23 Mayo 2019 12:45 AM

PortadaOpiniónColumnas

La vida Mark Twain

Ramón Cáceres Almonte

Ramón Cáceres Almonte

Ramón Cáceres Almonte | ACTUALIZADO 16.04.2019 - 7:57 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Es autor de esta frase: “Si tomas un perro hambriento y lo haces próspero, no te morderá. Esta es la principal diferencia entre un perro y el hombre”.
   
Mark Twain, nace el 30 de noviembre de 1835 y muere 21 de abril de 1910, su muerte es un día antes del día mundial de la Tierra que celebramos en nuestros tiempos, un personaje que se definió a si mismo como alguien quien vino al mundo a hacer reír las criaturas de Dios: Mark Twain-Samuel Langhorne Clemens, conocido por el seudónimo de Mark Twain, un popular escritor, orador y humorista estadounidense. Entre sus libros figuran El príncipe y el mendigo o Un yanqui en la corte del Rey Arturo, Las aventuras de Tom Sawyer, Las aventuras de Huckleberry Finn, Cartas desde la Tierra, Vida en el rio Missippi, y  muchas otras de mucho interés.
   
Su vida fue muy polifacética en realidad: Trabajó como aprendiz de un impresor y como cajista, y participó en la redacción de artículos para el periódico de su hermano mayor Orión. Después de trabajar como impresor en varias ciudades, se hizo piloto navegante en el río Misisipi, trabajó con poco éxito en la minería del oro, y retornó al periodismo. Como reportero, escribió una historia humorística, La célebre rana saltarina del condado de Calaveras(1865), que se hizo muy popular y atrajo la atención hacia su persona a escala nacional, y sus libros de viajes también fueron bien acogidos.        

Twain había encontrado su vocación. Fue soldado y buscador de oro en tre otras cosas, en 1862, escribiendo algunos relatos humorísticos en un periódico toma el seudónimo de Mark Twain, Mark Twain, palabras típicas  de los marineros, los negros en los riverboats del río Misisipi, que significa «marca dos», en referencia a dos brazas (3,6 m), el calado mínimo necesario para una navegación segura, evitando que el barco encallara.
   
Aunque no fue muy religioso hay un hecho que trasciende lo terrenal en su vida con el caso de su hermano mayor Orión, a quien vio en un sueño muerto con una flor en el pecho…esa misma madrugada su hermano moría en un cercano lugar tocan do a Mark Twain ir a buscar su cadáver el cual encontró tal como lo había soñado pero sin la flor en el pecho…las mismas personas, el mismo escenario…y justo cuando ya casi retiraban el cadáver, una joven se acerco rápidamente y coloco una flor en le pecho del mismo.
  
Escribió un libro titulado Cartas desde la Tierra, el cual era tan fuerte en sus conceptos anti religiosos- expresados en forma de chistes -que pidió se publicara 100 años después de su muerte…Mark Twain muere en 1910, justo cuando el cometa Halley brillaba en el cielo, el mismo que brillara unos 75 años atrás cuando él vino al mundo y del cual expresó en el final de su vida: ”sería una lástima no me marchara con ese cometa que me trajo al mundo”…este libro la familia lo guardo celosamente pero no lo publicó en 2010 sino en 1960, 50 años después e su muerte…particularmente lo leí, y es interesante y para mí no veo nada ofensivo…es como un cuento mas para hacer reír las criaturas de Dios, como el se definiera. Este libro aparece completo en PDF por google. Pero sus criticas fue dura siempre aunque se dice presbiteriano, dijo una vez de los cristianos, «Si Cristo estuviera aquí ahora, hay una cosa, y es  que no sería – cristiano».
  
Mark Twain fue intimo amigo de Nicolas tesla, y en muchas fotos aparece junto al genio haciendo experimentos…nunca he dudado que el libro Un yanqui en la corte del Rey Arturo  sea realmente de la autoría de Tesla puesto en la pluma de Twain. Ese libro para mi-una opinión muy mía- no es mas que el primer relato del viaje en el tiempo y en el espacio, escrito cuando nadie hablaba de eso…la Máquina del Tiempo de H. G. Wells fue escrita en 1895, y Twain escribe su libro 6 años antes.
   
Este genial hombre considerado para muchos como el padre de la literatura norteamericana no fue exitoso en lo económico, Consiguió éxitos como escritor y orador. Su ingenio y espíritu satírico recibieron alabanzas de críticos y colegas, y se hizo amigo de presidentes estadounidenses, artistas, industriales y de la realeza europea.
   
Carecía de visión financiera y, aunque ganó mucho dinero con sus escritos y conferencias, lo malgastó en varias empresas y se vio obligado a declararse en bancarrota. Con la ayuda del empresario y filántropo Henry Huttleston Rogers finalmente resolvió sus problemas financieros.
   
Se recuerda que aunque hacia reír a todo el mundo en sus conferencias, aun en nuestros tiempos mediante sus libros, era en cierto sentido u poco iracundo…se habla de que muchas veces pedía permiso a las personas que estaban con el en su oficia: Con su permiso tengan la bondad de salir 5 minutos afuera, les decía, para encerrarse por ese tiempo, y desde afuera se escuchaban palabras impublicables, golpees en las paredes, estrelladeros de sillas…a los 5 minutos sosegado y tranquilo mandaba a todos el mundo a pasar de nuevo y seguir la conversación como si nada pasara o hubiese pasado.
   
En 1870 contrajeron matrimonio en Elmira (Nueva York) con Olivia Lagdon.  Olivia provenía de una familia rica pero liberal, y a través de ella Twain conoció a abolicionistas, socialistas, ateos por principios y activistas por los derechos de las mujeres y la igualdad social como Harriet Beecher Stowe, Frederick Douglass y el escritor y socialista utópico William Dean Howells, con el que entabló una profunda amistad. Tuvo 4 hijos, entre ellos 3 hembras. Twain mostró a lo largo de su vida un gran interés por la ciencia, la investigación científica y las nuevas tecnologías. Entabló una gran y prolongada amistad con Nikola Tesla, y ambos pasaron mucho tiempo juntos en el laboratorio de Tesla. Su libro Un yanqui en la corte del Rey Arturo está protagonizado por un viajero en el tiempo de los Estados Unidos contemporáneo, que utiliza sus conocimientos científicos para introducir la tecnología moderna en la Inglaterra arturiana. Este tipo de argumento se convirtió posteriormente en una característica frecuente de la ucronía o historia alternativa, un subgénero de la ciencia ficción.
   
En 1909, Thomas Alva Edison visitó a Twain en su casa en Redding, Connecticut y lo filmó. Una parte del metraje se utilizó en The Prince and the Pauper (1909), un cortometraje de dos bobinas.
   
En sus últimos años de vida, Twain pasó por un período de depresión profunda, situación que se reflejó en sus trabajos. En 1896 su hija Susy, de tan solo 24 años de edad, murió de meningitis. Tras vivir tres años en Riverdale, Nueva York, su esposa enfermó en 1903 y se trasladaron a Italia, buscando por recomendación médica un clima más cálido; vivieron en Villa di Quarto, en las afueras de Florencia, hasta que Olivia falleció en 1904 de un paro cardíaco. Clara, su hija mediana, se casó en 1909, pero su hija pequeña, Jean, murió la Nochebuena de ese mismo año, probablemente a causa de un ataque epiléptico, y su gran amigo Henry Rogers falleció repentinamente víctima de un ataque cerebral. En 1907 recibió el título de doctor honoris causa por la Universidad de Oxford (Reino Unido). La ceremonia de entrega se celebró el 26 de junio de 1907 con la asistencia de un gran número de altas personalidades. Este doctorado fue un honor muy apreciado por Twain

Fue un firme partidario del abolicionismo y la emancipación, llegando a decir que la Proclamación de Emancipación de Lincoln«... no solo liberó a los esclavos negros, sino que también liberó a los blancos.
   
Fue partidario incondicional de la emancipación de la mujer y defensor activo del sufragio femenino. Tuvo especial relevancia su famoso discurso del 20 de enero de 1901 Votes for Women, en el que exigía la concesión del derecho al voto de las mujeres.
   
Twain era admirador de la autora, activista política y oradora sordociega Helen Keller. La conoció, junto a su profesora Anne Sullivan, en una fiesta en Nueva York el invierno de 1894; Twain se preocupó porque su precaria situación financiera no afectara a sus estudios y las presentó a su amigo Henry Rogers, que, junto a su mujer, pagó la educación de Keller en el Radcliffe College.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.