Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


¿Acaso el Covid19 replanteó las hipótesis electorales de los candidatos opositores?


  • 09.06.2020 - 10:00 am

En un escenario electoral normal, sin la ausencia de la sorprendente crisis de salud a consecuencia del Covid19 todas las hipótesis con las cuales la oposición venia abriéndose paso en el escenario electoral gozan de mucha asidero para desplazar del gobierno a quienes ya lucían anejos, vencidos por el “Mal del hastió”, una especie de cansancio o aburrimiento de quien lo tiene todo, en este caso cinco victorias seguidas y un manejo político total, durante los últimos 20 anos. A esto, debe agregarse el impacto de la salida del ex presidente de la Republica inconforme por los resultados de las primarias del 6 de abril para formar una nueva fuerza política orientada esencialmente a sacar al PLD del poder, aunque para ello pactara de inmediato en un total de 22 provincias con candidaturas conjuntas a las senadurías.

Estas hipótesis lograron su mayor impulso en sus inicios, cuando la hecatombe de la partida del Doctor Leonel Fernández del PLD impactó al mundillo político local, el cual vivió sumergido en esa lucha interna durante más de dos años seguidos, primero luchando por impedir la Modificación Constitucional, dejando inhabilitando definitivamente al Presidente de la Republica, Licenciado Danilo Medina Sánchez.

Los números que le daban ese posicionamiento a Luis Abinader y la posibilidad de calar en el electoral al Doctor Fernández a expensa del descalabro unitario del PLD, ya no existen. La pandemia no solo afecto de manera significativa a la gente y la actividad política, comercial, cultural y familiar, sino las perspectivas colectivas sobre el futuro.

El nuevo escenario no solo llego con efectos para los políticos, también para los empresarios, los trabajadores, los pequeños comerciantes y los artistas. Se habla de una nueva realidad, a la cual deberá acostumbrarse la gente, por supuesto, también los políticos. Primeros en saber que lo que les dio resultado en el pasado reciente para captar intención de voto, posiblemente no le sirva en esta nueva realidad.

Lo evidencian las encuestas: dejando fuera a todas las “Maquilladas” y dejar la apuesta en la que se acercó más a los resultados finales del pasado proceso comicial, la caída de Luis Abinader y el Doctor Leonel Fernández parece brumosa. Un gobierno decidido a frenar el sufrimiento colectivo puso en marcha medidas sanitarias, medidas económicas, medidas políticas y maniobras orientadas a evitar que el Covid19 no hiciera los estragos como los de Europa, Suramérica y otros países, donde impera la confusión de si hacen una cosa o la otra para evitar el creciente espacio de la pandemia.

Las encuestas, en sus inicios presentaban una realidad de difícil modificación: La victoria del PRD era cuestión de ir a la fecha convenida y depositar el voto; la alianza de ex Presidente y el candidato del partido moderno, se veía imparable, en las 22 provincias donde pactaron sin el menor tropiezo, dada las perspectivas de una segura victoria electoral.

Ni una cosa ni la otra. La política viene cambiando, incluso para quienes ostentan el poder, en todas partes los gobiernos y las instituciones fueron estremecidas. Los sistemas sanitarios no contaban con los suministros necesarios para actuar al mismo ritmo en que la pandemia alcanzaba niveles sorprendentes. En la ocasión los países se disputaban los pedidos a los países donde se encontraban los insumos médicos; llegando a niveles de imponerse aquellos con mayor desarrollo económico e influencia.

Sin mencionar el hecho de la destrucción de millones de empleos; la producción paralizada en toda partes; la cadena de suministro obstruida por el miedo, la incertidumbre e incapacidad para responder a la demanda.

La batalla política caracterizada por un esfuerzo considerable de la oposición política en menguar la capacidad del gobierno en base a denunciar actos de corrupción en medio de la pandemia y colocar al candidato oficialista en el centro de estos actos, por ser quien se encontraba en el día a día entregando las ayudas, repentinamente culminó siendo imitada por los dos opositores principales, quienes se percataron de que las promesas y los discursos constituían una especie de imprudencia, cuando en realidad la población deseaba su apoyo para poder resistir el confinamiento y la avalancha de necesidades ocasionadas por la crisis sanitaria.

Como reacción a esto el propio Luis Abinader inauguró dos hospitales, el primero en la provincia de la Vega y el otro en el municipio de Villa Vásquez, provincia de Monte Cristy. Ni estaba en un error el Doctor Leonel Fernández mucho menos Luis Abinader, en condiciones normales, con sus dos hipótesis bien depuradas, el candidato oficialista era “Pan comido”; sin embargo, al cambiar esta realidad ambos están obligados a reajustar su tipo de juego, ahora con la pandemia en curso, con sus limitaciones objetivas y subjetivas, la batalla electoral no le resulta fácil, si se considera un elector mirando más bien el futuro, la incertidumbre y quienes disponen de hacer posible este tránsito con el menor trauma posible.

Los primeros en saberlos: Los empleados públicos, sacudidos por el discurso demoledor de Luis Abinader de poner en marcha la “Aplanadora”, la misma fórmula utilizada en las ocasiones que han llegado al poder; los simpatizantes del Doctor Leonel Fernández, quienes a lo interno del PLD tenían maletas preparadas para a la fecha ir camino a la Fuerza del Pueblo, sumándose a la consigna de “ Se van”, estos reflexivos peledeistas, muy cuerdos, deshicieron el equipaje y aguardan al 5 de julio para volver a tributar su lealtad a la organización donde están sus garantías de lograr pasar la pandemia con el menor números de caídos en sus familias.

Los empresarios, los sectores productivos y los estudiantes de todos los niveles ven al gobierno realizando todo tipo de maniobras para evitar caídas del país a niveles de difícil recuperación; protege a las gentes; emprende medidas protectora de la economía; abre donde puedes para seguir con la receta que la dado excelentes resultados; en fin, el gobierno fue reconocido en estos 100 días de pandemia por importantes grupos empresariales; y ¿Quién beneficia de manera indirecta de esta imagen favorable? ¿No explica esta realidad el ascenso del candidato oficialista, quien dio muestras fehacientes de dificultades para calar electoralmente?

Sencillamente la nueva hipótesis debe responder a la crisis; como un zapato en el pie correcto debe dar respuesta a la nueva realidad o al mundo que habrá de surgir a partir de la desescalada en marcha. Las hipótesis del pasado para conseguir votos a mi modo de ver no son las mismas de los tiempos actuales. La cautela de los electores debe verse como un factor importante en el momento de trazar la aritmética electoral. Las andanadas de ataques al “Penco” me llevan a la sospecha de que tanto la oposición grande como la oposición pequeña empieza a notar que sus fuentes le dicen que algo nuevo está sucediendo, a una gran velocidad y que se trata de un escenario mucho más complejo, menos dócil y más cauto a la hora de inclinarse por algún candidato y eso se sabrá “clarito” el 5 de julio, momento en que se dará paso a la Segunda Vuelta.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba