21 Abril 2019 10:38 AM

PortadaOpiniónColumnas

Para un buen comienzo

José Jordi Veras R.

José Jordi Veras R.

José Jordi Veras R. | ACTUALIZADO 11.02.2019 - 7:05 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“Todo comienzo requiere de un gran impulso, el acierto de un buen punto de partida y el equilibrio interior para sostener el paso firme, constante y certero. Iniciar un camino tiene una tasa media de riesgo, otro porcentaje de garantías de llegar y no falta una buena dosis de aventura, la busquemos o no, !viene en el paquete!
   
Un buen camino cohesiona equilibradamente todos estos factores. Si hoy decidiste iniciar la ruta hacia el cambio, o si vas en la autopista de tu segunda oportunidad, ve con ventaja, ve con Dios! Él ha estado donde vas, conoce la mejor ruta a tu destino y es el camino seguro hasta allí, en su compañía está tu paz y en su palabra tu luz!".(Anónimo).
   
Cuando se trata de cambios que debemos realizar en nosotros mismos, resultan ser los  más difíciles porque, aunque no son del conocimiento de los demás, sabemos que para no seguir trillando los mismos errores que llevamos a cabo en nuestro día a día, la única manera, no es pensar que los otros que se acostumbren a nosotros, como muestra de creer que nada tenemos que mejorar.
   
Hay cambios  en tu vida que de la única manera que puedes sostenerlos en el tiempo, es que salgan desde tu interior, mantenidos con el espíritu y guiados por El.  Que haya conciencia, de que aquello que iniciaste es para tu bien y para todos aquellos que te rodean. Es llevar lo deseado a que sea parte de tu vida y que te llene de gozo. Señores hay mensajes que no solo son para quien cree recibirlas sino hasta para el hacedor del propio envío.
   
No tiene precio, cuando puedes acompañar lo que dices, como cuando eres capaz de hacer para tu bien y de quienes te rodean.
   
Hay quienes obvian las propias señales que emiten, cuando sus yerros dejan el rastro de las huellas de todo lo que provocan, como fruto de sus consecuencias no asimiladas.  Hay personas, que su orgullo y su terquedad, les impide soltar todo aquello que los tiene amarrados, prefieren vivir de la apariencia de lo que dicen ser, cuando los hechos le dan en su propia cara, y los desnudan tal cual son, quedan sin herramientas para seguirse justificando.  Solo vale para un buen comienzo, hacerlo como un real compromiso personal, y también que sea capaz de cambiar desde adentro y no solo, en la esfera de lo externo, que no tiene fuerza, ni validez.

Dicen: “Que la puerta del cambio, solamente puede ser abierta desde adentro”.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.