Comentarios Recientes

0
Luis García Dubus

Luis García Dubus


¿Con cuál personaje se identifica usted?


  • 16.08.2019 - 02:52 pm

Según el evangelio de San Lucas 10, 25-37

¿Y quién es mi prójimo? Preguntó un licenciado en forma retadora.

Si Jesús hubiera sido dominicano, seguramente habría nacido en un pueblito a escondido en medio de nuestra geografía y me gustaría contar el relato de hoy como supongo que El lo habría hecho. He aquí la respuesta.
   
Bajaba un hombre de Jarabacoa, a La Vega y tropezó con unos asaltantes que lo desnudaron, lo hirieron y se fueron dejándolo medio muerto.  Coincidió que bajaba por aquel camino un sacerdote y al verlo, pasó de largo. Lo mismo un clérigo, quien al verlo, dio un rodeo y pasó de largo.  Un extranjero mal visto, que no era cristiano iba de camino, lo vio se compadeció.  Le echó agua y mercurio en las heridas y se las vendó.  Después, montándolo en su caballo, lo llevó a un hotelito en La Vega y lo cuidó.
   
Al día siguiente le dio mil pesos al dueño del hotelito y le encargó: “Cuida de él, y lo que gastes de más te lo pagaré a la vuelta…”
   
Luego de este relato, preguntó al señor Licenciado que lo había retado: “¿Quién de los tres le parece que se portó como prójimo del que cayó en medio de los asaltantes?”

Contestó: “El que lo trató con misericordia”

Y Jesús le dijo: “Ve y haz tú lo mismo”


Ahora yo le pregunto. En este relato hay muchos personajes: el hombre casi muerto, los asaltantes, el extranjero mal visto, el sacerdote, el clérigo, el dueño del hotelito… ¿con cuál de todos estos personajes se identifica usted?  Piénselo un momento a ver si descubre a sí mismo en alguno.

¿Ya lo pensó…?

Le voy a dar la respuesta, a ver si ya usted la había encontrado.
   

Usted es el herido, maltratado por ideas mundanas, confundido sobre dónde y cómo se encuentra la felicidad, bombardeado por propagandas que tratan de convencerlo con ideas contrarias a la Verdad como son las riquezas, los placeres, el orgullo, el darse importancia, de ser reconocidos como poderosos, de recibir alabanzas, etc., etc., etc. y póngale por favor tres etcéteras más.  Usted sabe igual que yo que lo que este mundo grita sobre la felicidad nos confunde, nos maltrata y nos frustra.
   
¿Quién es en este relato el mismo Señor Jesús?  Él es quien tiene misericordia de nosotros, y con todo amor nos salva y nos trata con una ternura infinita, comprendiéndonos, perdonándonos y haciéndose cargo de nosotros pagando lo que sea necesario para que seamos curados. Gracias a Él, podemos ser sanos y sencillos para depender en todo de Él confiadamente.
  
 Por eso dice Santa Teresa de Lisieux: “La vida del alma está en el abandono, no en la conquista”
   
Usted no tiene que lograr hacer algo. Sólo tiene que dejarse amar y abandonarse en los brazos amorosos de Dios.

¿Se atreve…?

“Nuestra serenidad será comprada al precio del abandono”   San Francisco de Sales



Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba