21 Septiembre 2019 8:57 AM

PortadaOpiniónColumnas

Política entre espectadores, análogos y nativos digitales

Luis Córdova

Luis Córdova

Luis Córdova | ACTUALIZADO 22.05.2019 - 7:18 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Uno de los libros fundamentales para la comprensión de la historia, estrategias y liturgias de la comunicación política es la obra de Luis Arroyo, “El poder político en escena” (RBA, 2012). Su publicación causó furor en los apasionados por estos temas aportando enfoques y rescatando la relación primigenia de la necesidad de poder del hombre, conecta el aullido de un lobo al salir de caza con la exposición mediática de los actores políticos: el animal instinto puesto ante nuestros ojos.
   
En ese sentido el humano sigue interesándose por lo mismo, las mismas pasiones desde que dejaba mensajes en las grafías de las cavernas, hasta ahora que deja sus post en el Instagram. La necesidad de comunicarse, de perpetuarse y cercar su espacio en la medida que alcanza los límites del ámbito de ese otro al que es igual y del que se diferencia.
   
El inmenso Jorge Luis Borges resolvió los enigmas con una sentencia: “un solo hombre ha nacido, un solo hombre ha muerto en la tierra” y mientras tanto hemos tenido más o menos el mismo cuento repetido. Todos han contado su historia, para no morir.
   
En la supervivencia política, como en toda tarea de la vida, hay que contar una historia. Los que trabajan mercadeo político, modelan como un producto no solo la propuesta electoral sino la vida de ese que presentaran a los votantes. Como señala el asesor y estratega español Arroyo, la palabra “representación”  jamás alcanzó una más adecuada connotación para la vida pública: sea candidato o funcionario electo, siempre, se está actuando. Esto no implica falsear la realidad, estamos hablando de exponerla, invitar a los demás a ver el interior de una vida que nos importará en cuanto confiemos y validemos con nuestro voto la posibilidad de que dirija parte de la nuestra.
   
En esto la utilización de nuevas tecnologías digitales la vida cotidiana ha trastocado los escenarios de la comunicación política, por su impacto como herramienta y por la presencia militante de una cada vez mayor población, en especial los nativos digitales, haciendo expresándose sobre temas que son conexos a la agenda política.
   
La cobertura mediática es otra, la audiencia es distinta y el sistema para atraer interés es muy diferente, incluso a lo que teníamos en procesos tan recientes como hace cuatro años.
   
Para muchos la tradición política dominicana es un compendio de mentiras y poses. Una escena repleta de políticos acartonados, capaces de mantener un doble discurso sin inmutarse. Las redes nos están obligando a ser más sinceros. A pesar de la compra indiscriminada de “paquetes de seguidores”, de la automatización de los “me gusta” y del engranaje de toda una industria de falsedad.
  
La clave está en el contenido. Lo que se dice allí va revelando que tan cierta, justa y merecedora de atención es la vida y propuesta de un candidato o “figura pública”, concepto este último que a la luz de lo aquí expuesto merece ser revisado. No es mentirse en abultados números de seguidores, insólitos casos en los que desborda toda razón, sino en tener un medio con la suficiente permanencia en temas que sean enfocados con autenticidad: no es estar, sino saber estar en las redes.
   
De los muchos temas a estudiar, y que abordaremos en esta columna en lo venidero, el de la política 3.0, ese nivel de los Followers e Influencers, que se hace imprescindible en el marketing digital político y que no debe ser visto como un apéndice o un acápite de la campaña electoral, sino como parte de la estrategia misma y debe estar considerado en todo momento, siempre usándolo de manera profesional.
   
El discurso, la imagen y la trayectoria expuesta en los medios electrónicos también expone la vida de los candidatos. Los asesores deben explicar las ventajas pero también los riesgos, en una sociedad que tiene cada vez más personas conectadas, que consolidad un voto crítico e informado.

Todo lo dicho en la red informa, seducen y entretiene, pero también valida o descalifica.





0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.