19 Noviembre 2017 5:56 PM

PortadaTendenciasReflejos

El milenario arte egipcio

El milenario arte egipcio

ampliar foto

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 14.11.2017 - 9:16 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La primera gran civilización Occidental se desarrolló a lo largo del río Nilo.
   
Hacia el V milenio antes de Cristo, muchas culturas prehistóricas habían florecido a orillas del río, fuente de vida.
   
Con el tiempo se reunieron para formar el primer gran estado nación de la historia, al correr del año 3000, a. C., esta civilización excepcional permaneció conectada con las regiones africanas situadas más al sur, por medio de la Consquista y el Comercio. Al mismo tiempo logró acceso al cercano Oriente, de tal modo que, durante el segundo milenio a. C.; Egipto gobernaba un vasto imperio que se extendía desde Nubia, en el Sur, hasta Siria y Palestina en el Nordeste.

El arte apareció desde el nacimiento de esta asombrosa civilización, simultáneamente con los signos de la escritura y la representación de los astros, reyes, reinas, hombres, mujeres, y animales que vivían en el fértil y productivo país.

Desde el siglo XIX, cuando el francés Jean Francóis Champollion descifró la piedra de Roseta (actualmente se encuentra en el Museo Británico), la cual tiene el mismo texto en jeroglífico y en griego antiguo sencillo, se identificó que los tictogramas comprendían tanto el alfabeto como los sonidos del habla.

En la cultura egipcia el arte y el lenguaje estaban estrechamente unidos, pues el concepto de dibujar implicaba el concepto de escribir y viceversa, lo que podría ser la razón por la cual el estilo artístico-vivamente realista, fresco, claro y alegre- cambió muy poco en miles de años.

De muchas y diversas maneras Egipto fue la gran fuente originaria de todo el arte de la civilización Occidental, pues suministró las raíces de todas las formas artísticas que vinieron después.
  
Así se puede decir que, en general, el artista egipcio seguía los cánones establecidos y expresaba la sensibilidad de toda una cultura y una civilización. Hasta nosotros han llegado notables ejemplos del arte egipcio, como esta pieza que observé con admiración en el Museo Británico en Londres. Una exquisita pintura mural procedente de Nebamón, un funcionario tebano de la dinastía XVIII. Imperio Nuevo, año 1390 a. C. está escena representa un banquete con músicos y bailarines.

ingridderodriguez@hotmail.com



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords