19 Septiembre 2019 4:55 PM

PortadaTendencias

El sentido de alteridad en la gestión del talento

Fanny Goris | ACTUALIZADO 15.08.2019 - 5:22 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La alteridad implica ponerse en el lugar de ese “otro”, alternando la perspectiva propia con la ajena.

S u principal aportación en el contexto organizacional es el humanismo. Las palabras persona, compromiso, talento, diálogo, emociones,… suenan con más fuerza al interior de las empresas, y esto es una gran señal de avance que ha impactado la gestión del talento.  
      
El sentido de alteridad es un concepto donde se considera al otro como una persona y no como un objeto. Es tener plena conciencia de que el individuo que tenemos delante piensa, siente, anhela y observa.
     
Esta representa una voluntad de entendimiento que fomenta el diálogo y propicia las relaciones pacíficas.
     
Podemos decir que, cada vez, más organizaciones están pasando de un paradigma donde predominaban las técnicas a un paradigma donde prevalecen la integración de equipos, la confianza, los lideres carismáticos y comprometidos.
     
Por ejemplo, vemos como Peter F. Drucker escribió en su obra “Management in the next society” que: …Todas las dimensiones de lo que se supone ser –humano- y ser tratado como tal, no han sido incorporadas al cálculo económico del capitalismo.
     
Entonces, actualmente, la alteridad se propone como una ética, que se basa en la solidaridad, en un comportamiento altruista, donde se hace una gran critica a la sociedad capitalista; partiendo de que los intereses de este sistema atropellan la armonía entre todos, ya que no se piensa en los demás, sino en una actitud individualista.
     
Por eso es tan importante seguir incorporando el sentido de alteridad en las organizaciones, pues toma en cuenta todos esos activos intangibles que están en la organización, a modo de contenido psicológico, y que aún no se han encarnado, porque utilizamos muy poco las palabras: transformación y generación de riqueza. Sin embargo, la alteridad es el arma más poderosa con la que contamos. Porque viene a promover el interés por comprenderse y, a su vez, tiene como resultado una relación empática, con dos variables decisivas: la confianza y la esperanza. Pues, sin confianza, no se puede construir un vínculo fuerte y, sin esperanza, no hay visión de futuro sostenible.
     
Para clarificar como influye la alteridad en todos los aspectos de nuestra vida, les presento dos situaciones, como ejemplo:

a) Dos colaboradores que entablan una relación de amistad, pero ambos son de religiones distintas, la alteridad es indispensable para entender y aceptar las diferencias entre ambos. En cambio, si se registra una escasa alteridad, la relación será imposible ya que las dos visiones de sus doctrinas sólo chocarán entre sí y no habrá espacio para el entendimiento.

b) La alteridad también puede entenderse a un nivel más amplio. El encuentro entre dos países o dos culturas, implica poner diferentes formas de vida frente a frente. Si hay voluntad de alteridad, la integración podrá ser armónica, ya que cada pueblo respetará las creencias del otro. Ese diálogo enriquecerá a ambos. En cambio, si no hay alteridad, el pueblo más fuerte dominará al otro e impondrá sus creencias.
     
Desde mi mirada, la alteridad, puede entenderse como amor, pero me refiero al amor como opción trascendental, el amor entendido como generador de fraternidad. El amor no es respeto, el respeto forma parte del amor; por él se empieza a amar. Pero el amor va más lejos, se inmiscuye en la vida del otro poniéndose a su disposición. En esto consiste la alteridad como fraternización particular, organizacional y universal.
     
A mis estimados lectores, les invito a sentirse identificados con el sentido de la alteridad, comencemos a  vivirla en nuestras empresas y comunidades, sin dudas, es una señal inequívoca de madurez como seres humanos y con ello podemos abrir, un poco más, las puertas a nuevas posibilidades de calidad de vida y bienestar.





0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.