Comentarios Recientes

0

Un diagnóstico para evaluar la situación actual de su empresa

Eladio Frías.


  • Eladio Frías | 15-07-2019

Cuando una persona se siente mal de salud, lo correcto es visitar un médico y explicarle detalladamente los síntomas y molestia que tiene. Una vez examinado por el médico, el siguiente paso, es hacerse los análisis clínicos que determinarían la causa de su enfermedad.

Sabiendo esto,  algunas personas deciden auto medicarse corriendo el riesgo de enfermarse y de poner en riesgo su propia salud.  Esto ocurre comúnmente con las empresas que solo buscan ayuda cuando el problema es muy grande y  no  hay nada que se pueda hacer para atender el paciente.
   
Por esta razón una empresa debe evaluar su situación, tanto interna como externa periódicamente y compararse con sus principales competidores del sector al que pertenece.  Haciendo esto podrá determinar qué cambios y  mejoras podría implementar para mantenerse por más tiempo en el mercado.
    
Las empresas deben plantearse periódicamente, tal vez una vez  al año, sus objetivos  a corto, mediano y largo plazo. De esta manera tendrán más facilidad de implementar estrategias que le permitan alcanzar sus metas.
   
Si una empresa no es capaz de señalar alguna ventaja o diferenciación, se halla en una situación débil en el mercado.  Haciendo lo mismo que los demás, será una empresa del montón.  La creatividad y la innovación son factores clave del éxito de cualquier empresa.

Una empresa debe siempre evaluar su gama de productos, definir su estructura de ventas, diferentes segmentos de mercado, su política de precios, su promoción, la imagen y notoriedad en el mercado.
   
En este tiempo una empresa debe estar atenta a los cambios tecnológicos, a la productividad, a altos niveles de calidad, capacidad instalada, maquinarias, logística, distribución y buen manejo de su inventario.
   
De igual modo las empresas deben estar muy pendiente de su situación fiscal, pago de impuestos, seguros, patentes, marcas, permisos de medio ambiente, estructura organizacional, descripción de puestos y manuales de procedimientos.
   
Se debe evaluar su rentabilidad económica, grado de liquidez,  el presupuesto, solvencia, capacidad de endeudamiento, recuperación de la inversión, el valor del dinero a través del tiempo, el margen de beneficio y posibles riesgos financieros que puedan ocurrir en el futuro.
   
Se debe hacer un análisis externo de la empresa para conocer las oportunidades y amenazas que se pueden presentar en el mercado, al igual que el análisis interno de la empresa para conocer las fortalezas y debilidades.
  
 La empresa debe contemplar todos los elementos relacionados con el modo en que obtiene sus productos y servicios, con especial énfasis en las mejoras de procesos y necesidades de personal operativo.
  
 El éxito de una empresa no solo depende de la calidad de sus productos o del servicio prestado. El equipo humano, especialmente la gerencia, contribuye de forma decisiva al desarrollo o al declive del negocio.
   
Hay que señalar también la importancia de la mejora en habilidades directivas del equipo de gerencia y en técnicas de tipo empresarial.
   
La empresa en funcionamiento puede realizar nuevas inversiones para adopción de nuevas tecnologías, para reducir costos, para aumentar las ventas o para lanzar nuevos productos o servicios.
   
Las inversiones se realizan mediante las fuentes de financiamientos que recogen la totalidad de los fondos que se van a invertir y generaran los beneficios para lograr la mayor rentabilidad en el menor tiempo posible.
   
El autocontrol que debe realizar la empresa se complementará con la información que puede elaborar una asesoría externa en gestión, auditoria o consultoría.
   
El cuadro de mando integral es un documento que recoge la información básica que requiere el gerente para evaluar los resultados de acuerdo a los objetivos programados por la empresa durante un tiempo determinado, comúnmente un año.
   
Un plan de contingencia (plan alternativo) le ayudará a enfrentar cualquier tipo de situación que pueda presentársele en el futuro inmediato de su negocio.
   
Nunca cometa el error de poner el candado después que le roban. Lo correcto es anticiparse a las posibles situaciones que se podrían presentar en el futuro.

El autor es asesor de la  empresa de consultoría y capacitación REPSAP International, repsapinternationa@gmail.com, www.repsapinternational.com,  809-583-7254, Santiago y todo el Cibao.



Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba