Comentarios Recientes

0

Efemèrides especial 11de octubre 2006:Cory Lidle ùltimo pelotero muerto en accidente aèreo


  • Rafael Baldayac | 11-10-2020

 

 

El hecho de que una avioneta se estrellase contra un rascacielos en Nueva York, precisamente un día 11, reavivó entre la población el terror al recordar los atentados de las Torres Gemelas, el 11-S de 2001.

Los accidentes aéreos en los que individualmente han estado involucrados jugadores y ejecutivos del béisbol profesional afortunadamente han tomado un largo receso tras cumplirse este 11 de octubre el decimocuarto aniversario de la trágica muerte del lanzador Cory Lidle, de los Yankis de Nueva York.

 

Suman más de veinte la cantidad de deportistas ligados al béisbol que  a través de la  historia, un trayecto de 100 años,  han perdido la vida en fatales accidentes en el aire.

 

 Cory Lidle, oriundo de California, el último del luctuoso listado, falleció el miércoles 11 de octubre de 2006. Solo cuatro días después de que la temporada regular de ese año acabara.

 

La tragedia se produjo cuando la pequeña avioneta Cirrus  SR20 que piloteaba se estrelló contra el edificio de apartamentos “The Belaire Apartments Condo” de la calle 72 y avenida York en Manhattan,  Nueva York,  Estados Unidos,  se produjo aproximadamente a las 2:42 en el tiempo local.

 

El avión golpeó el lado norte del edificio, localizado sobre los Upper East Side en Manhattan, generando un incendio en varios apartamentos, que fue extinguido luego de dos horas. Esto impacto causó un incendio en los pisos 40 y 41, que tardó más de una hora en sofocarse.

 

En la tragedia además del pitcher  de los New York Yankees Cory Lidle, también perdió la vida su instructor de vuelo Tyler Stanger.

 

El avión impactó estos dos pisos de una torre de departamentos residenciales construida en 1988, conocida como Belaire Aparments.  Este edificio contiene 183 departamentos, algunos evaluados por encima el millón de dólares.

 

Tres departamentos de la torre quedaron totalmente destruidos por el incendio que provocó el impacto.

 

Al principio las principales preocupaciones de los servicios de emergencia fue evacuar a la gente que todavía estaba en el edificio y evaluar si la integridad estructural de este fue dañada.

 

Los escombros del edificio junto con partes del avión cayeron en la calle, lo que produjo un incendio menor que rápidamente se sofocó.

 

Según  los informes se señala que posiblemente el avión sufrió fallas técnicas, como falta de combustible o problemas en la llegada de este al motor.

 

El avión en cuestión era un Cirrus SR20 que despegó del Aeropuerto Teterboro en Teterboro, Nueva Jersey. El aeroplano estaba a nombre del pitcher de los Yankis Cory Lidle.  Más tarde se confirmó que era él quien manejaba el avión.

 

Respuestas al impacto

 

Un gran impacto causó este  accidente en la población neoyorquina, creando un revuelo por el recuerdo de los atentados del 11 de septiembre de 2001, además de que este hecho se produjese un día 11, como sucedió con otros atentados de Al-Qaeda, similar al 11-S, en Nueva York y 11-M en Madrid.

 

Sin embargo, el FBI descartó que este hecho tuviera relación con alguna acción terrorista. Pero el temor y la angustia en la ciudad de Nueva York seguían latente durante el día del accidente.

 

Momentos después algunos funcionarios de gobierno informaron que la Fuerza Aérea Estadounidense había enviado varios aviones militares a patrullar el espacio aéreo de Manhattan y las principales ciudades del país, como precaución.

 

Dijeron también que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, había sido informado de lo ocurrido.

 

Los informes del impacto causaron leves caídas de algunos índices bursátiles como el Dow Jones.  El Aeropuerto La Guardia  y el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy  no fueron afectados por el accidente.

 

Poseía una licencia como piloto profesional, era casado y había procreado tres hijos. Sus números al bate, lo situaron entre los mejores receptores de las Grandes Ligas.

 

En 1970, ganó el premio Novato del Año y emergió en la Gran Carpa como la sombra detrás del plato de una de las súper estrellas de todos los tiempos: Carlton Fisk de los Medias Rojas de Boston.

 

En 1976, obtuvo el galardón como el Jugador Más Valioso del Año (MVP) y participó en las series mundiales de ese mismo año, 1977 y 1978.

 

Bateó consecutivamente para promedios de .529, .320 y .320 respectivamente.

