21 Octubre 2017 3:02 AM

PortadaMirador

Elvis Presley: la leyenda sigue viva

Redacción | ACTUALIZADO 10.01.2017 - 10:34 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Al cumplirse 82 años de su nacimiento, repasamos las canciones y momentos que lo elevaron al rango de ídolo. El expresidente norteamericano Jimmy Carter, afirmó que “su música y su personalidad, fusionando los estilos del country blanco y el rhythm and blues negro, cambiaron permanentemente el rostro de la cultura popular estadounidense”.
   
En el ámbito de la música popular, Elvis Presley será siempre considerado uno de los cantantes más relevantes de todos los tiempos, pues su aporte al desarrollo y consolidación del rock fueron determinantes. Por ello es pertinente recordar sus grandes sucesos, al cumplirse el 8 de enero, 82 años de su nacimiento en Tupelo, Misisipi, Estados Unidos.
   
El primer gran éxito del Rey -así lo llamaban con toda propiedad- se dio en 1956, cuando publicó “Heartbreak Hotel”, y desde ahí sus canciones no dejaron de ser populares y una constante en la radio de aquella época. Hay que mencionar que se destacó en varios géneros como el country, blues, góspel y R&B, pero sobre todo como uno de los creadores del rockabilly. Agradaba a todos los públicos, lo que aprovechó para llevar su música a la mayor cantidad de lugares posibles.
  
Otras de sus canciones emblemáticas fueron “Unchained Melody”, “Always In My Mind”, “Blue Suede Shoes”, “Jailhouse Rock” y “Can't Help Falling In Love”. La última canción que grabó fue “Way Down”, y lo hizo en su casa, la mansión Graceland, en
Memphis, pues en aquel momento, octubre de 1976, no deseaba salir mucho, ya que su salud estaba seriamente afectada y su robusto estado físico no era precisamente el mejor. Sin embargo, su disquera y sus allegados lucharon para que se mantuviera activo. Posteriormente, en 2002, “Way Down” fue lanzada de nuevo, en una versión completamente remasterizada, incluida en el multipremiado álbum póstumo “Elv1s: 30 #1 Hits”.
   
Han pasado los años y su legado permanece intacto. El expresidente norteamericano Jimmy Carter, explicó este fenómeno aduciendo que “su música y su personalidad, fusionando los estilos del country blanco y el rhythm and blues negro, cambiaron permanentemente el rostro de la cultura popular estadounidense. Su popularidad fue inmensa, y fue un símbolo para la gente del mundo de la vitalidad, la rebeldía y el buen humor de su país”.
   
Además de su música, tiene su propio templo de culto: “Graceland”, la mítica residencia del ídolo ubicada en su tierra natal y en donde se encuentra enterrado.

Historia de un mito

Años antes de convertirse en una de las figuras más importantes y populares en la historia de la música, un joven Elvis Presley tuvo que pasar por momentos malos, en los que parecía que nunca sería capaz de cumplir sus sueños y tendría que conformarse con la vida que tenía.
   
Después de un par de intentos por ingresar al negocio de la música, el cantante empezó a tener más suerte durante los primeros meses de 1954, ya que luego de grabar dos veces para la compañía discográfica Sun Records, su jefe, Sam Phillips, lo llamó para que grabara de nuevo.
   
La larga sesión de grabación, que se realizó el 5 de julio de 1954, no dio buenos resultados y justo cuando parecía que ya no había más que hacer, Elvis aprovechó uno de los descansos para tocar y cantar el tema “That's All Right”, lo cual inmediatamente llamó la atención de Phillips y causó que éste se interesara por completo en el muchacho, debido a que era un cantante blanco que era capaz de alcanzar los mismos tonos que uno afroamericano.
   
“That's All Right” es el primer sencillo lanzado por Presley en 1954. La canción la había escrito el cantante de blues Arthur Crudup, bajo el título de “That's All Right, Mama”. La versión de Elvis fue lanzada el 19 de julio de aquel año, con el tema “Blue Moon of Kentucky” en el lado B.
   
El 30 de julio de 1954 protagonizó el primer concierto de su trayectoria musical, que tuvo lugar en el Overton Park Shell de Memphis, Tennessee, y los asistentes fueron testigos de lo que el legendario cantante presumía por primera vez: sus característicos movimientos pélvicos a ritmo de rock and roll. A partir de aquel histórico concierto inicial, comenzó a escribirse la leyenda del Rey.

Aquilino José Mata/ EDC






0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords