23 Octubre 2019 5:39 PM

PortadaRegión

El Bolsillo, Boca Férrea, una comunidad olvidada

El Bolsillo, Boca Férrea, una comunidad olvidada

ampliar foto

Moradores de El Bolsillo instalaron 15 postes para poner ellos mismos el servicio electrico. Edenorte se comprometio a completar el trabajo pero nada hizo.

Redacción | ACTUALIZADO 16.09.2019 - 7:05 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

 BOCA FERREA, MOCA.-El Bolsillo es una comunidad ubicada literalmente “en las faldas” de la Cordillera Septentrional, por Boca Férrea, que pertenece al distrito municipal de Las Lagunas, y por ende, a la Provincia Espaillat. El nombre se debe  a que no tiene salida hacia la montaña.
   
En la zona hay, según estadísticas, más de 50 familias que, calculados que tienen miembros de 3,4,5 y a veces más integrantes, sumarian varios cientos de almas las que habitan en la pequeña demarcación territorial.
   
Pero prácticamente estas personas es como si no existieran para las autoridades ya que nadie se ocupa ni se preocupa por ellas. “Solo se acuerdan de nosotros en tiempo de elecciones”, se quejó Altagracia Gullón, una pobladora.

La realidad de El Bolsillo es dramática, según pudieron comprobar los periodistas durante una visita por invitación del empresario Juan Amado Rosario de la Cruz, quien posee unos terrenos en la zona.

Los residentes en el lugar se han quedado regazados en el tiempo ya que, en pleno Siglo XXI, no gozan de los principales servicios  públicos, como el de energía eléctrica y agua potable, y para colmo, la única vía de acceso esta inservible.
   
Ningún representante de ningún gobierno ha llegado por aquí para conocer las necesidades de los pobladores y tratar de darle solución en la medida de las posibilidades.
   
Han sido los propios afectados, con el señor Amado a la cabeza, quienes han hecho algunos esfuerzos para paliar la situación al menos en lo referente a la luz eléctrica.
Instalan postes y compran cables
   
Para dotar de este servicio a los pobladores de El Bosillo, los comunitarios compraron varios rollos de cables e instalaron 15 postes del alumbrado para instalar las redes.
   
“Pero cuando todo estaba listo para  la instalación, llegaron la gente de EDENORTE, de La Vega, y prometieron continuar los trabajos. De eso hace cinco años, y todavía estamos esperando”, narra De la Cruz.
   
Algunos residentes han hecho el esfuerzo llevando redes desde puntos lejanos pero a cada momento sufren de interrupciones porque los árboles y los vientos las tumban dejando sin el servicio a los hogares. Cuando no, son los ladrones quienes hacen de las suyas.
   
Hablan los moradores
Altagracia Grullón ha vivido todo el tiempo en está comunidad rural. Ella se queja de las pocas atenciones que brindan las autoridades, que solo se dejan ver “en tiempo de campaña”.
   
Ella aboga porque EDENORTE instale un transformador, con uno bastaría, para el servicio eléctrico “ya que hasta los cables están comprados”. También quiere que haya tuberías del acueducto y que se repare la carretera.

En cambio, Verónica del Carmen Grullón Santos es nativa de la comunidad pero ahora vive en Estancia Nueva. Su madre si todavía continúa viviendo en la zona.
   
Esta mujer, que regularmente visita a su progenitora, dice estar preocupada por la situación en que está  El Bolsillo y pide a las autoridades su intervención lo más pronto posible. Pone en primer orden la carretera, que está peor que un camino vecinal.

Calle y luz
   
El martes llovió a cántaro en la zona y la carretera parecía un rio, dice en cambio la madre de Verónica, tras implorar a las autoridades que acudan en nuestro auxilio tanto como la vía, la luz y el agua.
   
Genaro Guzmán Ovalles lanzo su voz de alerta para que los representantes de EDENORTE visiten a El Bolsillo e instalen el servicio eléctrico.
   
Con algunos 60 mil pesos se resolvería la situación ya que los postes, 15 en total, fueron instalados, y los cables están comprados. Lo que se necesitaría es solo un transformador y la mano de obra.
   
Ovalles, quien se desplaza en un motor, cree que por igual se debe resolver el problema de la carretera ya que, después del agua del martes, no está apta ni para los burros ni caballos.

Pega cables a políticos
   
Otra que está clara es la joven Maria Michel, que le pone lo cables a los políticos indicando que “ya que están en campaña por lo menos pudieran hacer algo por nosotros”.
   
Michel, quien tenía un niño en su regazo, se refiere a la penosa situación de la vía de comunicación donde es difícil hasta caminar. “Si los políticos que aspiran quieren votos, que venga a arreglarnos ese camino”, insiste.
Volver a tiempos de antes
   
“Vamos a tener que volver a los tiempos de antes, es decir, andar en burros y en caballos”, dijo otro morador de aquí, Pedro Arias, tras unirse al clamor para que se rehabilite la carretera y se instale el servicio eléctrico y de agua potable.
   
Igual inquietud tiene Maria Elexida Guzmán, otra pobladora de El Bolsillo. Su petición la eleva hasta EDENORTE y CORAAMOCA para que vengan en auxilio de los pobladores.
   
Asegura que viven en un calvario por la falta de agua y calles, así como de la luz eléctrica. El agua deben comprarla a 50 y 60 pesos los tanques, lo que causa estragos en el presupuesto familiar.
   
Aridia del Carmen Morel Pérez esta consciente de que la carretera esta mala y que falta el agua, pero ella prefiere que contar con un buen servicio energético por lo que reclama la ayuda de las autoridades.
  
Por su lado Ana Teresa Pichardo asegura que en El Bolsillo habitan 52 familias en total, muchas de las cuales tienen el bono-luz aunque no tienen el servicio instalado normalmente.

Pichardo expone que se han hecho muchas diligencias en Moca, La Vega y hasta Santiago para que EDENORTE instale el servicio, pero que nada se ha logrado.
   
“Tenemos los postes puestos hace años y los cables comprados. Solo falta el transformador. Esperamos que nos hagan caso esta vez y vengan a resolvernos este problema”,  dice esperando que esta no sea una voz que clame en el desierto.
   
Amado, un motivador
Amado ha sido una chispa inspiradora para los pobladores. Ha estado a la cabeza de las diligencias y otras acciones emprendidas para solucionar estos problemas, sobretodo el de la energía eléctrica.
   
Alega que si EDENORTE no hubiese frenado el proyecto de la comunidad, hac tiempo que los pobladores estuvieran disfrutando de este servicio público.
   
Y es que representantes de la empresa energética se presentaron prometiendo que asumirían los trabajos que faltaban pero que se ausentaron de la comunidad “hasta el sol de hoy”.

De todas maneras, prometió que continuaran con los esfuerzos hasta que a El Bolsillo se les solucionen este y los demás problemas ya que aquí viven gente trabajadora, noble y aportan al desarrollo de la patria chica y grande con su esfuerzo diario.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.



Residentes señalan las condiciones de la "carretera".