22 Octubre 2019 11:11 PM

PortadaOpiniónColumnas

Los femenicidios en la República Dominicana

Ramón E. Durán

Ramón E. Durán

Ramón E. Durán | ACTUALIZADO 20.09.2019 - 6:46 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Ya se ha convertido en una rutina la muerte de mujeres que han sido víctimas  de sus   parejas y ex parejas sentimentales, ahora  el homicidio ocurrido  delante de sus tres hijas  de la joven abogada Anibel González, el pasado 31 de agosto  en San Pedro de Macorís,  es el que más ha conmovido  a la sociedad en los últimos tiempos.
Para hablar acerca de este lamentable hecho hay mucha tela por donde cortar, porque como ha sucedido en otras oportunidades, la  justicia tuvo mucha responsabilidad por no prevenir esta tragedia ya que según  las informaciones, en el mes de febrero del año 2019.
   
Previo  acuerdo, donde hay involucrados  varios miembros del ministerio publico para que el homicida Yasmil Oscar Fernández recobrara su libertad  antes del tiempo previsto y  todo parece indicar que la mayor responsable  es la fiscal  actuante,   magistrada Rita  Margarita Hernández quien ordenó la libertad de Yasmil Oscar, sin el consentimiento de la agraviada  Anibel González, quien  luego  fue víctima de  éste verdugo.  
 
De acuerdo a los  vecinos,  cuando Yasmil  logró penetrar a la habitación de Anibel y comenzó a dispararle   ella  le  imploró que no lo hiciera delante de sus hijas asegurándole  que lo quería mucho. Como es sabido de todos,  luego de cometer el crimen Yasmil Oscar    se encerró en el baño y  también  se suicidó. Se comenta que éste   padecía de  bipolaridad. 

Se puede  pensar que por  tratarse de que Yasmil Oscar Fernández  era un empresario,  es posible que para su puesta en libertad anticipada  hubiera algún dinero envuelto,   y esto no es nada raro, ni que pueda sorprender en este país.
 
Según una información aparecida en un periódico matutino en el primer semestre  del presente años, 1238 mujeres denunciaron agresiones de sus parejas equivalente a 206 cada mes,  mientras que en los primeros 5 meses  se gestionaron 408 órdenes de protección a favor de víctimas, entre ellas Anibel.

Recordamos que hace algunos años una joven madre residente en un populoso sector de Santiago y  que estaba  siendo asediada por su ex pareja, cansada de ir a la fiscalía y la policía, debido a que   nadie le  daba importancia a su  denuncia,
 
Acudió a los medios de comunicación  para  lamentarse de que  las autoridades parece que  estaban esperando que ella fuera víctima de su ex pareja para actuar, lo que pareció el preludio de una muerte anunciada, porque a los pocos días la joven  murió fruto de la agresión de su ex marido.
   
Hoy lloramos  la muerte de Anibel, mañana no sabemos cuál o cuáles serán las próximas víctimas  porque en este país tenemos un sistema de justicia débil, donde  todos están corrompidos, pues  da  la impresión de que jueces,  fiscales, así como  policías  y otras autoridades  no están en condiciones morales   de representar la autoridad para impartir justicia.
   
Aquí  todo se compra y todo se vende, y si no se producen cambios   Anibel no será la última porque después de ella, en el futuro posiblemente,  muchas correrán la misma suerte victimas de   feminicidios  tan horrendos   y  otras vivirán en un  estado de sobresalto porque no saben cuál será la siguiente que ocupará titulares en la primera pagina de los periódicos.
    
Hay que buscar  la manera de cortarle los cuernos al machismo dominicano   que ha dejado en la orfandad a tantos inocentes y  provocado  luto y dolor en los hogares,   cuando una mujer le dice al hombre que no lo quiere,  
    
Quizás porque la maltrata  o  no cumple con  su deber,  nuestro consejo  a los hombres es  que se busquen otra   y evítese problemas con la justicia,  pues   según las estadísticas, en el país hay más  mujeres que hombres.    ´´ Más  adelante vive gente,´´ señala el conocido refrán.
 
La diputada por la Provincia Valverde,  Johany González,  afirmó  que  ´´mientras haya una mujer violentada, maltratada y asesinada y   no se  aplique justicia adecuada,  es un aliciente para que siga produciéndose violencia de género, porque hace falta voluntad política del gobierno para adoptar los correctivos de lugar´´. Pensamos  que  para detener esta ´´epidemia´´ se debe legislar para aplicarle la pena de muerte a los femenicidas.







0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.