13 Noviembre 2018 12:43 AM

PortadaTendencias

Odontofobia

Isabel Valerio Lora | ACTUALIZADO 12.09.2018 - 5:48 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“Muchos temen lo que no entienden. " Dan Brown Muchas personas temen de forma exagerada visitar un dentista. A ese trastorno, se le denomina odontofobia.
  
La odontofobia es el miedo irracional y persistente a ir al dentista. Para ser considerado como una fobia, este miedo se debe prolongar durante al menos seis meses.
  
Síntomas de la odontofobia:
Miedo a los procedimientos invasores (a que les pinchen, cirugía, extracción de dientes, anestesia, taladro, etc…).

Mucha ansiedad, que  aumenta la sensibilidad al dolor.

Miedo a  que duela o a tener un ataque de pánico en el momento de la intervención.
Como consecuencia al miedo, los pacientes suelen tensar los músculos, incluso los de la cara. A veces puede existir una hipersensibilidad al reflejo de ahogo, sobre todo en el caso de los hombres. El ahogo se produce al intentar introducir objetos en la boca de la persona o al presionar la garganta, dificultando o impidiendo la intervención médica.

El temor al dentista puede deberse a: el dolor de los procesos, reforzado por malas experiencias anteriores, los pinchazos de la anestesia, una postura incomoda, mantener la boca abierta y que se le introduzcan  muchos aparatos; también la incertidumbre ante lo que le van a hacer; y el costo económico que pueda suponer.

Recomendaciones:
Identifique la razón de su miedo. Si tiene miedo al dolor, puede pedir anestesia
Pida información sobre el dentista. A fin de garantizar que tiene experiencia y que hace un buen trabajo.

Haga una cita y prepárese mentalmente para ella.
   
Vaya acompañado. Eso le ayuda a disminuir el temor.
Diga al dentista de su miedo. Él sabe cómo tranquilizarlos. Por ejemplo, se puede pactar una señal cuando se necesite una pausa durante el tratamiento.
    
Mientras espera al dentista, distraiga su mente conversando, llenando crucigramas, leyendo un libro o escuchando música.
  
 Mientras le están trabajando, acomódese lo más  que pueda, cierre sus ojos, pida que le explique cada paso de lo que  le hacen, distraiga su mente e intente relajarse.
   
Una actitud positiva hacia los cuidados bucodentales y acudir a  revisiones periódicas, es fundamental para evitar la fobia al dentista.
 
 
 

 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.