21 Abril 2019 10:23 AM

PortadaDeportesRincón Deportivo

Equilibrada...

Domingo Hernández | ACTUALIZADO 25.03.2019 - 9:45 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Una final equilibrada es lo que se ha visto en el corto tiempo que lleva esta fase epilogante del Baloncesto Superior de Santiago, que enfrenta a los equipos Cupes del sector Los Pepines y Gregorio Urbano Gilbert -GUG-, del Barrio Libertad.
   
En los tres partidos que se han jugado hasta ahora, podría decirse que no se ha visto una gran superioridad manifiesta de un conjunto sobre otro, y buena parte de esos encuentros se han decidido en los minutos finales.
  
 Esto, desde luego, a excepción del partido del pasado domingo, cuando el GUG sacó ventaja de 14 puntos en el mismo primer cuarto (lo ganó 28-14), los cuales, unidos  a los tiros libres fallados por los pepineros, pesaron bastante  al final del último período para que el representativo del Ensanche Libertad se llevara la victoria ajustadamente, con diferencia de apenas tres puntos (87-84).
   
Esta final, que continuará este miércoles con la celebración de un cuarto partido, a partir de las 8:00 de la noche, se torna cada vez más interesante y de seguir como hasta ahora, da la impresión de que podría extenderse al máximo de siete juegos.
  
Y aún cuando algunos técnicos dieron favorito al GUG, previo al inicio de la serie,la impresionante reacción lograda por el CUPES, durante todo el torneo, incluido el hecho de haber perdido sus cinco primeros compromisos y luego venir de atrás para clasificar a la semifinal y final,pone en evidencia de que se trata de un quinteto  que no puede ser descartado y que podría estar destinado para grandes cosas.
   
Asistencia...
   
Al margen de la competitividad y  la buena organización, uno de los puntos luminosos de la presente edición de este cartamen, lo representa el gran apoyo que ha ofrecido el público a cada partido.
   
La asistencia a la Gran Arena del Cibao "Doctor Oscar Gobaira" ha sido masiva, condición ésta que se acentúa aún más los domingos, con los nuevos horarios establecidos (11:00 de la mañana y 12:00 ahora en la final)
  
El fanático del baloncesto parece haber  revivido su amor e interés por este deporte, conforme se ha observado durante todo el trayecto de la justa.
   
Por buen tiempo se llegó a pensar que esa afición por esta disciplina y sobre todo por el Torneo Superior local, que en un momento llegó a alcanzar su tope máximo con llenos frecuentes a toda capacidad de la Gran Arena, se había perdido para siempre.
   
No pocos llegaron a estimar que esa inclinación sería altamente difícil de volver a recobrar, pues hubo un lapso considerable en que los partidos  del basket eran celebrados con el citado escenario relativamente vacío.
Nuevos prospectos...
   
Son muchos los factores que han contribuido a esa especie de rescate del baloncesto de Santiago. Uno de ellos tiene que ver con el surgimiento de nuevos valores, sangre nueva, muchachos jóvenes procedentes de los distintos barrios de esta ciudad.
   
Enumerarlo a todos sería difícil por el escaso espacio que corresponde a esta columna. De ahí el que sólo citaremos algunos, y entre éstos, tal y como lo mencionara recientemente el colega Rafael -Pappy-Pérez en un trabajo especial  sobre el tema,figuran: Brehian Méndez y Miguel Angel Martínez -Sameji-, Joan Santos y Edwin Espinal-no el jugador de béisbol-CUPES, y Oliver García -Plaza-.
  
 Además, Joan Peña, Frandy Martínez, Kelvin Tavárez y José Omeriza (GUG), entre otros, quienes han sido producto de la labor que ha hecho en las categorías menores  el cuerpo técnico de ABASACA, liderado por el árbitro Internacional, Robinson Aracena, con los frecuentes torneos que han sido desarrollados en el plano local, con el firme  propósito de lograr el crecimiento de esta disciplina a esos niveles, conscientes de que es base fundamental para que las escalas superiores puedan alcanzar un florecimiento pleno.

Movimiento...
  
No obstante, detrás de todo esto, ha habido un trabajo mancomunado y tesonero de un grupo de hombres que durante cerca de tres años han estado al frente de ABASACA, entidad que preside actualmente el ingeniero Juan -Tito-Ventura.
   
Junto a Aracena y  Ventura, también integran este movimiento renovador periodistas, técnicos, expresidentes, otros árbitros y exjugadores, entre quienes figuran: Carlos Manuel Estrella, Rafael -Pappy-Pérez y Darío Fernández, periodistas expresidentes de ABASACA,Rafael -Fellito-Ortiz, cronista deportivo, Rodolfo Sánchez y Guillermo Ottenwalder, entrenadores, además de los expresidentes José Guillermo Sued y Frank Viñas,  entre otros, con iguales méritos.
   
Todos ellos han aportado su "granito de arena" para que el baloncesto de santiaguense hoy día haya experimentado un renacer, un proceso de rescate que hasta hace poco parecía improbable y que, hoy, afortudamente hace percibir un futuro prometedor. Desde luego, siempre que ese ritmo de progreso  iniciado no desmaye y  pueda mantenerse.  PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: No puede mencionarse el nombre de los buenos refuerzos del baloncesto superior de esta provincia, sin omitir el nombre de Joel Ramírez, nativo de Santo Domingo. Ramírez, sin quizás, ha sido uno de los mejores armadores que ha tenido el país, sobresalió por su gran control del balón y del juego, buen pasador y encestador de canastos en momentos cruciales y apremiantes. Ganó cuatro lideratos seguidos de asistencias en 2000, 2005, 2006 y 2007, todos con el SAMEJI, fue parte importante de las cuatro  coronas seguidas de SAMEJI (2004-2008). En el  2010 pasó a formar parte de la franquicia del Cupes, de los Pepines, su segundo equipo en la liga. Otorgó 241 asistencias (5.24) por partidos, encestó 751 puntos, y se robó 124 balones, con la escuadra samejiana, a la cual dio sus mejores tiempos como jugador.!Suena la Campana! !Climmp!



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.