Comentarios Recientes

0

Santuario La Altagracia en Santiago lució desierto


  • Félix Parra | 21-01-2021

El entorno del Santuario de la Iglesia Nuestra Señora de La Altagracia, en la céntrica calle del Sol de Santiago, lució desierto este jueves día de celebración de la Patrona del Pueblo Dominicano, tras la suspensión presencial de las tradicionales misas, debido a la pandemia del COVID-19.

Escasos fieles acudieron a depositar velones en el altar exterior del templo y las inmediaciones del Parque Colón, ubicado al frente se observaron algunos parroquianos quienes parecían observar con nostalgias la baja asistencia de personas en dicho lugar.

Contrario a lo que ocurría en años anteriores, donde luego de 9 días de actividades religiosas, el 21 de enero, desde las 4:00 de la mañana, comenzaban a llegar cientos de feligreses para participar de las liturgias que en esta fecha se celebraban, hasta pasada las 8:00 de la noche, para venerar a la Virgen.

Dada la gran cantidad de personas que se aglomeraba en el lugar, donde además de los fieles se congregaban decenas de vendedores, que ofertaban los más variados productos comestibles a la multitud, también obligaban a las autoridades a desviar el tránsito en dicho tramo.

Sin embargo este jueves tradicionalmente no laborable, eran escasos los vehículos que transitaban por la importante vía y muy pocas personas acudieron a depositar velones al altar exterior del templo, donde en esta ocasión, durante todo el día sólo se efectuaron tres misas, sin la presencia de files, las cuales fueron transmitidas por la redes sociales y otros medios de comunicación al servicio de la Iglesia.

Además de los fieles y vendedores, en todo el entorno del Santuario muchos jóvenes realizaban labores parqueando vehículos, a las personas que acudían al santuario a rendir culto a la venerada del pueblo dominicano.

Es la primera vez en la historia religiosa, que esta celebración masiva se ve interrumpida, aunque las celebraciones se desarrollaron, pero sin la presencia de los fieles como es la tradición, ante la decisión de acogerse a las medidas sanitarias adoptadas por las autoridades de Salud, en procura de evitar el contagio del virus.

Al igual que como ocurre en la Basílica de Higuey, donde tampoco se pudo celebrar actos religiosos masivos, hacia este lugar en Santiago, cientos de devoto realizan procesiones desde diferentes puntos de la ciudad, provincia y otras localidades de la Región del Cibao, lo que este año, no fue posible.

Celebraciones:

Este día la celebración de misas se redujo solo a tres, una a las 7:00 de la mañana, otra a las 9:00, ésta oficiada por el Arzobispo de Santiago, monseñor Freddy Antonio de Jesús Breton y la otra a las 3:00 de la tarde, todas transmitidas de forma virtual por la plataforma You Tube y Facebook y los canales Súper TV 55 y Ave María TV.  

Honores a la Virgen de la Altagracia

El peregrinaje y celebración de la festividad de Nuestra Señora de la Altagracia data del período colonial. En el siglo XX, Nuestra Señora de la Altagracia fue coronada dos veces: por el papa Pío XI y por el papa Juan Pablo II. Su primera coronación fue el 15 de agosto de 1922, cuando el pontífice Pío XI se encontraba en la República Dominicana.

En 1924 el Congreso decretó la celebración de Nuestra Señora de la Altagracia como fiesta nacional el día 31 de enero. El 31 de octubre de 1927, el papa Pío XI la declaró festividad de la Iglesia, a través de un breve apostólico.5​

Durante la primera visita del papa Juan Pablo II el 25 de enero de 1979 bendijo el Santuario de la Altagracia (hoy Basílica de Higüey) y el 12 de octubre de 1992 en su segunda visita al país, Juan Pablo II coronó personalmente a la imagen de la Virgen de la Altagracia con una diadema de plata sobredorada.

La devoción de Altagracia

La devoción de Nuestra Señora de la Altagracia se inició en Higüey y se fue extendiendo al paso de los años hasta convertirse en nacional, y formar parte de la identidad de los dominicanos. 

Esa devoción se manifiesta como la principal peregrinación del pueblo. Según el historiador dominicano Alejandro Paulino Ramos, la devoción altagraciana se inició a mediados del siglo XVI en La Española, tanto en el área de Santo Domingo como en la entonces villa de Higüey.

De acuerdo a Monseñor Ramón Benito, es la versión de los hermano Trejo que parece la más lógica porque, “ellos viene de Extremadura; allí es popular la Altagracia; se sabe que al dejar la patria cada uno llevaba consigo la devoción lar de su región; estos dos hermanos se establecieron en el Higüey de la Isla Española; allí llevaron la imagen de la Virgen de su devoción.

Arzobispo de Santiago pide a la Virgen inteceder para erradicar corrupción

El  arzobispo de la Arquidiócesis de Santiago suplicó el jueves a la Virgen de la Altagracia que interceda para que en la República Dominicana sea erradicada la corrupción, tanto pública como privada.

Monseñor Freddy Bretón imploró ante la madre protectora y espiritual del pueblo dominicano al pronunciar en la mañana de ayer jueves la homilía en una misa concelebrada, en la parroquia Santuario Nuestra Señora de la Altagracia, de esta ciudad.

 El oficio religioso fue realizadode manera virtual y semi presencial y transmitido por emisoras radioles y canales de televisión de Santiago.

Monseñor Bretón expresó que  cuando se habla de corrupción la gente regularmente piensa en la pública “pero resulta que también en el sector privado ocurren hechos de esa naturaleza”.

En tal sentido dijo que es por ello que  pide a la Virgen de la Altagracia que dé a los dominicanos corazones dóciles a la voluntad de Dios, dispuestos a sacrificarse por hacer el bien.

Manifestó su deseo de que en el país “se multipliquen los Duarte, María Trinidad Sánchez y toda esa gente noble y con el corazón lleno de Dios y amor a la patria”.

¡Que la Virgen sea fuente de inspiración a las autoridades y que su ternura alcance de Dios la luz para las autoridades, para que asienten en las medidas que tienen que tomar!, Exclamó el prelado católico.

En otro orden, el máximo representante de la Iglesia Católica en el Cibao se refirió a la pandemia del  Covid-19.

Monseñor Bretón exhortó a la población exhibir  un mejor comportamiento ante la presencia en el país de la contagiosa enfermedad, como única manera de erradicarla  lo más pronto posible.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

MÁS CONTENIDO EN SANTIAGO DE LOS CABALLEROS

Ir arriba