Comentarios Recientes

0
Domingo Hernández

Rincón Deportivo

Domingo Hernández | dhernandez@lainformacion.com.do

Gervonta Davis, devastador...


  • Domingo Hernández | 01-11-2020

 

 

El drama se hizo presente el pasado sábado en el Alomodome de San Antonio, Texas.

No hubo sorpresa porque ganò el favorito y ambos boxeadores, el norteamericano Gervonta Davis y el mexicano Leo –El Terremoto-Santa Cruz ofrecieron un gran espectáculo.

En efecto,  Davis y Santa Cruz protagonizaron una pelea épica, violenta e ntensa de principio a fin, que concluyò en un dramático y conmovedor nocaut sufrido por el azteca en el sexto asalto, de una pelea pactada a 12.

Un preciso y devastador uppercut de izquierda conectado por Davis envió a la lona en pèsimas condiciones a Santa Cruz, quien permaneció màs de un minuto en el encerado tendido y al parecer inconsciente, mientras recibìa atenciones del equipo mèdico de la arena.

Finalmente Santa Cruz se repuso y todo volvió  a la normalidad, después de un tiempo de suspenso y preocupación.

Davis se quedó con los dos títulos mundiales que estaban en juego, el de los ligeros junior, en condición de supercampeòn que ostentaba Santa Cruz, y retuvo el de los ligeros -135 libras- regular que posee. Ambos reconocidos por la Asociaciòn Mundial de Boxeo –AMB-.

La contienda no defraudò. Se tratò de un enfrentamiento con todos los ingredientes, pese a su corta duración, para ser considerada “Pelea del Año”, a la que también deberá añadírsele la distinción de “El Nocaut del Año”.

Davis y Santa Cruz escenificaron un duelo sin desperdiciò, en donde hubo acción y emociones fuertes desde el principio.

No hubo relativamente estudio y Santa Cruz pareció dominar estrechamente los dos primeros asaltos. Sin embargo, ya a partir del tercero, Davis comenzó a imponer su ritmo y en base a presión, agresividad y potencia llevaba a su terreno al mexicano.

Santa Cruz, valiente, como todo guerrero mexicano, no rehuyò el pleito en corto y aceptò el cuerpo a cuarto, el toma y daca, el intercambio de golpes franco  que le planteò Davis. Ahì estuvo su error, pues debió aprovechar su ventanjas en estatura y alcance para tratar de mantener a distancia a su màs pequeño rival y tratar de imponer ese patrón de pelea, que era el que le convenía.

Davis se mantuvo siempre incisivo, buscando el pleito en corto, lanzando jabs de derecha y uppercuts de izquierda que hacían blanco en la anatomía de su adversario, en tanto Santa Cruz, que siempre respondió, utilizaba combinaciones también efectivas, aùnque la potencia del estadounidense era evidente  y superior.

Y era lógico que fuera asi, pues aùn cuando Davis hizo el lìmite de los ligeros junior –pesò poco màs de 129 libras-, a la hora de subir al ring se supone que estaba en la división welter -147 libras o cerca-, mientras Santa Cruz, que viene subiendo desde la división gallo -118 lbras-, no es un ligero junior ni ligero natural y su volumen de cuerpo se adapta màs bien a las 126 libra –peso pluma-.

El epìlogo llegó en ese sexto capìtulo que hasta el desenlace pareció muy cerrado. Davis esquivò una derecha de Santa Cruz y ripostò con una perfecta y dinamitera izquierda en uppercut que pareció levantar por encima de la superficie  a Santa Cruz para enviarlo en muy malas condiciones a la lona.

Aquella caída hizo recordar por momentos el nocaut que le propinò el también mexicano Juan Manuel Màrquez al astro filipino Manny Pacquiao en diciembre del 2012, en el cuarto combate de la histórica rivalidad entre ambos.

Davis, de apenas 25 años de edad y a quien apodan “El Tanque”,había respondido contundentemente a su condición de favorito y ganado una pelea que deberá colocarlo entre los mejores campeones libra por libra del presente.

Su triunfo no dejó lugar dudas y ratificò su calidad estelar en su corta exitosa carrera en la que compila marca de invicto en 24 salidas, 23 de ellas por nocaut.

Esta victoria, viene a colocarlo en la èlite de la división y de todo el boxeo en sentido general. Incluso le habre las puertas para compromisos mayores. Esta vez en los ligeros, pues ya no puede hacer con facilidad las 130 libras, a no ser que se someta a grandes sacrificios, como lo hizo para este compromiso.

Ahora en su horizonte se vislumbran enfrentamientos interesantes frente a hombres como:El norteamericano de ascendencia hondureña, Teòfimo Lòpez flamante monarca unificado de la división, su compatriota Dave Haney, rey avalado por el Consejo Mundial de Boxeo –CMB- o el ruso Vasyl Lomachenko, entre otros.

Santa Cruz, de su lado, cuya foja cayò a 37-2-1, con 19 por la vìa rápida, quien ha sido cuatro veces campeón en pesos diferentes –gallo, supergallo, pluma y ligero junior, buscaba su quinto cetro-, cayò con dignidad y dio lo mejor de sì ante un rival de condiciones superbas, como lo es Davis.

Sus bonos todavía permanecen bien altos y en lo adelante lo que deberá es replantear su futuro para ver què es lo que màs le conviene. En lo particular, entendemos que lo mejor para èl sería quedarse en las 130 libras o, en su defecto, si no le representa mucho sacrificio, bajar a las 126 libras, los plumas, en donde tiene mayores probabilidades de éxitos. A sus 32 años todavía le queda un aceptable trecho por recorrer. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:. A propòsito de Santa Cruz, es oportuno decir, que èste conquistò su  primer título, el de los gallos, tras vencer por decisión en 12 asaltos  en pelea eliminatoria a Vusi Malinga, el 2 de junio del 2012, en Carson, California. En la ocasión, Santa Cruz se adueñò de la faja vacante avalada por la Federaciòn Internacional de Boxeo –FIB-. ¡Suena la campana!!Climmp!

 

 

 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba