Comentarios Recientes

0
Domingo Hernández

Rincón Deportivo

Domingo Hernández | dhernandez@lainformacion.com.do

La Sorpresa del Año y el triunfo màs importante...

Jeison Rosario. Foto fuente externa.


  • Domingo Hernández | 30-12-2020

 

Parte 1

 

SANTIAGO, REPUBLICA DOMINICANA/.Casi agoniza este 2020, un año difícil para todo los deportes, en el contexto màs amplio de la palabra.

El boxeo, lógicamente, no escapa a esta realidad, pues al igual que las demás disciplinas, fue golpeado rudamente por el coronavirus, una pandemia que ha transformado al mundo relativamente en todos los aspectos.

Es hora de pasar balance a lo màs relevante que ocurrió durante este lapso en lo que respecta al pugilismo profesional dominicano.

Ciertamente fue, sin quizás, un año nebuloso para el boxeo domèstico. Sin embargo, se produjeron algunos episodios que vale la pena resaltar. Uno de ellos, posiblemente el màs trascendente de todos, lo protagonizò el joven dominicano Jeison –La Banana-Rosaro.

Rosario, cuando nadie –o muy pocos-, lo esperaban dio la que se considera como “La Sorpresa del Año”.

Ocurre que el 18 de enero, en el Licouras Center, en Filadelfia, el entonces campeón mundial unificado de los medianos junior-154 libras-, el norteamericano Julian Williams, subió como claro favorito para vencer al criollo Rosario, quien iba como retador y recibìa su primera oportunidad titular.

Las apuestas favorecían a  Williams en proporción de 8-1 e inclusive 9-1.

El estadounidense, cabe señalar, venìa de vencer  por puntos de manera convincente en gran combate a su compatriota Jarrett Hurd, a quien había destronado y de paso despojado de su invicto en 23 salidas, en duelo escenificado el 11 de mayo del 2019 y fue tal la grata impresión que dejó en aquella ocasión, que se pensó que sería un campeón duradero.

Hurd es uno de los mejores del mundo en este peso, y entre sus victorias importantes se contaba una ante el veterano y buen boxeador cubano Erislandy Lara, quien ha ganado varias veces la diadema universal de los junior mediano –actualmente es campeón-.

Asì  Williams subió al tinglado con marca de 27-1-1, con 16 nocauts en su haber en lo que sería la primera defensa del trono  y ante su público –es nativo de Filadelfia-. El quisqueyano, que tenía palmarès de 19-1-1, con 13 nocauts, pese a su buen rècord, se entendía que no había enfrentado todavía a un rival del nivel de Williams y  prácticamente tenía todo en contra.

Sonò la campana y desde el mismo inicio de las acciones, se percibió que Rosario sería un “hueso duro de roer “para Williams, pues desde los primeros intercambios de golpes, el nativo de Santo Domingo, hizo sentir su pegada e impactò con contundencia en la anatomía de Williams.

En la medida en que avanzaba la contienda, Rosario iba imponiendo respeto y estableciendo dominio de las acciones niveles tales  que, de los primeros cuatro asaltos, ganò tres.  En el quinto asalto, una  seguidilla de  devastadores impactos por parte del dominicano, puso mal a Williams, quien se fue a la lona en malas condiciones.  Se levantò a duras penas, pero posteriormente Rosario lo castigò a placer lo que motivò que el referi, Bengy Estevez detuviera la desigual  pelea al minuto y 37 segundos de ese round para decretar ganador por nocaut técnico y nuevo campeón  del mundo a Rosario.

Fue esta, sin discusión, la victoria màs importante lograda por el boxeo domèstico durante los 12 meses pasados, en razón de que Rosario conquistò los títulos unificados de la Asociaciòn Mundial de Boxeo –AMB-en condición de sùpercampeòn, Federaciòn  Internacional de Boxeo –FIB- y de la poco conocida Organizaciòn Internacional de Boxeo –OIB-.

La proeza de Rosario ocurrió previo a la citada pandemia, que estallarìa pocos días después  en el país y en el resto del mundo para provocar un breve estancamiento en las actividades deportivas internacionales.

La caída…

No obstante , la preciada diadema permanecerìa por poco tiempo en las cienes del quisqueyano.

Apareciò una buena oferta para que expusiera por primera vez su faja ante el cotizado norteamericano Jermell Charlo, quien ya ostentaba  la corona del Consejo Mundial de Boxeo –CMB- y buscaba unificarla con las que poseìa   el dominicano.

El duelo se pactò para el 26 de septiembre del presente año, en el Mohegan Sun Arena, de  Uncasville, Connecticut, y como era de esperarse, Charlo, uno de dos hermanos gemelos que han brillado en los últimos tiempos en la escena boxística –el otro es Jermall, actual monarca invicto de los medianos del Consejo Mundial de Boxeo (CMB)-  salió como favorito .

Rosario, valiente, como siempre, presentò fèrrea oposición a Charlo, quien sin embargo, lo envió tres veces a la lona. Una en el primero, otra en el sexto y la tercera  y última en el octavo cuando el nativo recibió un jab de izquierda al estòmago que lo  dejó sin respiración en el encerado, donde escuchò la cuenta fatídica de los 10 segundos para perder por nocaut fulminante.

De esta manera se fue de las manos la faja a Rosario, quien a sus apenas 25 años de edad y con palmarès de 20-2-1, con 14 triunfos por la vìa rápida, todavía tiene un gran futuro por delante y con un poco de suerte, puede volver a la cima. En su caso, es cuestión de seguir adelante, volver a acumular mèritos y recibir de nuevo una oportunidad titular. Si se mantiene enfocado en su carrera, asume con seriedad y disciplina la misma, tiene las condiciones para reivindicarse. No lo pierdan de vista, sigue siendo una esperanza mundialista. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: A propósito de Rosario, es oportuno decir que èste debutò como profesional, el 8 de mayo del 2013, ocasión en que venció por nocaut técnico en el mismo primer asalto a su compatriota Confesor Guzmàn, en pleito celebrado en el Club Mauricio Bàez, de Santo Domingo. !Suena la campana! ¡Climmp!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba