20 Noviembre 2018 7:19 PM

PortadaOpiniónColumnas

El Mundo es de Dios

Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos | ACTUALIZADO 12.09.2018 - 7:22 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” (Génesis 1:1) Dios, al dejar su palabra, también llamada la Sagrada Escritura, la Biblia, que es la palabra de Dios, ella no tiene el propósito de probar su existencia, sino que da como un hecho indiscutible que él fue el diseñador y hacedor de todas las cosas que podemos observar, evidentemente por eso él puede expresar en el libro de los Salmos: “De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.” (Salmos 24:1)
   
Amigo(a), cuando nos acercamos a los programas de noticias, radio, televisión, periódico y todos los medios de comunicación, oímos insistentemente Guerra comercial entre las naciones más poderosas de la tierra, enfrentamientos bélicos, atentados terroristas, donde diariamente mueren cientos de personas, hombres, mujeres y niños. ¿Porque? Porque el hombre se ha convencido a causa del pecado de que este planeta tierra pertenece a diferentes grupos en particular, y no han tomado en cuenta al creador del universo, quien ciertamente es el dueño absoluto de todo cuanto existe, y él ha dejado instrucciones claras y precisas para que vivamos felices, y tengamos gobiernos que actúen con justicia para beneficio del bien común.
   
Dios, como rey del universo puede proclamar que el Sol es de él, y puede darte instrucciones y enseñanzas para que vivamos en paz aquí en la tierra: “Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.” (Mateo 5:43 – 45)
   
Amigo (a) lector de este artículo, las maravillas de Dios nos rodean a través de las obras de la creación, el poder de Dios se muestra cada día en las nuevas vidas que nacen, y el universo muestra un creador increíble. El dirige el curso de las estrellas, y él llama a cada una por su nombre, El mismo nos enseña en la Biblia: “¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿Nunca os lo han dicho desde el principio? ¿No habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó? Él está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar. Él convierte en nada a los poderosos, y a los que gobiernan la tierra hace como cosa vana. Como si nunca hubieran sido plantados, como si nunca hubieran sido sembrados, como si nunca su tronco hubiera tenido raíz en la tierra; tan pronto como sopla en ellos se secan, y el torbellino los lleva como hojarasca. ¿A qué, pues, me haréis semejante o me compararéis? dice el Santo. Levantad en alto vuestros ojos, y mirad quién creó estas cosas; él saca y cuenta su ejército; a todas llama por sus nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza, y el poder de su dominio.” (Isaías 40:21 – 26)
   
Un día, que ya ha sido escogido por Dios, quien es el diseñador y sustentador de todas las cosas, llamará a la humanidad a comparecer delante de su presencia, y allí estarán reyes, presidentes y todos los que de algún modo han estado como líderes en su nación, para dar cuentas de como actuaron en esta tierra creada por Dios, para la gloria y honra de él. Oye la palabra de Dios: “Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.  Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien.  No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra.  Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.  ¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos!” (Salmos 139:13 – 17)
   
El dueño y Rey del universo se ha acercado a ti en esta oportunidad, para que todos los seres humanos le conozcan y nunca olviden que de Jehová es la tierra y su plenitud, y el mundo y todos los que en él habitan. ¿Qué harás tú cuando te encuentres delante de tu creador y no tomaste en cuenta su palabra? Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, ¿y qué pide Jehová de ti?: “Solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.” (Miqueas 6:8)
Es Tiempo de tener Un Encuentro con Dios.

-Todas estas citas Bíblicas las encontrará en la Biblia Reina Valera 1960-



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.