13 Noviembre 2018 4:24 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Advertencia del BM

ACTUALIZADO 04.09.2018 - 5:49 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El representante del Banco Mundial en el país, Alessandro Legrottaglie, ha hecho una advertencia al Gobierno sobre la tendencia registrada por el endeudamiento que va en alta. De acuerdo a los economistas más autorizados, el endeudamiento público alcanza casi el 50% del Producto Interno Bruto y ya el país ha caído en la situación riesgosa de que se endeuda para cubrir solo los intereses de la deuda.
   
El endeudamiento ha sido la llave que abre las fuentes financieras nacionales e internacionales para costear los recurrentes y altos déficits fiscales, consecuencias de una carrera seguida por los gobiernos que favorece altos gastos corrientes y una proporción menor en gastos de inversión, y que persigue alcanzar dos objetivos: mantener una alta tasa de crecimiento de la economía con recursos ajenos; y satisfacer las demandas de las clientelas políticas, oligárquicas y populares, para garantizar la estabilidad social y política de la nación.
  
Bajo esa estrategia presupuestal el país avanza hacia una “encerrona”, en la cual se avizora el fantasma de una seria crisis de sustentabilidad financiera de consecuencias impredecibles y sobre la cual advierten organismos multilaterales, como el Banco Mundial y las voces más sensatas del país.
   
Por eso el representante del Banco Mundial sugiere al gobierno que: “Es muy importante que el país muestre esfuerzos para concluir la deuda”, al tiempo de agregar que el organismo internacional está trabajando con el gobierno en temas importantes para el desarrollo sustentable del país como son: “reducir el gasto público mejorando su eficiencia, así como mejorar la situación de la educación, el sistema eléctrico y el de la salud, donde se gasta mucho, pero donde se podrá gastar mejor”. Asocia a esa mejoría del gasto a la necesidad de que el país pueda llegar a un Pacto Fiscal, factor que considera clave y que se contempla en la Estrategia Nacional de Desarrollo.
   
Se trata de un planteamiento que va en la dirección de que la gestión pública se oriente en su accionar por la lógica de un protocolo de racionalidad, cosa que por lo general se hace imposible y se distorsiona por efecto de la estrategia de la gobernabilidad clientelar y por la  lógica que confunde la política con los negocios, la cual abre un ancho camino hacia la corrupción y la impunidad, las que a su vez fomentan la dilapidación de grandes volúmenes de recursos que obligan a los déficits y al endeudamiento.
   
Se cae así en el círculo vicioso de la cultura de la corrupción clientelar, oligárquica y popular, que conduce al país hacia un porvenir incierto y de alto riesgo como lo advierte el Banco Mundial.
   
Es de esperar que los sanos consejos del Banco Mundial a través de su representación en el país, puedan ayudar en la necesaria reorientación racional del país y del gobierno, de manera que se puedan corregir las distorsiones irracionales que promueve la estrategia de crecimiento sin prosperidad pero con reparto clientelar.      
     
El país debe retomar el curso que iniciara en el 1978 cuando optó por un desarrollo basado en la iniciativa privada y la institucionalización democrática de la nación.    

¡El país necesita racionalizar el ejercicio de la política nacional y del gasto público!


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.