Comentarios Recientes

0
Maximiliano Taveras

Maximiliano Taveras


A una excelsa maestra, im memoriam


  • 03.12.2020 - 12:00 am

Nos inclinamos reverentes y elevamos plegarias al Altísimo por el eterno descanso del alma de la consagrada maestra doña Ivelisse Prats Ramírez de Pérez. Desde las aulas, la tribuna y la columna periodística “En Plural”, doña Ivelisse fue un paradigma del apostolado del hombre de América Eugenio María de Hostos; con esa fuerza integradora de la doctrina hostosiana forjó su mente y espíritu. Maestra en cada acción y en cada prosa. La filóloga, la ensayista, la pedagoga, la articulista y la abnegada madre. También madre espiritual de tantos jóvenes de varias generaciones.

Mujer nacida y criada bajo el calor de una familia de principios masónicos heredada de su progenitor. Al efecto el 24 de octubre del pasado año, La Muy Respetable Gran Logia, en su aniversario le otorgó el titulo de Madre de la Masonería Dominicana.

A doña Ivelisse la conocí en el año 1970, la cual dirigía la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) y quien escribe era el secretario de la seccional del municipio de Esperanza. Un domingo nos sorprendió muy de mañana para sostener un conversatorio con el grupo de jóvenes profesores dirigentes. Estábamos viviendo en la época de los doce años de terror del gobierno del Dr. Balaguer, pues las reuniones había que hacerlas clandestinas. Hicimos los contactos y nos reunimos fuera de la urbe en la escuela del Central Esperanza.

Encontrándonos en la oficina del Gran Templo Masónico en la mañana antes de su homenaje, me presenta a su esposo y le dice “Mira, Mario conoce a este viejo amigo maestro ex dirigente de ADP”. Yo le respondo, no soy un viejo amigo maestro, soy un amigo maestro viejo, El hermano Mario en su perfil de humanista costumbrista rió a carcajadas. Siendo director del Distrito Escolar Urbano No. 51 de esta ciudad, (1982) tuve la oportunidad muy placentera y satisfactoria de reencontrarme con doña Ivelisse como Secretaria de Educación, Bellas Artes y Cultos, la cual me dispensó un tratamiento talvez inmerecido. En una reunión con los directores regionales les expresó, díganles a sus directores de distritos que hagan lo que está haciendo Maximiliano Taveras en Santiago, pues él ha realizado actividades para la celebración del Dia del Maestro, a ese distrito no hay que erogar dinero, pues él tiene RD$3,700 para la fiesta de los maestros, diciéndole a mi superior inmediato sea portavoz de mi felicitación y reconocimiento.

Para destacar la vida de esta insigne mujer en todas sus facetas seria necesario emplear muchas horas (24/7 con varios multiplicadores). Por ahora sólo debemos solicitarle al Superior Gobierno que para perpetuar su memoria sea honrada con su nombre instituciones públicas, para que sirva de paradigma a la presente y futura sociedad, hoy carente de los altos valores morales, espirituales y patrióticos que ella inculcó a su querida Patria.

Que la luz del Gran Arquitecto del Universo las tengas a su diestra y el bálsamo de la resignación a sus familiares que lloran su partida.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba