16 Noviembre 2018 8:16 PM

PortadaTendenciasReflejos

El gran tesoro arquitectónico de las casas coloniales de Cartagena de Indias

El gran tesoro arquitectónico de las casas coloniales de Cartagena de Indias

ampliar foto

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 12.07.2018 - 8:53 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Cuándo nos tocó visitar por primera vez la ciudad de Cartagena de Indias, nuestro recorrido comenzó por el centro histórico. Debíamos continuar en poco tiempo hacia la playa, pues en un hotel de la costa atlántica colombiana asistiríamos a un congreso y, finalmente, pasaríamos a conocer otros puntos interesantes de la ciudad.

De inmediato me detuve a observar el patrón urbanístico: en las ciudades Hispanorromanas tienen su origen las ciudades Hispanoamericanas, pues después de 7 siglos de dominación en la Península Ibérica, la civilización Romana dejo una huella palpable. Algunas ciudades se resistieron las invasiones extrañas, como Toledo, Zaragoza y Sevilla, y otras desaparecieron como Clunia y la famosa Itálica.

Lo cierto es que el modelo de las ciudades Romanas, que a su vez tenía origen etrusco, supervivió en España con cambios y ciertas variantes que le imprimieron los Visigodos. Con la conquista y colonización  de América, el modelo fue trasladado a las ciudades que levantaron los españoles en las nuevas tierras descubiertas. De ahí que las  ciudades americanas fueron dispuestas con la forma de Damero que las caracteriza:

“De la plaza mayor salgan cuatro calles principales, dos por cada esquina, las cuatro esquinas miren a los cuatro vientos principales, porque saliendo así las calles de la plaza, no estarán expuestas a los cuatro vientos, que sería de mucho inconveniente, todo en contorno, y las cuatro calles principales que de ella han de salir, tengan  portales  para comodidad de los tratantes, que  suelen concurrir, y las ocho calles que saldrán de las cuatro esquinas, salgan libres, sin encontrarse en los portales, en forma que hagan la acera derecha con la plaza y calle”.

“Establecía la forma de las calles la Ley X: En los lugares fríos –decía- sean las calles, anchas, y en los calientes, angostas; y en donde hubiere caballos convendrá que, para defenderse en las ocasiones, sean anchas” y se dilaten en la forma susodicha, procurando que no lleguen  a dar con algún inconveniente, que sea causa de afear lo reedificado y perjudique a su defensa y comodidad”.

En esas ordenanzas tiene su origen el trazado urbanístico de Cartagena de Indias, una de las ciudades más antiguas del nuevo mundo y en la que se destacan: la Catedral de Santo Domingo y la Plaza de Santo Domingo, la Iglesia de San Pedro Claver, la Catedral Mayor y el Convento de San Francisco de Getsemaní.

El conjunto constituye un grupo de monumentos públicos muy antiguos, que corresponden al siglo XVI; complementados las legendarias casas Coloniales de los siglos XVI y XVII, que se  agrupan en dos tipos particulares distintos: por un lado, la casa señorial de dos plantas que consta normalmente de zaguán central, patio, traspatio, suelo, entresuelo y amplia escalera con descanso. Tenían además varias habitaciones que daban al patio. En su fachada hay largos balcones de madera con balaustres torneados. La mayoría de ellas con una torrecilla de madera en lo alto, para avisar, en el horizonte marino, las naves de comercio o de guerra.

El otro tipo de casa, es el de casa baja, con planta en forma de l, zaguán lateral y patio central, algunas también contaban con traspatio. El área social de estas casas corría paralela a la calle, mientras el comedor y las habitaciones y demás áreas de la familia deban al patio central.

Su conjunto unitario y coherente constituye un gran tesoro,  ya que son verdaderas joyas de la arquitectura Colonial hispanoamericana, y también el  testimonio de una historia legendaria de gran interés cultural. Su visión me ofreció la atmósfera mágica que sus habitantes aprecian, disfrutan y valoran al máximo, mientras caminan tranquilamente, y pasean cotidianamente por la zona.

ingridderodriguez@hotmail.com



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.