Comentarios Recientes

0
Luis Alberto De León Alcántara

Luis Alberto De León Alcántara


Conectados pero no humanizados


  • 22.10.2020 - 12:00 am

Las redes nos han enredado. El Facebook, el Twitter y el Instagram, nos tienen cada vez más entretenidos. Y no se diga del YouTube, donde la música, la farándula, las noticias de último minuto y los comentaristas amarillistas, son reflejo de cómo va el mundo y la sociedad. Pareciera en ocasiones, que la realidad está en el internet y no con las personas que nos rodean. Que la moda actual es estar conectados, para ser conocido y reconocido en los medios digitales.

 Lo que comenzó como un simple espacio de visitas ocasionales, se ha convertido en un lugar y en un refugio para muchos. Tanto es así, que ya en nuestro vocabulario solemos decir que vivimos en un mundo digital, que somos cibernéticos, y que, para estar atentos a todos los acontecimientos importantes del planeta, es necesario unirse al club de todos aquellos que disfrutan navegar por el internet. Donde nos hemos inventado familias y amigos para tener nuestra propia convivencia; personas agregadas a la lista de contactos que, pese a que no se conozcan, en ocasiones son aceptados, ya que únicamente importa la cantidad, no la calidad de las personas incluidas…

Es un gran logro disfrutar de los grandes avances de la tecnología. Son muchas las personas que han sabido aprovechar estas herramientas, no solo para ampliar sus conocimientos, sino para tener su propio negocio. Pues, las oportunidades que se pueden encontrar en los buscadores de internet, son enormes. Lo que significa que cada uno encuentra lo que sale a buscar en estos sitios públicos. De aquí que, a la hora de acercarnos al internet, no está de más tener una breve noción de nuestro objetivo a la hora de pedir entrar en este ciberespacio.  

La humanidad se ha quedado fascinada por las redes sociales. Da la impresión de  que es una de las maravillas del nuevo siglo. Pero aunque estemos conectados, eso no nos hace más humanos. Ya lo dice el papa Francisco, en su nueva Carta Encíclica, “Fratelli Tutti” (La fraternidad y la amistad social). “Estamos más solos que nunca en este mundo masificado que hace prevalecer los intereses individuales y debilita la dimensión comunitaria de la existencia. Hay más bien mercados, donde las personas cumplen roles de consumidores o de espectadores”. 

No podemos negar los valores y los privilegios que brinda estar conectados a las redes. Sin embargo, hay que preguntarse, ¿hasta qué punto me ayudan, como ser humano, estos medios tecnológicos?, ¿contribuyen a mi felicidad tener redes sociales?, ¿con qué finalidad me conecto?, ¿estoy consciente del por qué y el para qué uso el internet?, ¿soy capaz de navegar por internet sin descuidar a mi familia en tiempo real, sin dejar de cumplir mis tareas y obligaciones cotidianas?    Porque así como san Juan de la Cruz dice que “Al caer la tarde seremos juzgado en el amor”, de igual modo, vale la paráfrasis, “al llegar la noche, al pasar balance tendremos conciencia de saber si utilizamos el internet a nuestro favor o en contra”. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba