Comentarios Recientes

0
Domingo Hernández

Rincón Deportivo

Domingo Hernández | dhernandez@lainformacion.com.do

Arrancò la pelota...

La fanaticada dominicana deberà acostubrarse a ver los estadios sin pùblico, al menos por el momento.


  • Domingo Hernández | 16-11-2020

 

SANTIAGO, REPÙBLICA DOMINICANA.El pasado domingo arrancò el bèisbol otoño-invernal dominicano.

Es un torneo que ya es tradición y que està ligado relativamente de manera intrínseca a la afición dominicana.

Como ya es sabido, se trata de un certamen muy especial, que llega en un momento de una gran crisis de salud y económica, asì como   de mucha tensión para la población quisqueyana, luego de la aparición del Coronavirus o Covid-19.

Precisamente, en cierto modo se hace necesaria la celebración de la justa, aùn sea retrasada-siempre fue en octubre- y limitada en términos de tiempo –la serie regular està pautada a solo 30 juegos-, debido a  la pandemia. Esto asì, porque de algún modo u otro podrìa servir para llevar algo de estabilidad emocional en el seno de la familia dominicana.

Ocurre que ha sido un año de confinamiento para la sociedad dominicana, desde el mes de marzo a la fecha, en cuyo período por motivos de evitar el contagio, la mayor parte de los dominicanos se han visto obligados a permanecer en sus hogares, aùn en contra de su voluntad y a salir sòlo cuando le  es necesario.

Esta situación, es lógico suponer, ha creado un estado de intranquilidad e incertidumbre en su psiquis. De ahì el que la celebración de este campeonato, aùn sea por poco tiempo, podrá traer entretenimiento sano, algo de tranquilidad y equilibrio psicológico a la población.

Los estadios…

Este torneo, es oportuno observar, es histórico por sus muy particulares características.

Una de ellas,  quizás la que màs llama la atención, es la no asistencia de público a los distintos escenarios donde se juegan los partidos.

Y la verdad es que, los estadios sin fanáticos, se ven bastante desolados y en cierto modo raros y tristes, algo que no tenía precedentes en la pelota profesional criolla, desde su  origen oficial, en 1951 e incluso mucho antes.

No obstante, son condiciones que impone el Covid-19 y la fanaticada, que se ve obligada a ver los partidos por televisión, a escucharlos por radio, o a darle seguimiento por otros medios, debe estar consciente de la importancia de la disposiciòn impuesta por las autoridades de Salud Pùblica, y acatarla con obediencia.

Es preferible mil veces asumir esta decisión con responsabilidad, a tener un rebrote de la enfermedad y ser de alguna manera  responsables de que se sigan perdiendo cientos de vidas, como ha ocurrido ya en nuestro país y en  otras naciones.

Asì las cosas, no queda màs alternativa que disfrutar desde nuestros hogares el gran espectáculo que representa nuestro deporte rey,  adaptarnos y resignarnos  a las circunstancias, para, de paso, contribuir con esa actitud a erradicar en buena medida o  definitivamente un mal que, como el Covid-19, ha puesto de rodillas a esta nación y al mundo, en términos relativos. No hay de otra.Una làstima que sea asì, pero es la amarga realidad que nos ha tocado vivir.Màs temprano que tarde, esto tendrá que cambiar, pero cada uno de nosotros deberá  aportar su “granito e arena” para que este anhelado objetivo pueda lograrse.  PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:A propósito de la pelota invernal, es prudente decir que, el Estadio Cibao, bautizado como el màs alegre del país,  fue inaugurado  un 25 de octubre de 1958. Su  construcción estuvo a cargo del  ingeniero Bienvenido Martínez Brea. Este parque  tiene capacidad para 18,077 espectadores, lo que lo convierte en  el más grande a nivel nacional.!Suena la campana! ¡Climmp!

 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba