25 Septiembre 2018 1:07 PM

PortadaOpiniónColumnas

Es urgente la reforma de la Ley de Seguridad Social

Juan Núñez Collado

Juan Núñez Collado

Juan Núñez Collado | ACTUALIZADO 07.09.2018 - 6:45 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La finalidad de todos los Poderes del Estado consiste en buscar por todos los medios posibles el bienestar de la mayoría de los ciudadanos.
   
La Ley No. 87-01 debe ser reformada para corregir todas las desviaciones y malas prácticas que han sido causa y efecto de que esta importante ley no cumpla con el objetivo de ser un instrumento de protección de los sectores más vulnerables de la sociedad dominicana.
   
Si el PLD, que tiene el control del Poder Legislativo tanto en el Congreso como en la Cámara de Diputados, no hace un esfuerzo para reformar esta ley, tendrá que llevar como una mancha indeleble todas las inequidades que cometen las ARS en contra de los asegurados y de la clase médica.
   
Bajo ningún concepto se puede seguir permitiendo que las Administradoras de los Fondos que provienen de unos salarios de hambre y de los aportes de las pequeñas y medianas empresas sirvan para fortalecer al sector financiero en detrimento de los beneficios que deben recibir los asegurados y las prestadoras de estos servicios.
   
Ninguno de los tres Poderes del Estado puede seguir permitiendo que las Administradoras tengan el poder de veto y de determinar qué servicios ofrecer a los afiliados, que son la razón de ser del sistema.
   
Para que este sistema se haga auto-sostenible en el tiempo, es urgente mejorar el salario mínimo, así como la contrapartida de los empleadores, pero las Administradoras deben reducir el porcentaje de beneficios para que con estos recursos se mejoren los servicios a los afiliados que son los verdaderos dueños del negocio, no las Administradoras.
   
De esto no lograrse por la vía del consenso y de un mínimo de racionalidad y de sentido común, hay que dejar fuera las Administradoras y crear una entidad cimentada en los valores del humanismo y de la solidaridad, donde por encima del lucro esté el concepto de la equidad y de la dignidad humana.
   
Tanto los senadores como los diputados y el Poder Ejecutivo deben recordar que su misión es ser procuradores del Bien Común y no promotores del capitalismo salvaje que pone el lucro económico por encima del bienestar del ser humano.
  
Todos los ciudadanos conscientes  y todas las organizaciones de la sociedad civil debemos exigir la reforma de la ley de Seguridad Social antes que termine este año, no sea que lleguen los sombreros cuando no tengamos cabezas o que el pueblo se tenga que tirar a las calles como en Nicaragua, pues las ARS por  «motu proprio» no harán nada en beneficio de los verdaderos dueños del negocito.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.