14 Noviembre 2018 5:21 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Desafíos del Consejo Nacional de la Magistratura

ACTUALIZADO 07.09.2018 - 6:37 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La convocatoria del Consejo Nacional de la Magistratura debe imbuir a sus miembros en una reflexión patriótica, a fin de que adquieran conciencia sobre la importancia  de designar a jueces probos, calificados y distantes de la política partidarista.
   
Tras la citación formulada por el Presidente de la República, procede que los integrantes del Consejo Nacional de la Magistratura recorran su interior y se concentren en una meditación que despierte el espíritu del patriotismo, porque de ese modo comprenderán e interpretarán la necesidad de seleccionar a magistrados que respondan al mandato constitucional y a las exigencias legítimas de los ciudadanos.
   
Es preciso encarar con responsabilidad los desafíos para escoger a profesionales del derecho con sólida formación académica, principios éticos, valores morales, imparcialidad, vocación de servicio y voluntad para adecentar a la judicatura nacional; esto es clave para el fortalecimiento de la justicia, consolidar la institucionalidad y vigorizar el sistema político democrático.
   
Además, los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura deben basar sus criterios en transparencia e imparcialidad, con el objetivo de escoger a profesionales íntegros y con la debida formación para administrar, aplicar e impartir justicia con apego a la Constitución y a las leyes.
   
Hay que superar el esquema que se sustenta en el reparto de las posiciones e instituciones entre los partidos políticos, es decir, la fórmula de otorgar una cuota de poder a las agrupaciones políticas.
   
Democratizar el Poder Judicial es una tarea pendiente en República Dominicana, porque la falta de confianza, credibilidad e independencia del mismo provocan el descrédito y la desconfianza de los actores del sistema.
Interferencia de los políticos, sobornos a muchos magistrados para dictar libertad de connotados delincuentes, alejamiento de la Carta Magna y un divorcio entre la razón y la verdad y el orden jurídico, empañan la imagen de la judicatura.
   
Quienes conforman al Consejo Nacional de la Magistratura tienen un escenario apropiado para designar a jueces en base a méritos y una hoja de vida excepcional, lo que es trascendental  en aras de rescatar a la justicia del marasmo en que está sumergida.

Crisis brasileña


La decisión adoptada por jueces de  instancias judiciales e institucionales en Brasil, a través de la cual bloquean la candidatura presidencial del expresidente Inácio Lula da    Silva, acrecienta la crisis política en esa nación.
   
Ahora se suma al panorama de tensión,  la herida de un candidato ultraderechista, quien fue agredido por un ciudadano, situación que se torna bastante preocupante, porque se teme que la violencia se generalice y desencadene en una guerra civil.
   
En este momento, previo a un mes de las elecciones, el cuadro político en la nación sudamericana, refleja una crisis institucional que podría influir en la interrupción de la democracia.
   
Los líderes políticos, religiosos, empresariales y   los magistrados en Brasil, deben actuar con sensatez y madurez para tomar las medidas pertinentes por la convivencia pacífica en ese país.

Procede controlar las emociones y las pasiones,  y actuar con raciocinio por la paz y la democracia en Brasil; ese es el reto de los brasileños.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.