23 Agosto 2019 2:28 AM

PortadaOpiniónDe nuestros lectores

Carta al Director

Redacción | ACTUALIZADO 10.01.2019 - 8:04 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Al iniciar el año, me ánimo a escribir una idea que deseo prenda en el corazón de cada dominicano. En mi último artículo publicado en el periódico La Información en fecha 18 de diciembre de 2017, pase por la tristeza de que nadie me llamó, ni para denigrar ni para felicitarme por mi artículo. En la actualidad me he animado a decir algo a nuestro país con la ilusión de que mis contemporáneos se animaran, y me digan si sigo siendo un iluso o portador de pensamiento que me ha acompañado desde el año de 1953, cuando fui reclutado por el sistema junto a un grupo de 5,000 hombres en el mes de Junio, para cumplir con una oferta que le hiciera Trujillo al presidente de los Estados Unidos para ayudarlo en la Guerra de Corea.
   
Este hecho no se cumplió porque se firmó un tratado de paz. Mientras estábamos acuartelados en la base Naval, San Souci, de ahí nos liberaron sin tener ni un peso en los bolsillos para que nos fuéramos a nuestros hogares.
   
El caso que hoy me anima, es la cuestión política. En nuestro país con una población estimada de diez millones de habitantes, cerramos el año 2018 con 27 partidos registrados en la Junta Central Electoral y con posibles aspirantes más.
   
He comentado con mis amigos que debemos decirles a nuestros conciudadanos que en el país deberían organizarse  y autorizarse solo cuatros partidos, que eso basta para seleccionar al grupo que debe dirigir al país y crear la condición eficiente para manejarnos.
   
Si con 10, 000,000 de habitantes tenemos  27 partidos, en Estados Unidos con esa teoría podrían haber 8,100 partidos políticos; pongo el caso de ese país porque es el modelo que aspiramos imitar.
   
Cuando hablo de contemporáneos, se trata de las personas con más de ochenta años, que hemos vivido los gobiernos desde la era de Trujillo, quien creó un estado sin deuda externa y ahora parece que a nadie le importa lo que sucede; soy del grupo que sufre la situación.
 
Atentamente,
Adriano Crespo Minier
Maeño. Ingeniero Civil
Desde el año 1960

 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.