19 Julio 2018 11:39 AM

PortadaOpiniónColumnas

Raíces de la delincuencia ¿Patrullas para combatirlas?

Venecia Joaquín

Venecia Joaquín

Venecia Joaquín | ACTUALIZADO 12.07.2018 - 7:39 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Hay violencia y corrupción  por doquier.  Significa que hay enfermedades de fondo,  en la esencia, en las raíces,  en el alma de la sociedad. Parecería que todos los estamentos del Estado evaden combatirlas.

Muchos  legisladores esquivan leyes que organicen la nación; necesitamos  poderes judiciales independientes, para castigar  corruptos; y que el gobierno, con firmeza y coraje, limpie las instituciones y controle la inmigración ilegal. Urge ¡planificar el desarrollo! y secar las fuentes que enseñan a ser delincuentes.

No hay forma de que la población conozca  lecciones ejemplares que  hablen de justicia social,  que  abran caminos  para salir de la pobreza,   que despierten esperanza. Por lo contrario, tantas lecciones negativas desde las alturas, son células que se  inyectan, fomentando  la violencia,  el irrespeto.
 
Han mandado a las calles  “patrullaje mixto”  guardias y policías  para combatir el crimen y la inseguridad ciudadana.  ¿Pueden  hacerlo? ¿Podrán detener y secar las fuentes de  violencia? ¡Claro que no!! Están para  detener los “frutos podridos” a su alcance. En cuatro días recogieron mas de 3000,  pero son intocables los predios donde se siembra el  árbol de la desigualdad social, de la injusta distribución de la riqueza, y esto,   vuelve la población violenta.

 Si realmente se desea  un desarrollo armónico, procede  hacer una reingeniería de toda  la estructura social:

 1- Controlar la inmigración ilegal, que complica el país. Ayuda  poner un muro de concreto en la frontera. Pensar en el pueblo, no  en complacer empresarios.
2- Que las instituciones funcionen  con criterios normativos: eliminar la duplicidad de funciones,  no perder de vista las necesidades básicas del pueblo, eliminar las “botellas”

3- Limpiar el Congreso: reducir el  número de legisladores, hacerlo funcional; eliminar los barrilitos que usan para campaña permanente; obligarlos   a concentrarse en hacer leyes y fiscalizarlas, que contribuyan al bienestar de la nación. Así tendrán tiempo para  la Ley de Partidos, entre otras.

4- Adecentar la justicia.  Que no fortalezcan la delincuencia, evadiendo  castigar los que roban  millones del pueblo, mientras actúan con los  que toman un salami para combatir el hambre en sus hijos.

5-Que las iglesias ataquen,  los males en los poderosos. Los infelices no pueden pasar la vida orando y esperando, sin una ayuda efectiva como la que dio Jesús cuando tomó el látigo para sacar los mercaderes del templo.
 
6-Que los partidos políticos asuman su rol de instrumento de cambios positivos y dejen de ser centros comerciales  al servicio del mejor postor.

7- Que el “Gabinete Social” y sindicaturas,  motiven la formación de centros vocacionales en  comunidades de campos y barrios,  para organizar la población, hacer actividades educativas, deportivas, enseñar oficios a niños, jóvenes y adultos; para contrarrestar los antivalores, la delincuencia.

 8- Los funcionarios estatales deben ser parámetros ejemplares. Deben evitar contrarrestar el esfuerzo de los padres de familia   por educar  los hijos en buena lid. El rápido enriquecimiento, mansiones, carros de lujos,  salarios desproporcionados, envían un mensaje que deforma la juventud,  invitan a la delincuencia.
 
9- Los empresarios no solo deben pensar en como obtener mas beneficios, sino en la patria. Duele que por buscar mano de obra barata, fomenten la unión de la isla, poniendo atractivos en la frontera.

Estas son,  algunas de las raíces  de los males que debemos combatir para erradicar la delincuencia. El patrullaje mixto no es la solución. ¡No pueden atacar las raíces!  Es un paliativo para serenar incautos,  para intimidar.  Hacen lo que pueden, necesitan una profilaxis. Aun así, aparecen legisladores, hablando de interpelar  al Jefe de la Policía por su manera de actuar.  Como diría Jennifer ¿Y ustedes, pa cuando?. . ¡Que bárbaros! 
 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.