 

Lidle, quien había lanzado una única entrada en el cuarto juego de la serie semi final entre Yankees y Detroit, en cuyo partido los de El Bronx fueron eliminados, salió con efectividad de 25.5 después de haber sido atacado con fiereza por los contrarios.

 

Dos días después que su último equipo, saliera de competencia, él habló con reporteros en la casa club de los Yankees y les dijo que quería irse a su casa de California piloteando el pequeño avión, por lo que tenía que hacer varias escalas dado lo largo del trayecto.

 

Durante sus nueve años en las mayores, Lidle jugó para siete equipos (incluyendo a los Mets) y llegó a los Yankees en el cambio con Filadelfia que también involucró al venezolano Bobby Abreu.

 

Hasta donde se sabe, su esposa es puertorriqueña y fue identificada como Melanie Valera. Con sus dos últimos uniformes -Filis y Yankees - consiguió récord de 12 ganados y 10 perdidos con efectividad de 4.85.

 

En total, su récord de por vida fue de 82 ganados y 72 derrotas con promedio de 4.85.Nació el 22 de marzo de 1972. Cumpliría 35 años la próxima primavera.

 

El capricho de volar le costó la vida a Cory Lidle

 

Cory Lidle era un profesional del béisbol, pero un piloto aficionado y novel. Tenía licencia para volar sólo desde febrero pasado. Es la moda entre los deportistas profesionales. Él se había comprado la avioneta Cirrus SR200 por 155.000 euros.

 

Es algo maravilloso poder ver la ciudad por encima y sentirse como un pájaro", dijo hace un mes Cory Lidle al diario New York Times, justificando su nueva afición: pilotar avionetas.

 

Algo que se ha puesto de moda entre los deportistas profesionales de élite, y un capricho que al pitcher de los Yankees le costó la vida hace 14 años, cuando volaba acompañado de un instructor.

 

El hecho de que una avioneta se estrellase contra un rascacielos en Nueva York, precisamente un día 11, reavivó entre la población el terror al recordar los atentados de las Torres Gemelas, el 11-S de 2001.

 

Cory Lidle sólo tenía licencia de piloto desde el  mes de febrero 2006 y, aunque habitualmente los equipos prohíben a sus jugadores este tipo de actividades, muchos las practican. El jugador se había comprado la avioneta Cirrus SR200 el pasado año por 187.000 dólares, el equivalente a unos 155.000 euros.

 

Era el segundo jugador de esa afamada novena del béisbol de Grandes Ligas, que muere en un accidente de avión.

 

Su muerte por accidente recordó la del legendario catcher Thurman Munson, quien pereció el 2 de agosto de 1979 en un accidente aéreo mientras manejaba una avioneta que había comprado recientemente. La tragedia ocurrió en Canton, Ohio y el aparato llevaba dos personas a bordo, pero sólo Thurman pereció.

 

Lidle, nacido hace 34 años en Hollywood (California), llegó a los Yankees el pasado 31 de julio, procedente de Filadelfia. En total, el pitcher había militado en siete equipos diferentes en los nueve años en que llevaba jugando en las grandes ligas. Un trotamundos.

 

"Estamos devastados, paralizados, sin saber qué decir", comentó ayer Brian Cahsman, uno de los vicepresidentes de los Yankees, tras conocer la tragedia.

 

Eric Chávez, que había sido compañero suyo en Oakland, comentó, muy afectado: "Fue un gran compañero y lo daba todo en el campo por un deporte al que amaba.

 

Es muy duro enterarte así de la muerte de un amigo, y más cuando había terminado la temporada y comenzaba a disfrutar del descanso junto a su familia".

Último partido

 

Cory Lidle había jugado su último encuentro el domingo en el Comerica Park, el parque de los Detroit Tigers, y después de una entrada fue relevado por mal juego. Los Yankees perdieron por 8-3 y fueron eliminados de la competición de otoño.

 

Dos días antes, Cory dijo a los periodistas, con los que tenía muy buena relación y a los que contaba sus experiencias como piloto novel, que antes de volver a California para comenzar las vacaciones iba a salir a volar con su instructor para despedirse de la ciudad de Nueva York, porque temía que los Yankees no iban a renovarle su contrato.

 

Como resultado de una profunda investigación presentamos en otra entrega el listado más completo de los beisbolistas fallecidos en este tipo de tragedia desde el siglo pasado.

 

Todas las tragedias aéreas de equipos y delegaciones deportivas en el mundo, así como la lista completa de jugadores y ejecutivos de béisbol muertos en accidentes aviación desde hace más de un siglo aparecen en el libro DE FAMA A LA TRAGEDIA,  de la autoría  de quien suscribe.

 

 

 

 

 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba