23 Marzo 2017 8:02 PM

PortadaEconomía

Cuando un buen gerente marca la diferencia

Eladio Frías | ACTUALIZADO 10.01.2017 - 4:40 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El gerente es la persona responsable de dirigir, supervisar y hacer que las cosas funcionen en la empresa.  Cuando algo anda mal, se cometen muchos errores, falla la planificación, existe poco control de la empresa, los objetivos no se están logrando y las ventas comienzan a bajar, podemos decir que hay problemas gerenciales en el negocio.
   
Un empresario no tiene que saber todas las respuestas, pero si debe conocer los nombres y teléfonos de quienes si la saben y le puedan ayudar en un momento determinado. Las empresas triunfan cuando contratan personas exitosas, que se identifican, aman y se sienten orgullosa de trabajar en ella.
   
Algunas empresas cometen graves errores al contratar un empleado, esto ocurre porque no cuentan con descripción y perfil para el puesto. Contratando muchas veces a personas sin las competencias y actitudes requeridos para el buen desempeño en la empresa.
  
 Tomar decisiones es una de las características que todo gerente debe poseer.     También, tener conocimientos técnicos de lo que hace, capacidad para trabajar con personas y habilidad conceptual para adaptarse a los cambios que puedan afectar a los demás,
   
Las empresas necesitan gerentes que planifiquen estratégicamente las actividades de los diferentes departamentos, fijen las políticas, definan objetivos a corto, mediano y largo plazo.  
  
 Dentro de su perfil debe ser una persona con inteligencia emocional, don de mando, trabajar en equipo, comunicar eficazmente, capacidad de escuchar, innovador, creativo, buenas relaciones humanas y buen manejo de los conflictos.
  
 Un buen gerente se mide por los resultados logrados, no por la cantidad de horas, esfuerzo o tiempo del trabajo realizado. Solo cuando alcanzan la meta, sabemos que están haciendo un trabajo eficiente.
   
Los gerentes deben anticiparse, ser realista y saber cómo actuar ante cambios en los factores económicos, sociales, culturales y políticos que pueden afectar el progreso de su empresa.
   
Para tomar decisiones es muy importante contar con un plan de contingencia (plan b), pues nos da la oportunidad de elegir una alternativa diferente si la primera estrategia no funciona.
  
 El liderazgo, la motivación, el trabajo en equipo y la comunicación son de los elementos a tomar en cuenta en la dirección de la empresa.         Es como decir la ejecución de lo que se ha organizado y planificado en el negocio.
   
Si algo anda mal en la empresa es responsabilidad del dueño, los empleados cambian de trabajo o son despedidos de la empresa.  Así que el único perjudicado si las cosas salen mal, es el propietario.
   
Una empresa debe confiar en su equipo y dejar que ellos hagan su trabajo.  El gerente debe enfocarse en planificar a largo plazo, supervisar, fijar controles, tomar decisiones y ver los resultados del negocio.
   
Establezca objetivos alcanzables y comprometa a su equipo de trabajo al logro de estas metas. Haga su presupuesto, estandarice los procesos, enfóquese en las ventas, haga todo con calidad y capacite su personal continuamente.
   
Un empleado es responsable por sí mismo, pero el gerente es responsable del trabajo de otros.  A veces tenemos empleados eficientes haciendo las operaciones diarias, pero una vez ascendido a gerente no tiene la capacidad para dirigir el departamento.

El autor es asesor de la empresa de consultoría y capacitación REPSAP International, repsapinternationa@gmail.com, www.repsapinternational.com,  809-583-7254, Santiago y todo el Cibao.




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords