Comentarios Recientes

0

Efemèrides especial 12 de enero 1943:Pedro Alejandro San y Osvaldo Virgil pioneros montecristeños en Grandes Ligas


  • Rafael Baldayac | 12-01-2021

 

 

El gran lanzador Pedro Alejandro San,  curiosamente nació en 1895 con la llegada del reloj público de Montecristi, y exactamente en los días en que José Martí y Máximo Gómez Báez, General en Jefe del Ejército Libertador, dan a conocer la firma del histórico documento conocido como el “Manifiesto de Montecristi”, en el cual se expusieron las razones por las cuales el pueblo cubano se alzaba en armas, marcando el inicio para la independencia de Cuba.San murió el martes 12 de enero de 1943, con apenas 48 años de edad.

SANTAGO, REPUBLICA DOMINICANA-.Treinta años antes que Osvaldo Virgil le pusieron orégano al béisbol dominicano en el beisbol de Grandes Ligas, otro compueblano suyo llamado Pedro Alejandro San, se había convertido en el primer dominicano en jugar en las Ligas Negras de los Estados Unidos.

 

San, quien murió el 12 de enero de 1943, a los 48 años de edad, tiene el gran honor de ser el primer pelotero criollo en ver acción en las Ligas Negras jugando para los Cuban Star en 1926.

 

El nativo de Montecristi lanzó con  el equipo de las Estrellas Cubanas desde 1926 hasta 1928, ganando 16 partidos con 18 fracasos.

 

Comenzó jugando en los jardines, pero tenía un brazo tan poderoso que lo hicieron lanzador pasando a ser uno de los mejores monticulistas de la década del 20  siendo conocido con el apodo de “El Hombre de la Submarina” por su estilo de lanzar.

 

El legendario lanzador montecristeño, que murió el 12 de enero de 1943, curiosamente nació en 1895 con la llegada del reloj público de Montecristi, y en los días en que José Martí y Máximo Gómez Báez, General en Jefe del Ejército Libertador, dan a conocer la firma del histórico documento conocido como el “Manifiesto de Montecristi”, en el cual se expusieron las razones por las cuales el pueblo cubano se alzaba en armas, marcando el inicio para la independencia de Cuba.

 

Tras 78 años después de su muerte, ahora es reconocido como el primer dominicano en debutar en las Ligas Mayores.

 

Todo como resultado de que el béisbol de las Grandes Ligas el pasado 16 de diciembre 2020,  anunció la decisión de reconocer las estadísticas de los peloteros que vieron acción en las Ligas Negras durante los años de 1920 al 1948.

 

La decisión de MLB da a San y a “Tetelo” mayor reconocimiento

 

Major League Baseball (MLB) ha prometido que ajustará sus libros de registro para reconocer la actuación de aquellos peloteros que jugaron en las Ligas Negras de 1920 a 1948 que ahora tendrán sus estadísticas y logros reconocidos por MLB.

 

Los jugadores que participaron tanto en las Ligas Negras como en la MLB tendrán ambos conjuntos de estadísticas contados en el currículum de su carrera.

 

Más de 3,400 jugadores ahora tendrán sus nombres oficialmente grabados en los libros de récords de la MLB luego de la reclasificación del béisbol.

 

MLB procederá junto con Elias Sports Bureau el investigador oficial de sus estadísticas, a validar todo lo referente a estadísticas y marcas de estos jugadores.

 

En 1920 existía la Negro National League, donde participaban todos los beisbolistas de piel oscura; y para 1926 hizo su debut un dominicano, el montecristeño Pedro Alejandro San, quien para la época era un jugador muy cotizado.

 

Otro dominicano que recibirá mayor conocimiento lo será Juan Esteban Vargas Marcano (Tetelo), cuya clase se paseó por las Ligas Negras. “El Gamo”, como también le llamaban al talentoso jardinero, participó con varios equipos, entre ellos los New York Cuban Stars de la “Eastern Colored League”, de acuerdo a su perfil en la “Society for Baseball Research”. “Tetelo” Vargas bateó para .332 durante su paso por las “Ligas Negras”.

 

“Ahora estamos agradecidos que los jugadores de las Ligas Negras vayan a estar donde pertenecen: como miembros de las Grandes Ligas y en los récords históricos oficiales”, dijo el comisionado Manfred en su comunicado de ayer. Se abre un nuevo capítulo en un mundo en cambio constante.

 

¿Dónde queda Osvaldo Virgil?

 

El legado de Virgil se mantiene al haber sido el primer pelotero no blanco en  jugar para los Tigres de Detroit en 1958, durante la era de Integración Racial en las Grandes Ligas.

 

Queda confirmado de esta manera que Pedro Alejandro San fue el primero de los nuestros en esa pelota de color, luego hicieron su entrada Tetelo Vargas, Horacio Martínez, Enrique Lantigua, Gustavo LLuberes y Andrés Julio Báez (el Grillo B).

 

San militó con el equipo “Cuban Stars”. Montecristi dio a luz los primeros criollos que jugaron en el mejor béisbol de los negros y los blancos: Pedro Alejandro San y Osvaldo Virgil.

 

La Enciclopedia “The Negro Baseball Leagues”, escrita por James A. Riley, reseña en sus páginas 693 y 694, al respecto del montecristeño, lo siguiente:

 

San, Pedro Alejandro: Carrera: 1926-1928. Posición: Pitcher. Team: Cuban Stars (Este). Batea: con la derecha. Tira: a la derecha.

 

En su reporte dice: “Fue un pitcher derecho que poseía un buen control, lanzó para los Cuban Stars (Este) durante los últimos tres años de la Liga de Color del Este. Su mejor año fue en 1927, cuando el dominicano tuvo récord de 12-9 y bateó 227. También San lanzó en Cuba, Puerto Rico, Venezuela, Colombia y en República Dominicana”.

 

Alex Pompez, quien fue exaltado a Cooperstown y al Salón de la Fama del Béisbol Latino, comprendió rápidamente que Pedro Alejandro sería un notable refuerzo en el combinado que él dirigía y así ocurrió, pues el nativo de Montecristi dio la talla y se convirtió en el primer dominicano en participar en las Grandes Ligas de Color.

 

Aquellos tres años fortalecieron el brazo del criollo y la experiencia aumentó, por lo cual su calidad como pitcher continuó ascendiendo. Ya para 1928, San estaba identificado como uno de los mejores serpentineros de América Latina.

 

Sus actuaciones en todos los países en que actuó revelaron su grandeza como beisbolista. Pedro Alejandro se desempeñaba como lanzador, como guardabosque y además diríamos que como bateador también se destacaba.

 

“Los que amamos el béisbol sabemos desde hace mucho tiempo que las Ligas Negras produjeron muchos de los mejores jugadores, innovaciones y triunfos de nuestro deporte en un contexto de injusticia”, dijo el comisionado de la MLB, Rob Manfred.

 

Según el periodista Bienvenido Rojas, desde el nacimiento de la República Dominicana en 1844 hasta 1920, la mayoría del pueblo tuvo tres grandes pasiones: la religión católica, las lidias de gallos y los movimientos armados, hasta que prendió la chispa del béisbol.

 

En 1912, en Santo Domingo funcionaba la Liga Nacional de Béisbol al estilo de las ligas profesionales similares a las de Estados Unidos y Cuba.

 

En 1912, la revista Mefistófeles decía en un editorial: “El baseball, que es un juego yanqui, nos gusta y ojalá se propagara en nuestra tierra”, y en la revista La Cuna de América se lee: “Nada es comparable con la pasión capitalina por el baseball, que ha llegado a ser el deporte favorito de esta aldea sedentaria”.

 

“Tetelo” seleccionado a dos Juegos de Estrellas en las Ligas Negras.

 

El estelar serpentinero de estilo submarino  fue sin dudas uno de los mejores de su época. En la pelota dominicana lanzó con los Tigres del Licey, en Puerto Rico vistió el uniforme de Leones de Ponce, en Venezuela defendió los colores  del Concordia.

 

Los datos estadísticos sobre la vida deportiva de Pedro Alejandro San han sido difícil de encontrar debido a que jugó en una época que había ausencia de todo, eran los años 20 y 30. Ya para 1937, el hombre estaba en sus finales, había sido una estrella de primera magnitud, recuerda el fenecido historiador don Cuqui Córdova.

 

En aquel año, el 3 de octubre, lanzando en Venezuela por el “Pastora”, le dio nueve ceros al equipo “Gavilanes”, venciéndolos con score de 1 a 0 y derrotando al zurdo cubano Luis Tiant (padre).

 

La labor de San cuando lanzó en la Liga de Color de Estados Unidos, fue tan meritoria, que al jugar Horacio Martínez en 1935, le preguntaban mucho: ¿qué es de la vida de Alejandro San? Esa pregunta mostraba hasta dónde habían calado las actuaciones del montecristeño en aquel exigente béisbol.

 

Expone que para  1937 ya las apariciones en el montículo mermaron, provocando que Pedro Alejandro cambiara de residencia, mudándose al Este del país, específicamente a La Romana, lugar donde falleciera hace 78 años, el martes 12 de enero de 1943, a los 48 años de edad, pues había nacido en 1895.

 

Mediante una resolución de la Sociedad Pro Deportes, adoptada en su sesión de fecha 16 de octubre de 1945, se eligió “el mejor team dominicano de béisbol de todos los tiempos”, homenaje que se llevó a efecto en 1946, en reunión realizada por todos los componentes de aquella entidad deportiva, la cual reunía a la mayoría de los cronistas deportivos, los más conspicuos de la época de los años 40.

 

En esa selección sólo se escogió cuatro lanzadores. Ellos fueron: Fellito Guerra, Enrique Hernández (El Indio Bravo), Pedro Alejandro San, y Baldomero -Mero- Ureña.

 

Segúnel dirigente y propulsor deportivo José A. Sabino, el dominicano Pedro Alejandro San, “fue es uno de los lanzadores más formidables, por la potencia en su brazo y sus magníficas curvas, que hayamos tenido en década alguna en nuestros anales beisboleros, y así lo ha confirmado la votación de los fanáticos, consagrándolo en el Mejor Equipo”.

 

Más tarde, cuando se produjo el Primer Ceremonial del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, en el grupo de 1966 y que fueron proclamados en 1967, entre los exaltados estaba Pedro Alejandro San, cuyos grandes méritos lo hicieron acreedor al más alto honor que ofrece el deporte.

 

 El estadio de béisbol de su natal Montecristi lleva el nombre de Pedro Alejandro San, quien se paseó por varios países con su calidad suprema como jugador.

 

Montecristi,cuna de los pioneros ligamayoristas

   

 

La Línea Noroeste ha sido siempre cuna de grandes lanzadores de béisbol, expone Cuqui Córdova en uno de sus artículos sobre este destacado lanzador montecristeño, refiriendo que la provincia de Montecristi se encuentra localizada en la región Cibao Noroeste, en la costa Norte del país. Hace frontera con la República de Haití.

 

Montecristi, bañado por el mar Atlántico no solamente ha sido primero en béisbol de las mayores, sino que ha puesto el génesis en varias disciplinas deportivas, con atleta nacido en su cuna.

 

La extensión es de 1,924.35 Kms2. La capital de la provincia es la ciudad de San Fernando de Montecristi, lugar donde nación este atleta que tuvo incontables y gloriosas hazañas en diamantes extranjeros, lo cual le acredita como uno de los grandes serpentineros de los años 20 y 30.

 

Pedro Alejandro San, reitera, nació en Montecristi en 1895 y murió de 48 años en 1943, el 12 de enero, en la ciudad de La Romana.

 

“Este atleta de la Línea se inició jugando pelota en sus predios, en patios y plays de su ciudad natal, jugando como jardinero, pero por la potencia de su brazo, fue convertido en lanzador derecho, y como tirador de mucha efectividad, se dada el lujo de tener en su repertorio un lanzamiento que hacía muchos estragos en los bates contrarios” sostiene.

 

Ese envío era conocido como “la submarina”, pues se tiraba por debajo del brazo y llegaba al plato con mucha fuerza y con cierta rotación que evitaba que el bateador pudiera conectar.

 

Esa bola que lanzaba Pedro Alejandro fue muy conocida en países tales como Venezuela, Puerto Rico, Cuba, Colombia y Estados Unidos, naciones estas donde el ídolo norteño demostró sus grandes cualidades como pitcher, jardinero y bateador oportuno.

 

San era de piel oscura, no muy alto de estatura, pero lucía fuerte, y cuando estaba subido en la lomita central, era dominante; con la submarina sabía domesticar en sus enfrentamientos. La fama de San corrió por toda América y la mayoría de las naciones donde se practica la pelota, vieron jugar al dominicano.

 

 

 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

MÁS CONTENIDO EN BÉISBOL

Ir arriba