23 Agosto 2017 5:57 AM

PortadaOpiniónColumnas

Pugnas de teorías entre dos grandes economistas

Ing. Conrado Asencio

Ing. Conrado Asencio

Ing. Conrado Asencio | ACTUALIZADO 18.06.2017 - 6:27 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

2 de 3                    

El dueño de la deuda controla al deudor. El que debe
es esclavo de la deuda, del que presta o facilita los recursos  


Consideramos que es necesario, y hasta imprescindible puntualizar que el siglo XX se caracterizó por contar con numerosos economistas notables, pero, dentro de todos, los dos colosales por sus éxitos correspondieron a Keynes y a Friedman.  Es conocido el economista británico John Maynard Keynes que   fue exitoso cuando su planteamiento promulgado sobre la” teoría general de empleo e interés y el dinero” fue aplicada por el presidente norteamericano, Franklin Delano Roosevelt r desde el año de 1938. En gran medida, se considera que Keynes creo la tecnología moderna macroeconómica, la cual también publico en el año de 1936, época en que se confrontaba en los Estados Unidos y en gran parte del mundo, una gran depresión.                                                                           
  
 Entre sus tantas afirmaciones, Keynes considero que ante una economía debilitada por la demanda (época de depresión), donde hay problemas desencadenantes y abrumadores, el Estado, a través de su gobierno puede incrementar la demanda agregada, incrementando sus gastos y en inversiones, aunque incurriera en déficit público sin que dicho sector publico incremente la tasa de interés que pueda minimizar o hasta socavar su política.  Igualmente sostuvo que el gasto gubernamental a gran escala, apoyado por los impuestos, en lugar de los sacrificios por parte de los trabajadores, era el remedio al desempleo masivo que acompaña a las recesiones.
   
En el gobierno del Dr. Joaquín Balaguer presidente austero con los recursos y patrimonio del Estado, limito sus gastos, pero incremento sus inversiones, creando numerosos puestos de trabajo en obras prioritarias de infraestructuras, como son las presas hidroeléctricas, hospitales, escuelas, acueductos,  carreteras, puentes, viviendas diseminadas por todo el país etc., con los propios recursos de que disponía, el gobierno, sin que incurriera en déficit público, sobre todo sin los penalizadores y gravosos   endeudamientos. Los gastos del gobierno de Balaguer fueron para atender la clase más necesitada facilitándoles ayuda alimenticia a través de los comedores económicos y mejorando la calidad de vida con desarrollos de viviendas a bajo costo, subsidiadas por el Estado y distribuidas en todo el territorio nacional. Mantuvo el patrimonio del Estado.
   
El éxito de Keynes continúo acrecentándose cuando un nuevo presidente norteamericano, conocido como Dwight Eisenhower continúo aplicando el mismo Sistema, de la Teoría de Keynes, que Delano Roosevelt inicio en su gobierno a fin de fomentar nuevos puestos de trabajo, disminuir el desempleo en una situación calamitosa por la que atravesaban los Estados Unidos como consecuencia de la depresión económica reinante en esa época. Eisenhower inicio programas intensivos de inversiones públicas en redes de autopistas nacionales.   Otros presidentes estadounidenses continuaron con la aplicación de la Teoría de Keynes ya citada, tanto por presidentes demócratas como republicanos. El presidente Nixon, llego a decir que “todos somos keynesianos”. Suponemos por la utilización de los criterios sustentados por Keynes.
   
Presidentes norteamericanos como Kennedy, Johnson, Nixon y los Bush, dispusieron incrementar los gastos del gobierno. Kennedy dispuso importantes programas para atención médica, educación, revitalización Urbana etc., mientas que Nixon incremento los gastos para beneficiar a particulares a través de la seguridad social, programas de atención sanitaria, ayuda alimenticia y asistencia pública. Lo más lamentable fue que incrementaron las deudas, principalmente por Bush, luego del atentado a las torres gemelas el 11 de septiembre.
  
 En la teoría de Keynes, más bien liberal a medias, establecía que todo debía estar reglamentado lo que facilito a que os trabajadores formaron sindicatos que lograron afianzarse y contar con gran poder, lo que determino que numerosos empresarios se resintieron con la política establecida. La doctrina liberal se caracteriza históricamente por su rechazo al paternalismo del Estado absolutista del bienestar y se caracteriza aún más por su rechazo al componente mercantilista. Keynes estuvo considerado dentro de las filas liberales a pesar de su adhesión al mercantilismo por lo que algunos lo consideraron como un modelo liberal paradójico, más bien por consiguiente   se estima como que giro hacia el neomercantilismo. Hoy en día, numerosos gobiernos de  países del mundo  manejan con la Teoría de Keynes con su doctrina Keynesiana.    
                                                                         
Estamos obligados a continuar.                              



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords