Comentarios Recientes

0
Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua


Crónica fallida del matrimonio infantil


  • 01.12.2020 - 12:00 am

Antes el clamor popular y la conciencia  del prurito y la moral  haciendo acopio en el sentido común de la sociedad, saturada la misma de barbaridades, y golpeada por una  galopante gavilla delincuencial, tanto el Gobierno como el Congreso dominicano, frenaron el matadero infeliz del proyecto de ley que sepultaría  la adolescencia  y la moral como el futuro de esos inocentes, llevándolo a la catapulta de la incertidumbre embardunando de cieno la moral del País.

Estas intentonas fueron una afrenta aberrada y una vergüenza para la dominicanidad y un menosprecio al género, cognitivo a la familia, esto así como una acción de menosprecio y corruptela que sub estimaría el desarrollo de la infancia in cierne, proclive la misma, a ser tipificada la misma como un ejemplo viciado de adultez putrefacto. Son prácticas oprobiosas que no periten que los niños sigan siendo tocados, y que vivan la etapa que le toca dentro de su inocencia y sanidad dentro del espectro de la fantasía. De haberse aprobado hubiese sido un mamotreto deleznable y pueril. El adulto que osare cortar esa cadena sagrada toma la categoría de maniático, pedófilo, y con tal morbo persuade y confunde bajo sumisión a las niñas haciéndolas sucumbir y caer en la desgracia. Bárbaro que envuelve en la maraña y la ignorancia y luego de confundirlas, la hunde en el marasmo y la incertidumbre como un boche social bajo el menosprecio y destruyéndoles por ende su auto estima.

Ha sido un desafío y una prueba moral y un sutil reto social, tanto para el discernimiento entre mansos y cimarrones, como un escarmiento a la manipulación ya los caprichos de pescadores en rio revuelto.

El enarbolar y dañar la figura femenina de tal modo, es un atentado su imagen de manera tal que así empezaría el deterioro, el calvario y los traumas que frenaría como una retranca su vida. De haberse aprobado tal adefesio y amenaza hacia la niñez hubiese sido una panacea  y un deleite para los caza niñas, maniáticos y mercaderes sin escrúpulos, renglón este en donde caben los tímidos frustrados como indolentes vengadores.

Los ideólogos de ese intento debían de revisarse y ponderar su inmadurez y condición mental reflexionando sobre su pobre y pusilánime invento. Es la insipiencia de un derrotero en vía hacia camino cenagoso de una abismal caída y limbo incierto. El adulto que soliese castrar el futuro de una inmadura adolescente debía ser pasible de neutralizarse al precio que sea, ya que no tiene capacidad para discernir por la magnitud de tal hecho.

El autor es poeta y  escritor


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba