Comentarios Recientes

0
Fausto García

Fausto García


Ahora, vayamos a Galilea...(1de 2)


  • 12.04.2021 - 12:00 am

“El hombre que oculta su pasado se niega a sí mismo”. 

Luego de haber estado desconectado (fuera del aire) algunos días, -ejercicio interesantísimo para mí-,  disfruté grandemente la misa y homilía del Papa Francisco en la Vigilia Pascual 2021, el sábado 3 de abril. ¡Estamos en la Pascua 2021!  Con ella recuerdo el primer domingo (4/4/2021), a Alina García, en su octavo mes de haber vivido esa misma pascua de Jesús. ¡Que hermosa y que bendita esperanza tenemos los cristianos en El! Al meditar esa homilía, solo me dije, una y otra vez, es hora de ir a GALILEA. La fundación AG les deja para toda esta octava y cincuenta de Pascua, este trascendente mensaje de esperanza del papa para estos tiempos difíciles. Espero que la disfruten, que vivan bien y sean felices, pues para esto nos creó Dios y nos salvó Jesús. Recuerden, los que quieran o deseen contactarme para intercambiar inquietudes o conversar, o que los escuche, estoy ahí en la fundación a las órdenes, con casi 60 abriles y en estos días de otra hermosa primavera. Feliz pascua 2021. 

“Las mujeres pensaron que iban a encontrar el cuerpo para ungirlo, en cambio, encontraron una tumba vacía. Habían ido a llorar a un muerto, pero en su lugar escucharon un anuncio de vida. Por eso, dice el Evangelio que aquellas mujeres estaban «asustadas y desconcertadas» (Mc 16,8). Desconcierto: en este caso es miedo mezclado con alegría lo que sorprende sus corazones cuando ven la gran piedra del sepulcro removida y dentro un joven con una túnica blanca. Es la maravilla de escuchar esas palabras: «¡No se asusten! Aquel al que buscan, Jesús, el de Nazaret, el crucificado, resucitó» (v. 6). Y después esa invitación: «Él irá delante de ustedes a Galilea y allí lo verán» (v. 7). Acojamos también nosotros esta invitación, la invitación de Pascua: vayamos a Galilea, donde el Señor resucitado nos precede. Pero, ¿qué significa “ir a Galilea”?

Ir a Galilea significa, ante todo, empezar de nuevo. Para los discípulos fue regresar al lugar donde el Señor los buscó por primera vez y los llamó a seguirlo. Es el lugar del primer encuentro y del primer amor. Desde aquel momento, habiendo dejado las redes, siguieron a Jesús, escuchando su predicación y siendo testigos de los prodigios que realizaba. Sin embargo, aunque estaban siempre con Él, no lo entendieron del todo, muchas veces malinterpretaron sus palabras y ante la cruz huyeron, dejándolo solo. A pesar de este fracaso, el Señor resucitado se presenta como Aquel que, una vez más, los precede en Galilea; los precede, es decir, va delante de ellos. Los llama y los invita a seguirlo, sin cansarse nunca. El Resucitado les dice: “Volvamos a comenzar desde donde habíamos empezado. Empecemos de nuevo. Los quiero de nuevo conmigo, a pesar y más allá de todos los fracasos”. En esta Galilea experimentamos el asombro que produce el amor infinito del Señor, que traza senderos nuevos dentro de los caminos de nuestras derrotas. Es así el Señor, traza senderos nuevos de nuestras derrotas. Él es así, y nos invita a ir a Galilea para hacer esto.

Este es el primer anuncio de Pascua que quisiera ofrecerles: siempre es posible volver a empezar, porque siempre existe una vida nueva que Dios es capaz de reiniciar en nosotros más allá de todos nuestros fracasos. Incluso de los escombros de nuestro corazón, y cada uno conoce las miserias de nuestro corazón, Dios puede construir una obra de arte, aun de los restos arruinados de nuestra humanidad Dios prepara una nueva historia. Él nos precede siempre: en la cruz del sufrimiento, de la desolación y de la muerte, así como en la gloria de una vida que resurge, de una historia que cambia, de una esperanza que renace. Y en estos meses oscuros de pandemia oímos al Señor resucitado que nos invita a empezar de nuevo, a no perder nunca la esperanza.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba