19 Julio 2018 9:04 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Disposición al diálogo

ACTUALIZADO 19.07.2018 - 5:40 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

En medio del conflicto por el que atraviesa la Seguridad Social en materia de salud y en el que se enfrentan las ARS con los médicos y las clínicas privadas, la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (SISALRIL), se manifestó en el sentido de que las ARS no tienen derecho a negar la cobertura de los servicios de salud a sus afiliados. Esta posición se incorpora a las posiciones encontradas que sostienen los demás actores en conflicto de la Seguridad Social.
   
Frente a la situación de gran impacto potencial, el Ministro de Salud ha llamado a un diálogo entre las partes para identificar la problemática y buscarle solución dentro del marco legal que rige el sistema de la seguridad social.
   
Ese llamado ha sido respondido positivamente por el CMD y los representantes de los prestadores de servicios de salud, los cuales habían amenazado con un paro de labores y de servicios en contra de una de la ARS.
   
Ante esa perspectiva del conflicto que pudiera ampliarse y generalizarse, viene bien la actitud que favorece el diálogo, en el que las partes deberán encontrar salidas de avenencia, de modo que se evite el colapso del sistema de la seguridad social, que tendría efectos nocivos no solo desde el punto de vista de los servicios de salud para la población, sino desde el punto de vista económico y financiero para los intereses materiales envueltos en el conflicto.
   
De ese diálogo debe surgir el convencimiento de que debe plantearse al Congreso de la República la necesidad de un proyecto de modificación a la Ley de la Seguridad Social, fundamentalmente dirigido a evitar la tendencia al monopolio que ejercen las agencias financieras intermediarias que intervienen en el “negocio” de la salud.
   
Esas modificaciones deben inspirarse en el deseable resultado de que la seguridad social sea más salud que negocio, sin dejar que los negociantes logren cierta rentabilidad razonable, y de esa manera se supere la situación actual, en la cual el negocio de la salud asegurada resulta un claro y vívido ejemplo del espíritu del “capitalismo salvaje”.
¡Qué se dialogue y se humanice la seguridad social!

Un alerta positivo


El Ministerio de Salud Pública ha formulado sendas alertas a la población para que tome las previsiones de lugar ante ciertos productos agrícolas contaminados y frente a un fármaco utilizado por los hipertensos, por contener un componente cancerígeno.
   
La alerta se hace para que la población se abstenga de consumir zanahorias, maíz y brócoli congelados de la marca Vima Foods procedente de Europa. Asimismo advierte a la población a no consumir los fármacos que contengan Valsartán, utilizados para los hipertensos, el cual contiene impurezas potencialmente dañinas para la salud.
   
Son dos mensajes muy importantes para la población que se expone a los daños que podrían causar esos alimentos contaminados y ese tipo de medicamento descartado en Europa y España, luego de investigaciones realizadas por los fabricantes.
¡Cuidemos la salud de la población indefensa!



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.