Comentarios Recientes

0
Marilyn Ventura

Candilejas

Marilyn Ventura | marilynventurard@gmail.com

Las más elegantes de todos los tiempos edición 15 de febrero 2021


  • Marilyn Ventura | 15-02-2021

Feliz día para todos

La elegancia femenina no siempre es algo innato. Es un estilo, un talante, la famosa allure que dicen los franceses. Ese je ne sais quoi que se va adquiriendo y cultivando con el transcurrir de la vida gracias a lo que vemos cuando salimos de casa y viajamos. 

Hay quien dice que la cultura es lo que queda después de haber estudiado mucho, pues con el estilo pasa lo mismo. No basta con vestirse con un traje de firma y, sobre todo, no basta con creerse elegantes, también hay que tener actitud y estilo propio.

El estilo es la mezcla justa de distinción, naturalidad, atención y sencillez.

Luisa Casati (1881-1957)

Luisa Amann era hija de un empresario austriaco que fue nombrado conde por el rey Humberto I de Italia, y una de las mujeres más ricas de Italia. Se casó con el marqués Casati de quien tuvo una única hija, pero siempre vivieron separados. Luisa Casati fue una de las grandes figuras de la sociedad europea a principios del siglo XX.

Marcó su época por sus extravagancias, por porte teatral y su pasión por las ciencias ocultas.

Solía celebrar fastuosos bailes de disfraces a los que invitaba a todo el beau monde. Sus excentricidades y su belleza contribuyeron a su fama. Solía pasearse de noche, desnuda debajo de sus abrigos de piel llevando de la correa a sus dos guepardos con collares engastados con diamantes, y serpientes vivas a modo de joyas.

Fue mecenas de los mejores diseñadores de moda como Fortuny y Poiret y en su casa de la isla de Capri solía alojar a numerosos artistas entre los que había muchos gays y lesbianas. Acabó arruinada, y tuvo que huir a Londes donde murió a los 76 años. Fue musa de escritores de la talla de Montesquiou, Jean Cocteau y Gabriele D'Annunzio. También fue inmortalizada en numerosas ocasiones por pintores y escultores. Muchas de estas obras eran encargos que ella misma les hacía para contribuir a su propia inmortalidad. John Galliano se inspiró en su persona para la colección primavera-verano 1998 de Christian Dior.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba