Comentarios Recientes

0

Efemèrides especial 23 de febrero 1958:Piloto Juan M. Fangio secuestrado en Cuba por revolucionarios de Fidel Castro


  • Rafael Baldayac | 23-02-2021

 

 

Al argentino Juan Manuel Fangio, uno de los automovilistas más importantes de la historia, fue víctima en Cuba de un insólitosecuestro que pudo haberlo salvado de la muerte hace más de 60 años. El argentino estuvo 27 horas cautivo por un comando revolucionario cubano que estaba en contra de que se llevara a cabo el Gran Premio en ese país y luchaba por derrocar a Fulgencio Batista. Fangio no pudo participar del Gran Premio en La Habana.

SANTIAGO, REPUBLICA DOMINICANA-.Una tensa calma se sentía aquel domingo 23 de febrero de 1958 en la capital de llamada Perla de las Antillas. El cinco veces campeón del mundo de Fórmula 1 había sido invitado al Segundo Gran Premio de Cuba por el gobierno de facto de Fulgencio Batista.

 

El líder guerrillero Fidel Castro —entonces al frente del “Movimiento 26 de Julio”, una guerrilla asentada en las montañas de la Sierra Maestra— ya figuraba en la prensa internacional como un factor de inestabilidad en la isla, que para la época era un enclave turístico a merced de Estados Unidos.

Los ojos del mundo estaban puestos en Cuba. Solo un día antes de la carrera, otro frente del comando revolucionario “26 de julio” asaltó el Banco Nacional de Cuba y, en lugar de robarse plata, incendiaron un montón de cheques.

 

La lucha de los barbudos en contra de la pobreza, la represión y la intervención estadounidense tenía cada vez más eco entre los cubanos. Y resonaba por el mundo.

 

La carrera de autos en el Malecón de La Habana, con los mejores pilotos del mundo, era la estrategia de Fulgencio Batista, presionado por su creciente impopularidad, para cambiar el foco. Pero también era una oportunidad para el insurgente Fidel Castro de denunciar la "tiranía".

 

Los planes del gobierno, entonces, fueron interrumpidos por un joven alto que respondía al sobrenombre de El Chueco.

 

POR EL  SECUESTRO FANGIO NO PUDO PARTICIPAR DEL GRAN PREMIO EN LA HABANA.

 

La noche antes de la carrera, a Fangio le estaba esperando en la entrada del hotel por un joven armado, quien se presentó como miembro del “Movimiento Revolucionario 26 de Julio” y le pidió que lo acompañara.

 

"Disculpe, Juan, me va a tener que acompañar", le dijo el impostor al piloto argentino en pleno lobby del Hotel Lincoln de La Habana, donde Fangio estaba reunido con Stirling Moss, rival en la pista, y unos mecánicos.

 

El joven, llamado Manuel Uziel, apuntaba con un arma al piloto, que con aparente calma lo siguió y se montó a un auto con él.

 

El piloto argentino acompañó al joven y se subió entonces a un Plymouth verde que lo esperaba en la puerta, cerca del hotel. Fue trasladado, cambiando incluso de vehículo, y no se supo nada más sobre él durante 27 horas.

 

Luego, se conoció que al quíntuple campeón lo mantuvo cautivo el Movimiento 26 de Julio, una organización política y militar cubana creada en 1955 por un grupo de revolucionarios dirigidos por Fidel Castro y cuya meta era llevar a cabo una revolución al gobierno autoritario de Fulgencio Batista.

 

Fangio recordó más tarde que los que lo secuestraron lo trataron bien. Se comió un filete con patatas y durmió bien.

 

Al día siguiente, el comandante de los revolucionarios castristas en La Habana, Faustino Pérez, acudió personalmente a disculparse por su secuestro.

 

Los revolucionarios le ofrecieron a Fangio una radio para escuchar la carrera que se iba a celebrar el día siguiente, pero el piloto se negó.

 

La razón del secuestro era simple, los revolucionarios estaban tratando de socavar la autoridad del gobierno de Batista y llamar la atención del mundo hacia su causa. Y lo consiguieron.

 

La noticia del secuestro de Fangio se extendió como la pólvora por todo el mundo, pero a pesar de esto Batista no suspendió la competición.

 

Se envió a la policía a buscar a los secuestradores por toda La Habana, casa por casa, mientras que el resto de los pilotos se mantuvo bajo vigilancia.

 

Stirling Moss recordó más tarde que la policía llamaba a su puerta cada tres horas durante toda la noche para asegurarse de que no lo secuestraran en su habitación de hotel.

 

Bohemia, la revista más vieja de Cuba, fue el primer medio en contar los detalles del secuestro. Esta es una copia de la edición que se publicó solo días después del suceso.

 

Hoy, en aquel hotel Lincoln, una placa incrustada a la pared dice: "En la noche del 23.2.1958, en este lugar fue secuestrado por un comando del Movimiento 26 de julio, dirigido por Oscar Lucero, el cinco veces campeón mundial de automovilismo Juan Manuel Fangio, ello significó un efectivo golpe propagandístico contra la tiranía batistiana y un importante estímulo para las fuerzas revolucionarias".

 

El lunes, la carrera igual se hizo sin Fangio. Hubo un accidente y murieron seis personas; 40 resultaron heridas."Me hicieron un favor", declaró Fangio luego del secuestro.

 

LA IDEA DEL DICTADOR BATISTA

 

A fines de los años 50, mientras el autodenominado “Ejército Rebelde” luchaba contra el régimen en las montañas de Cuba, el dictador Fulgencio Batista tuvo la idea de organizar una carrera de automovilismo por las calles de La Habana.

 

Se llamó “Primer Gran Premio de Cuba“, celebrándose en 1957 y fue un éxito. La carrera la ganó con su Maserati el argentino Juan Manuel Fangio, uno de los más destacados pilotos del automovilismo mundial de todos los tiempos.

 

Sin embargo, a la siguiente edición, las cosas dieron un giro inesperado. Fangio fue secuestrado en el hotel donde se hospedaba, la noche antes de la carrera, por un miembro del “Movimiento 26 de Julio”, la organización revolucionaria dirigida por Fidel Castro.

 

UN HOTEL DE 90 AÑOS

 

60 años después, el hotel Lincoln se encontraba en proceso de reparación para celebrar sus 90 años de fundado.

 

"Dentro del proceso de reparación, estaba comprendido poner la habitación 810 como era original, con sus muebles de la época, con el teléfono que utilizó Fangio.

 

“Todo eso lo tenemos guardado y una vez que terminemos la restauración, lo sacaremos para que los huéspedes interactúen", le dijo a BBC Mundo Indira Oro Orbeal, técnica de calidad del hotel.

 

De las paredes del salón principal del Lincoln cuelgan pinturas de artistas cubanos dedicadas al argentino y algunas fotografías de la época alegóricas al secuestro.En una de las instantáneas, se ve a Fangio durmiendo enrollado entre varias sabanas.

 

Después de que los secuestradores salieron con Fangio en tres carros, se dirigieron a la casa #160 en la calle 22 en el barrio del Vedado.

 

El domicilio había sido alquilado por los secuestradores para pasar la primera noche, pero al final solo estuvieron media hora en él, pues decidieron a último momento cambiar de sitio para garantizar una mayor protección de la operación.

 

 

El motivo fundamental por el cual los secuestradores seleccionaron esta morada lo explica su actual propietaria Mercedes Romay.

 

"Esta casa tiene un pasillo lateral que no se ve a simple vista y que da a la calle de atrás. Ellos escogieron la casa por si los descubrían, poder escapar rápido por esa salida oculta".

 

Pero allí tampoco se sintieron seguros y fueron, en los mismos carros, con ventanas abiertas, con el mejor piloto del mundo secuestrado, a otra casa de Nuevo Vedado.

 

Pie de foto: Esa es una de las casas donde estuvo Fangio. Era ideal porque este pasadizo permitía un escape veloz en caso de ser necesario (Foto: Abraham Jiménez).

 

Según reportó el veterano periodista argentino Santiago Senén González, a Fangio "en el traslado no le vendaron los ojos, por lo que pudo ver hasta el número de la casa".

 

"En el nuevo destino había mucha gente que festejaba el éxito del operativo; algunos pedían autógrafos al campeón que, sin nada que temer, se atrevió a comentar que no había cenado", escribió Senén.Y le dieron papas fritas con huevo.

 

En esa casa, la número 42 de la calle Norte en Nuevo Vedado, una de las zonas más glamurosas de la ciudad, hay una placa que enuncia: "En esta casa fue escondido Juan Manuel Fangio, campeón argentino de automovilismo…".

 

En la residencia donde durmió Fangio, hoy venden bolsas de hielo. Pertenece a Yamilé del Vallín, de 56 años."Llegué aquí en el año 1961 y las paredes estaban garabateadas. Nos mudamos y encontramos la casa hecha un desastre. La arreglamos en su momento, pero ya de nuevo se nos está cayendo el techo encima", cuenta Yamilé.

 

ADONDE EL TÍO DEL CHE GUEVARA

 

Senén cuenta que después de la carrera, con su objetivo cumplido, los guerrilleros no sabían cómo liberar a Fangio sin que corriera riesgos.

 

"El temor provenía de la posibilidad de que la gente de Batista matara al corredor para culpar y así desprestigiar a Fidel Castro", reportó el argentino.

 

Finalmente decidieron contactar al entonces embajador argentino, casualmente tío de Ernesto 'Che' Guevara, Raúl Guevara Lynch.

 

Alrededor de las 11 de la noche los secuestradores se dirigieron hacia la residencia de Mario Zaballe, agregado militar de la embajada.

 

Ese fue el sitio acordado entre el movimiento 26 de julio y Lynch para la entrega: edificio #20 en la calle 12 del Vedado, en el piso 11 A.

 

En la actualidad, el inmueble lo conforman dos largas torres de veinte pisos que integran una de las residencias estudiantiles universitarias de La Habana.

 

Pero el apartamento donde fue entregado Fangio aún pertenece a familias particulares y en él vive Francisco Fuentes, de 72 años.

 

"Cada 24 de febrero de cada año, Arnold Rodríguez, el hombre que entregó a Fangio, venía a casa y tomábamos un té en la ventana. Él nos contó cómo se desarrolló todo. Hace unos años que murió", recuerda Francisco.

 

Arnold Rodríguez y Juan Manuel Fangio terminaron siendo grandes amigos tras el secuestro. Después de 1959, el piloto volvió a visitar la isla varias veces.

 

Cuenta Francisco que uno de esos 24 de febrero, Arnold le contó que, cuando llegó Fangio con sus secuestradores, los diplomáticos argentinos quedaron con el semblante contraído, y Fangio les dijo: "Estos son mis amables secuestradores, mis amigos secuestradores".

 

LA IDEA DEL DICTADOR BATISTA

 

A fines de los años 50, mientras el autodenominado “Ejército Rebelde” luchaba contra el régimen en las montañas de Cuba, el dictador Fulgencio Batista tuvo la idea de organizar una carrera de automovilismo por las calles de La Habana.

 

Se llamó “Primer Gran Premio de Cuba“, celebrándose en 1957 y fue un éxito. La carrera la ganó con su Maserati el argentino Juan Manuel Fangio, uno de los más destacados pilotos del automovilismo mundial de todos los tiempos.

 

Sin embargo, a la siguiente edición, las cosas dieron un giro inesperado. Fangio fue secuestrado en el hotel donde se hospedaba, la noche antes de la carrera, por un miembro del “Movimiento 26 de Julio”, la organización revolucionaria dirigida por Fidel Castro.

 

ESCENARIO DEL GRAN PREMIO DE CUBA

 

El Gran Premio de Cuba no formaba parte del calendario oficial de la Fórmula 1, sin embargo, recibió una gran publicidad gracias a la victoria de Juan Manuel Fangio en su primera edición.

 

El motivo de crear este Gran Premio no fue otro que el de captar la atención de turistas adinerados de los vecinos Estados Unidos. La idea era la de convertir El Malecón de la Habana, una hermosa explanada que se extiende a lo largo de 8 kilómetros a lo largo de la costa en un circuito urbano.

 

Aquella primera edición fue un gran éxito y aseguró la participación de las mejores escuderías en su siguiente edición.

 

Nacido en Buenos Aires, el piloto argentino Juan Manuel Fangio (1911-1995) había ganado el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 en cinco ocasiones (en 1951, 1954, 1955, 1956 y 1957), formando parte de cuatro equipos diferentes (Alfa Romeo, Ferrari, Mercedes-Benz y Maserati).

 

Su récord se mantuvo durante 46 años, hasta las victorias de Michael Schumacher en 2003. Otro récord establecido por Fangio sigue vigente hoy en día, a saber, el porcentaje de carreras ganadas en Fórmula 1: 46,15%. 

 

El piloto argentino ganó 24 carreras, de las 52 en las que compitió. En el año en que ganó su último título de Fórmula 1, Fangio también ganó el primer Gran Premio de Cuba.

Artículos Relacionados

 

TRAGICO SEGUNDO GRAN PREMIO DE CUBA

 

Este último Gran Premio de Cuba también estuvo marcado por una tragedia. El piloto ítalo-venezolano Ettore Chimeri perdió el control del Ferrari que conducía, se salió del circuito y cayó por un barranco. Más tarde murió en el hospital.

 

Este hecho sucedió en la previa del Gran Premio de Cuba. Durante la carrera, mientras el piloto argentino estaba privado de su libertad, se produjo un accidente en la sexta vuelta, cuando la Ferrari número 54 del piloto cubano Alberto García Fuentes hizo un extraño giro, salió de la pista y cayó sobre la multitud. Murieron seis personas y 40 resultaron heridas.

 

Fangio no vivió malos momentos a pesar de estar secuestrado. Es más, luego de ser liberado comentó: "Señores, tal vez me hicieron un favor. No puedo menos que agradecerles". Esto lo dijo porque su Maserati tuvo un problema con la trocha y el auto quedó destruido.

 

"Me trataron muy bien. Nunca me vendaron los ojos. Cien veces me pidieron disculpas. Me parecieron macanudos. Les dije a los rebeldes que si me habían secuestrado por una buena causa, yo estaba de acuerdo", agregó Fangio ante la consulta de los periodistas.

 

No fue el último contacto con los guerrilleros. Cuando el Chueco cumplió 80 años, el Movimiento 26 de julio le envió su saludo, bajo la firma "sus amigos los secuestradores".

 

Además, en la puerta del Hotel Lincoln hay una placa de bronce que recuerda lo ocurrido: "En la noche del 23-2-58, en este mismo lugar, fue secuestrado por un comando del Movimiento 26 de Julio, dirigido por Oscar Lucero, el cinco veces campeón de automovilismo Juan Manuel Fangio.

 

Ello significó un duro golpe propagandístico contra la tiranía batistiana y un importante estímulo para las fuerzas revolucionarias".

 

Es decir que la edición siguiente del Gran Premio, no fue tan buena como la anterior. Fangio defendía su título contra algunos grandes nombres de la época, entre ellos el británico Stirling Moss. Los pilotos fueron alojados en el lujoso Hotel Lincoln en el centro de La Habana.

 

En la mañana de la carrera, los coches se alinearon frente a una multitud de unas 150,000 personas, y el piloto francés Maurice Trintignant ocupó el lugar de Fangio a bordo del coche del equipo Maserati.

 

 La carrera comenzó con una hora y media de retraso, Moss y su colega de Ferrari, Masten Gregory, tomaron la delantera inmediatamente después de la salida.

 

Se observaron manchas de aceite en el asfalto durante la quinta vuelta del circuito. Inicialmente, los organizadores sospecharon otro sabotaje de los rebeldes, pero luego resultó que uno de los coches tenía una avería y estaba perdiendo aceite.

 

La tragedia ocurrió en la siguiente vuelta. El piloto cubano Armando García Cifuentes perdió el control de su Ferrari y se estrelló contra un centenar de espectadores que estaban al borde del circuito. Más de 30 personas resultaron heridas y 7 murieron en el incidente.

 

Mientras algunos conductores se detenían tratando de ayudar, los encargados de la carrear no sacaron la bandera roja y querían continuar la carrera, seguramente sin saber que había ocurrido un accidente tan grave. Finalmente, la carrera se detuvo tras este caos y Stirling Moss fue declarado ganador.

 

LA ENTREGA DE FANGIO POR SECUESTRADORES

 

Juan Manuel Fangio fue liberado inmediatamente tras la carrera, siendo entregado a la Embajada de Argentina. Convencido de que no estuvo en peligro durante todo el incidente, el piloto argentino admitió más tarde que simpatizaba con sus captores:

 

Vi esto como otra aventura. Si lo que hicieron los rebeldes fue por una buena causa, entonces yo, como argentino, lo acepté…

 

La historia del secuestro de Juan Manuel Fangio fue proyectada por el cineasta argentino Alberto Lecchi en la película “Operación Fangio de 1999”.

 

Además, hace muy poco se ha estrenado un documental en NETFLIX sobre su vida: A Life of Speed: The Juan Manuel Fangio Story.

 

¿QUÉ TRASCENDENCIA TUVO TODO ESTO?

 

El Gran Premio de Cuba de 1958 fue un verdadero desastre para Batista. La revolución de Fidel Castro llegó a las portadas de los periódicos de todo el mundo, y los cubanos llegaron a creer que Batista estaba perdiendo el control porque su régimen no pudo atrapar a los que habían secuestrado a Juan Manuel Fangio del hotel más lujoso del centro de La Habana. Además, el fatal accidente no ayudó mucho.

En enero de 1959, Fulgencio Batista fue derrocado del poder por la revolución de Fidel Castro, y el Gran Premio de Cuba de ese año fue cancelado.

 

Sin embargo, al año siguiente se celebró una última carrera en un circuito instalado en el aeródromo militar de Camp Columbia, ganado por el mismo Stirling Moss.

 

 

 

 

 

 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba