Comentarios Recientes

0
Manuel Ángel Fernández

Un Análisis Financiero

Manuel Ángel Fernández | manuel_fdez@yahoo.com

Decisiones financieras para su negocio post-covid


  • Manuel Ángel Fernández | 12-04-2021

Sin lugar a duda, el pasado año 2020 fue realmente traumático en todos los sentidos. La pandemia del Covid-19 nos mostró lo vulnerables que somos ante este tipo de vicisitudes. Desde el punto de visita económico, muchas empresas debieron cerrar sus puertas de forma temporal mientras otras no pudieron siquiera reabrir. 

Pasado ya el primer trimestre de este 2021 y tras el inicio de los procesos de vacunación a nivel mundial (con aciertos y desaciertos) la economía en sentido general (aunque dispar) empieza dar señales de recuperación. Recientemente el Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró las previsiones de crecimiento económico para América Latina al 4.6%. Para la República Dominicana esta entidad pronostica un crecimiento del 5.5%

Por tal sentido, se antoja un buen momento para analizar la situación de su negocio de cara al futuro para realizar cambios importantes en los aspectos administrativos y financieros. Las pequeñas y medianas empresas para poder sobrevivir deben tomar decisiones fundamentales que garanticen su sostenibilidad. Mantenerse bajo la sombra de la informalidad no es precisamente una sabia decisión.

A continuación, le enumeramos 10 decisiones que puede tomar de cara a este 2021 que pueden impactar positivamente en la sostenibilidad de su negocio:

1. Organizar la contabilidad: En estos tiempos es imprescindible que el negocio cuente con un buen sistema que le permita mantener una contabilidad al día y para poder recolectar información financiera fidedigna para la toma efectiva de decisiones. Si en tiempos normales no contar con información financiera era una debilidad, en tiempos de pandemia se antoja una actitud temeraria. 

2. Obtener estados financieros de calidad: Los estados financieros reflejan el éxito o el fracaso en la administración de un negocio. Los indicadores que podemos obtener nos dan la información necesaria para saber la situación financiera del negocio. En tiempos de crisis esta información toma mayor relevancia pues nos permitirá diseñar medidas financieras de contingencia para lograr adaptar el negocio a la nueva realidad.

3. Gestionar la Innovación: Lo que funcionaba antes de la pandemia, hoy en día ya no funciona. Decía Albert Einstein “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. La pandemia, para poder sobrevivir, nos ha obligado a cambiar todas nuestras estrategias y planes de acción haciendo un uso efectivo de la innovación. Debemos adaptar nuestro negocio a la situación actual. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros clientes en estas circunstancias? Antes el cliente debía venir a nuestro negocio, ahora debemos buscar la forma de nosotros ir a donde nuestros clientes. En las crisis aparecen nuevas oportunidades de negocios.

4. Contratar los servicios de un buen consultor o asesor: Es conveniente que las empresas puedan contar con un buen asesor que les ayude a interpretar la información proveniente de los estados financieros y diseñar proyecciones de negocios viables. El asesor, con su experiencia y capacidad, puede tener una visión más amplia del negocio y podrá diseñar estrategias financieras de alto impacto en la rentabilidad del negocio.

5. Elegir empleados honestos y leales: A veces no se toma en cuenta el impacto de la calidad, capacidad y la integridad de los empleados en los resultados financieros del negocio, siendo en realidad un elemento fundamental. La estrategia de reclutamiento debe enfocarse en captar empleados que se identifiquen con los objetivos del negocio y que sobre todo no maltraten a los clientes. Empleados leales al negocio, bien remunerados y que respeten el espacio de placer de los clientes, se traducirá en mayores niveles de rentabilidad.

6. Lograr el apoyo permanente de una entidad de intermediación financiera: Todo negocio debe contar con el apoyo de una buena entidad financiera que maneje con pulcritud y eficacia sus movimientos financieros. Esa entidad debe convertirse en un asesor de la empresa y no en un mero vendedor de servicios financieros. Debe ser el bastón donde apoyarse al momento de requerir capital y recursos para financiar el crecimiento de su negocio. Pero también la entidad debe ser leal y anteponer los intereses de sus clientes ante cualquier intentona de embargos sin fundamentos orquestados por oportunistas aprovechándose de lagunas en las leyes.

7. Diseñar e implementar manuales operativos: La implementación de una buena logística es clave para cualquier empresa. Para los negocios, y más en estos momentos, será vital un buen desempeño en la gestión de los procesos. Para lograrlo es imprescindible la redacción e implementación de manuales operativos que garanticen una administración eficaz de los riesgos del negocio.

8. Ser buen pagador: No hay nada que afecte más la credibilidad de una empresa y atente contra su crecimiento que la fama de mala paga. El crédito es esencial para el porvenir financiero de la empresa. Tener buen crédito es tener las puertas abiertas a varias alternativas de financiación. Tener fama de mala paga, lo llevará irremediablemente a las manos de los usureros y al endeudamiento tóxico. En caso de que, por la pandemia, no pueda asumir sus compromisos, sea sincero, y acérquese a su entidad financiera para negociar algún tipo de flexibilización.

9. Contar con un buen asesor fiscal. \Un tema que ningún negocio puede dejar a un lado es el tema fiscal. En un país con un complejo sistema tributario es esencial contar con un buen asesor en cuestiones impositivas. Malas decisiones o argucias pueden ocasionar sanciones y multas de consideración que pueden atentar contra la salud financiera del negocio.

10. Diseñar y aplicar un plan estratégico: Todo negocio debe manejarse con una visión de largo plazo. Por tal razón es indispensable diseñar y aplicar un plan estratégico que deberá estar alineado al nuevo escenario de negocios consecuencia de la pandemia. El error de muchos emprendedores es utilizar los beneficios de la empresa para asuntos personales y/o improductivos. Antes de la pandemia, esto ya se consideraba una mala gestión del negocio, hoy en día sería un pecado capital, pues hoy más que nunca debemos cuidar el efectivo.

Por Manuel A. Fernández

Asesor Financiero

manuel_fdez@yahoo.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba