21 Septiembre 2019 5:43 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

La violencia promovida

ACTUALIZADO 15.05.2019 - 6:27 pm

1 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La prensa escrita y televisiva, así como las llamadas redes mediante la comunicación móvil, traen a diario hechos de violencia que cada vez más espantan a la comunidad nacional. Esos hechos, con frecuencia, arrojan resultados fatales cuyas víctimas son expuestas a la población por los medios en forma cruda, proyectando imágenes fuertes de sangre, que provocan repugnancia en la población más sensible expuesta a esas escenas.   
   
Los medios de prensa en su labor de informar con veracidad y responsabilidad, deben tomar en cuenta que además son formadores de la opinión pública y en esa función son verdaderos agentes pedagógicos forjadores de la conciencia ciudadana de pequeños, adolescentes y adultos.
   
En ese orden, la difusión de imágenes crudas de hechos violentos, sin ningún control de calidad de parte de los medios, hace que los mismos se conviertan en agentes de deformación de la conciencia ciudadana, en cuanto a la conducta violenta insensibilizando a la población. Esa distorsión se hace más peligrosa para las poblaciones de niños, niñas y adolescentes, mucho más fáciles de modelar en la conducta agresiva con propensión a la delincuencia, tal como se está registrando en las escuelas dominicanas.  
   
Sin proponérselo los medios de comunicación están socializando negativamente a la población que se expone a su influencia y más todavía cuando no hay una autoridad especializada y designada para controlar la calidad de imágenes que se asocian a la presentación de los hechos de violencia que arrojan víctimas sangrientas.
   
En esas circunstancias el afán por facturar en el mercado publicitario, induce a los medios a la presentación de imágenes de crímenes y hechos de sangre que son difundidos sin ningún control de edición, ofendiendo al televidente o lector y provocándole la repugnancia que le producen las imágenes crudas.
  
De esa manera, estamos contribuyendo a fomentar la cultura de la violencia que se reproduce, al tiempo que la población se va insensibilizando frente a la violencia, cayendo en la indiferencia y en la legitimación de esa conducta indeseada. Hay, pues, que ponerle un alto a esas inconductas de los medios de comunicación, muy dispuestos a la modernidad de las imágenes pero salpicándola de la sangre que horripila.
¡Controlemos las imágenes de sangre por los medios de comunicación!

Cambios en el Popular

El Banco Popular nació como una entidad financiera promotora de un ideario económico desarrollista para servir de sostén institucional a la naciente democracia en los años 60.
   
Y luego de casi seis décadas y de haberse convertido en el mayor grupo financiero privado nacional, reitera su espíritu vanguardista al decidir la introducción de cambios en su organización, que le permitirán consolidar y diversificar sus servicios a la comunidad económica dominicana.
   
De esa forma, el Grupo Popular será presidido por el Sr. Manuel Alejandro Grullón, mientras que el Banco Popular será presidido por el Sr. Marino Espinal. De igual forma, los señores Manuel Jiménez y Christopher Paniagua ocuparán la presidencia ejecutiva del Grupo Popular y del Banco Popular, respectivamente.
   
Es un ejemplo de renovación de un liderazgo profesional e institucional dentro del mundo de los negocios. Esa mentalidad moderna e institucionalista debería contaminar al liderazgo político nacional, apegado todavía al continuismo personal sin límites.
¡Buen ejemplo del Popular!


1 comentario(s)


  • 1

    Pedro Mendoza

    16.05.2019 - 9:28 am

    "La violencia promovida" es un editorial que demuestra responsabilidad y madurez de los que dirigen LA INFORMACIÓN, pues en un país como el nuestro, donde cientos de personas sin una mínima formación ciudadana asumen el "derecho" a difundir noticias y a veces hasta "fabricar" noticias, no es raro que se difundan sucesos violentos con su toda su crudeza. Dado que nunca ha habido consecuencias para los que difunden tales hechos y menos para los medios que las difunden, nuestros jóvenes y niños quedan expuestos a la visibilidad de la agresión y sus resultados como si fueran cosas propias de nuestros tiempos. Como una de las modalidades de aprendizaje de los humanos es la imitación, pues nadie debe sorprenderse del alto nivel de violencia joven observada en la RD. Muy bien por LA INFORMACION llamar la atención sobre esta terrible forma de manifestar irresponsabilidad por parte de algunos medios de información.


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.