Comentarios Recientes

0
José Jordi Veras R.

José Jordi Veras R.


Como sobrevivientes


  • 04.08.2020 - 12:00 am

Desde hace más de siete meses para una gran parte del mundo y de más de cuatro para nuestro país,  de batallar contra un aparente diminuto y pequeñín enemigo, pero letal. Que ha sido mil veces minimizado de múltiples formas y se ha llegado hasta la soberbia para querer derrotarlo, sin embargo, cuando así ha sido, se han pagado de la peor manera y con vidas las consecuencias. 

Hemos tenido que luchar en medio de situaciones que no nos han favorecido como fue estar en medio de un ambiente político que no permitió que muchas decisiones fueran tomadas o las que fueron alternativas se distorsionaron, pero en medio de todo, ha estado todo un pueblo que ha sabido, en su gran mayoría, ser un sobreviviente. 

Hemos visto policías tener que gastarse hasta el final por la irresponsabilidad de más de 70 mil personas que han sido detenidas luego de cada toque de queda impuesto. Y eso desgasta. Unos médicos que han dado todo y arriesgado aún más por llevar a cabo una guerra contra un contrincante que no cede. Y con ellos, camilleros; personal de enfermería: bio analistas; miembros del 911; lo han dado todo, y era para evitar que llagáramos a los niveles actuales.  Ahora nos toca tomar un segundo aire y tomar fuerzas de donde no la tenemos y pedir misericordia a Dios para que nos permita seguir combatiendo un virus que ha tomado la vida de tantas personas queridas y amadas por cada familia que ha visto caer uno de los suyos. Esto no solo nos ha tocado en las fibras más sensibles de lo emocional sino que también lo ha hecho desde el punto de vista económico. Nos ha retado en lo más profundo.

Son muchas las personas y negocios de todos los niveles y clasificaciones que han sido afectados grandemente y que hoy, los que han podido, se mantienen en una gran batalla para sostenerse; se han tenido que reinventar. Se han convertido también en sobrevivientes que por alguna dicha o por el tipo de empresa han podido sortear su destino.

Lo único que se espera es que pueda descubrirse una vacuna que a largo plazo genere mayor esperanza y certidumbre. En el corto plazo, que las autoridades que aún les queda días y las que lleguen puedan identificarse con mayor sentido lo que requieren una parte de la población que no ha sido beneficiada económicamente o esa asistencia no ha sido suficiente para abrir o mantenerse de pie. Se requiere una verdadera inyección de recursos como el que se ha anunciado y que esto pueda reactivar la economía.   

Desde el lado de la salud, debemos incrementar en mayor número las pruebas y que las PCRs puedan universalizarse y no se sienta que exista un acaparamiento. Se requiere de nuevas tácticas para aminorar esta ola de aumentos que se ha generado luego de que se dio la apertura y que se combinó con la campaña.

Para cada comunidad: familia; y persona, la lucha solo la conocen ellos, sin embargo, de alguna manera debemos evitar perder la fortaleza que nos lleve a seguir de pies y no rendirnos ante un rival que se debe respetar pero a la vez, saberlo evitar con el cuidado que tanto se ha dicho y no minimizarlo ni menospreciarlo, porque nos ha sabido demostrar de lo que es capaz cuando no se toma en serio.   

Sigamos manteniendo el espíritu en alto y la confianza de que en la unidad está la verdadera fuerza y que podamos continuar derribando los  muros y escollos que ha colocado esta enfermedad para evitar que volvamos a sonreír sin mascarillas y darnos un abrazo real sin temor alguno.  Seamos sobrevivientes de nuestro propio destino. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba