22 Octubre 2019 10:42 PM

PortadaOpiniónColumnas

Una respuesta efectiva a los feminicidios

Samuel Reyes

Samuel Reyes

Samuel Reyes | ACTUALIZADO 20.09.2019 - 6:51 pm

1 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Howard Gardner, autor de la teoría de las inteligencias múltiples, define la inteligencia como la capacidad de resolver problemas o de elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas.
   
Esto nos lleva a plantear soluciones inteligentes a las problemáticas tomando en cuenta la cultura dominicana y sus raíces. Además, los factores que intervienen en la conducta de la gente.
   
Uno de los supuestos cuando se trata de un feminicida es que éste no ha alcanzado la madurez como persona. No es un adulto integralmente, porque adulta es la persona que ha llegado a su mayor grado de desarrollo, que ha alcanzado madurez física, emocional e intelectual. Por eso el hombre que atenta contra la integridad de una mujer debe ser considerado inmaduro y por lo tanto incapaz de obedecer por sí solo las restricciones que le impone la justicia en cuanto a mantenerse alejado de su posible víctima.
   
El hombre inmaduro, lleno de ira, rencor, sed de venganza y de formación machista es potencialmente un asesino. Esto sumado a la pobre educación, una patología psíquica, que esté bajo los efectos del alcohol, las drogas o la automedicación de sustancias controladas, magnifica su peligrosidad.
   
Por lo tanto, proponemos una ley que contemple la creación de una unidad policial femenina especial de protección a mujeres amenazadas y en riesgo de violencia de género. Esta unidad estaría conformada por no menos de 1000 agentes para ser distribuidas en todo el territorio nacional. 300 para Santiago como ciudad de alta incidencia de feminicidios. Esta fuerza policial especial debe prepararse para entrar en acción en un máximo de 6 meses y estaría equipada con camionetas y motores cubriendo todas las grandes áreas de nuestras poblaciones. Para su entrenamiento deberían intervenir aparte de instituciones locales, especialistas internacionales como la Women Leadership Academy de New Jersey.
   
A los sospechosos de ser una amenaza a su pareja o con órdenes de alejamiento se les colocaría dispositivos de localización tipo GPS que los compela a mantenerse alejados de ella hasta ser dados de alta por los profesionales competentes que enumeramos más adelante. Es decir, aparte de que tenga o no una condena penal por la amenaza o la violencia consumada va a tener que quedar atado a este programa hasta que sea necesario.
   
Se habilitarían locales apropiados para su detención provisional y para el destacamento de la unidad y aprovechando el tiempo que contempla la ley para su detención para ser procesado, en donde se les inicien terapias obligatorias de psicología y psiquiatría, advertencia y consejo de índole legal a cargo de la fiscalía y la orientación espiritual por un religioso del área donde resida.  
   
El mismo tratamiento se realizará cada vez que este se acerque demasiado a la posible víctima o la amenace por cualquier vía y además se le aplicará un plan de seguimiento de manera sistemática en donde no sea algo opcional que él se presente, sino que se le vaya a buscar y hacer comparecer. Tal vez así madure y emprenda una nueva vida. Esta es mi propuesta.



1 comentario(s)


  • 1

    José Reyes

    21.09.2019 - 9:26 am

    Muy buena propuesta, sobretodo cuando dice que no se deja a opción del sospechoso el presentarse ante la justicia, sino que es la autoridad designada para proteger a la posible víctima la que tiene que cumplir con su deber.


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.