23 Octubre 2019 5:12 PM

PortadaOpiniónColumnas

Ojalá que aprendamos a votar por propuestas, no por individuos

Juan Núñez Collado

Juan Núñez Collado

Juan Núñez Collado | ACTUALIZADO 20.09.2019 - 6:50 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

II

Decía Cicerón que “La Historia es maestra de la vida”.

¿Qué nos enseña la Historia de ayer, de hoy y de mañana?


La Historia, como maestra de la vida, nos enseña que la mejor forma de combatir la delincuencia, que tiene a toda la sociedad dominicana en zozobra e incertidumbre, es mediante el fomento y apoyo total al trabajo productivo versus una política de asistencialismo clientelar, que socaba lo más valioso que tiene el ser humano: Su dignidad por ser creado a imagen y semejanza de Dios.
  
Es tiempo ya de que los que aspiran a cargos públicos nos presenten propuestas claras y definidas de qué van a hacer para cambiar el modelo asistencialista clientelar que por casi 32 años ha prevalecido en los gobiernos dominicanos, por un modelo que promueva la participación activa y decidida  de todos los ciudadanos, ya que todos somos parte del problema, pero también debemos ser parte importante de la solución del grave problema de la delincuencia que hoy arropa con un manto negro y de luto a toda la sociedad dominicana.
  
Si los miles de millones de pesos que se han invertido en los últimos 20 años en asistencialismo social se hubieran invertido bajo la filosofía de la ayuda mutua y el esfuerzo propio, hoy tendríamos menos delincuencia, menos incertidumbre y más seguridad ciudadana,  porque la mejor herramienta de combatir la delincuencia es el empleo productivo.
   
Necesitamos que los que aspiran a gobernarnos nos digan con toda claridad qué van a hacer para crear políticas de pleno empleo, donde el ocio se reduzca a la mínima expresión, porque hay una relación muy estrecha entre el ocio permanente  y la delincuencia.
   
Cuando un hombre o una mujer se levanta temprano para ir a trabajar ocho horas o estudiar para la escuela o la universidad, a su regreso en la tarde lo que quieren es descansar, para empezar su jornada al día siguiente. Pero cuando un hombre o mujer se acuesta tarde y se levanta al medio día, fácilmente se convierte en prisionero de su ocio obligado que lo lleva a convertirse en un parásito nocivo en vez de ser un ciudadano que con su trabajo se gana dignamente su sustento y aporta al desarrollo de la Nación.
   
Necesitamos propuestas claras que se vinculen a políticas públicas, que garanticen los recursos y medios para que nuestra juventud pueda trabajar y estudiar, ya que la educación funcional orientada al trabajo productivo es la mejor herramienta para combatir la delincuencia y elevar el concepto de la dignidad humana por medio de la educación integral y del trabajo productivo.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.