17 Febrero 2019 10:24 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Hambre y calamidad

ACTUALIZADO 15.02.2019 - 7:22 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El hambre es una calamidad que afecta a millones de personas en el mundo, como consecuencia de desigualdad, injusticia social, concentración de riquezas por reducidos grupos e iniquidad; esa dramática realidad se deriva de sistemas políticos excluyentes e inhumanos.
   
Resultados de estudios e investigaciones efectuados  por especialistas de organismos e instituciones como el Banco Mundial, Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Banco Interamericano para el Desarrollo (BID) y Organización para la Alimentación y Agricultura (FAO) de las Naciones Unidas, establecen que el hambre ha aumentado en el mundo.
   
Ese panorama se agrava cada día, a pesar de acuerdos y resoluciones en cumbres realizadas por las potenciales mundiales y las naciones en vía de desarrollo, porque los compromisos basados en la agenda programática 2010-2030, se mantienen en el marco de la retórica.
   
Cada año, se ha especificado en investigaciones científicas, mueren millones de seres humanos, a causa de mal nutrición y desnutrición, debido a esquemas políticos que se basan en una distribución desigual de las riquezas, ya que una minoría acumula grandes fortunas, y la inmensa mayoría sobrevive en un ambiente deprimente caracterizado por el desempleo, “pírricos” ingresos,  promiscuidad, estrecheces e insalubridad.
   
Una muestra de este cuadro tétrico se refleja en que el 80 por ciento de las riquezas mundiales está en poder de los 20 países más poderosos, mientras el restante 20 % de los bienes es la migaja que queda para el resto de las naciones; eso es una desgracia infrahumana, en vista de que esa gigantesca brecha entre pobres y ricos hunde a la población mayoritaria en una miseria espantosa.
   
Esta problemática preocupa al papa Francisco, quien llamó a quienes controlan el poder a ejecutar programas, con mayor intensidad en las zonas rurales, en procura de erradicar el hambre y garantizar lo necesario para dignificar la vida del hombre y la mujer.
   
Su santidad formuló la convocatoria durante su intervención en la 42 asamblea de Gobernadores del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), la cual se celebra en Roma, Italia.
  
Quienes gobiernan y quienes controlan la economía y medios de producción, así como las instancias donde se adoptan las decisiones, deben poner mucha atención al pedido del Santo Padre, porque él ha hecho un emplazamiento para que se trabaje en favor de la humanidad, lo que implica que las riquezas se repartan de manera equilibrada y equitativa por la dignidad humana.
   
Para asegurar justicia social, bienestar colectivo y la paz social, se requiere conjugar voluntad política, vocación de servicio y amar a los semejantes; ese es el reto de quienes  están en el poder y quienes acaparan grandes fortunas.
La erradicación del hambre es imprescindible para la paz mundial.

Muerte dolorosa


Ha fallecido el intelectual y gestor cultural Carlos Fernández Rocha, cuya muerte es muy dolorosa, porque se ha ido un hombre que trabajó por el desarrollo de República Dominicana.
   
Las ciencias, la cultura y el arte se quedan sin un digno representante, por tanto, hay dolor, luto y tristeza en la sociedad.
Paz a su alma, y que su espíritu descanse en gloria eterna.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.