Se dice,incluso, que pese a que han existido propuestas verbales, todavía no se ha formulado una realmente formal.
   
Los manejadores de Wilder, encabezados por el abogado estadounidense Shelly Finkel, anunciaron hace poco que enviaron una oferta de 50 millones de dólares más un porcentaje de la comercialización  a Joshua para que vaya a Estados Unidos a pelear y que supuestamente el británico no dio respuesta.
   
Quienes representan a Joshua, de su lado, muy en especial su promotor Eddie Hearns habrían ofrecido 15 millones de dólares a Wilder para que vaya a Inglaterra, pero igualmente argumentan que tampoco éste ha respondido formalmente.
  
 Mientras tanto, el mundo del boxeo se mantiene expectante, en razón de la calidad de los dos campeones, sin dudas los mejores actualmente en la categoría reina.
  
 Wilder, de 32 años, quien en marzo noqueó en 10  vueltas al cubano Luis Ortiz para completar su séptima defensa exitosa, exhibe el impresionante  palmarés de 40 triunfos, invicto, con 39 nocauts.
   
Joshua, con apenas 28 años a cuesta y quien viene de vencer también en marzo a Joseph Parker a quien quitó el trono de la OMB, excampeón olímpico en Londres 2012, tampoco conoce la derrota en 21 salidas, con 20 victorias por la vía rápida.
  
 Aunque en principio este pleito estaba fijado para celebrarse en octubre o noviembre del presente año, en lo inmediato,  parece  que no será así, en razón de que la AMB, acaba de emplazar a Joshua para que defienda su título ante el ruso Alexander Povetkin, su retador obligatorio.
   
En caso de no obtemperar al llamado, el organismo ha amenazado con despojarlo de la corona. Sin embargo, su promotor, ha asegurado que dejarán de lado por el momento el enfrentamiento con Wilder para poner atención a la orden de la AMB y aceptar la contienda con Povetkin.
   
Esta situación, hace suponer que probablemente  no se hará su duelo ante Wilder para la fecha originalmente señalada y que, en caso de vencer a Povetkin, las posibilidades de que se celebre podría extenderse hasta el año próximo.
   
De todas, formas, a no ser que Povetkin, un púgil de 38 años y con sólo una derrota en su haber y en cambio 34 triunfos y 24 nocauts, quien incluso ya fue campeón, dé una sorpresa, es casi seguro que este combate se celebrará, sin importar la fecha, pues, hay muchos millones de por medio y es la pelea que los fanáticos del box quieren ver en los pesados. Es lo más atractivo y el mejor espectáculo que podría pactarse. Sólo hay que esperar. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: A propósito de Joshua, es oportuno decir que éste conquistó su primer t1tulo, el de la FIB, al noquear en dos vueltas a Charles Martin, el 9 de abril del 2016 y que ya ha retenido en cinco ocasiones la diadema.!Suena la campana! !Climmp!.





0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.