Comentarios Recientes

0
Maricela Ortiz

Maricela Ortiz


Dios siempre tiene el control, ¿por qué se desespera?


  • 12.05.2020 - 12:00 am

“Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.” 1 Pedro 5: 6-7 

Aunque los vientos soplen fuertes, recuerde que nada ni nadie puede moverlo de la posición en que Dios lo ha establecido. Muchas veces hacemos tantas malas varías intentando ayudar a Dios en lo que ya Él ha determinado para nosotros que terminamos agotados y frustrados. Venimos a este mundo con el manual de funciones, pero el ímpetu de querer hacer las cosas por nuestras propias fuerzas nos desenfoca del propósito eterno.

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.” Eclesiastés 3:1 

Gócese cuando sus padecimientos sean por esperar en el tiempo y en la voluntad del Señor. Cuando usted se mueve fuera del tiempo de Dios, opera fuera de Su frecuencia; y es donde vienen los desaciertos y las pruebas arrecian y los problemas se vuelven mayores que Dios en su mente, porque le ha dado lugar a la impaciencia, y es preciso, lo que el enemigo busca, que usted se desespere y comience actuar en su propia fuerza, y es cuando se agota, se cansa, se deprime, y siente que no puede seguir. Pero nuestros Señor nunca nos desampara, y es donde comienza con nosotros, y al final terminamos entendiendo, que todo lo que había que hacer solo era esperar en Su tiempo.

 “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.” 1 Pedro 5:8-9

Todos de una u otra manera hemos tenido que esperar, y aún seguimos esperando, unos esperan en los que ellos han creído y se han propuesto, otros esperan en el Señor y Su voluntad, y algunos solo saben que esperan, en fin, el problema de la espera es que, demanda de paciencia, pero hay que entenderla a la luz de las Escrituras. “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.” Ro. 5:3-5

Cuando entendemos esto, vamos a tener paz, de lo contrario cuando no se tiene esperanza vienen los problemas, y es donde muchas personas en este proceso se olvidan de su fe en Dios, se olvidan de las promesas del Señor, se olvidan de que fiel es quien llama y promete.

Siempre que espere, hágalo confiado en el Señor, esperando en que se haga Su voluntad y no la suya, porque Dios si sabe de qué tenemos necesidad, Él sí sabe lo que nos conviene y lo que nos puede dar, también sabe que, si nos da algo sin antes hacer algunos arreglos internos, nos podemos perder, pero Dios nos ama tanto que, no nos dará lo que sabe que puede hacernos extraviar, así es que, tenga paz, entendiendo que todo llega a su tiempo

“Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo.” Salmos 55:22

La fidelidad de nuestro Señor es tan gloriosa que no tenemos que andar preocupados, ni desesperados como el que no tiene esperanza. Somos hijos de Dios y como hijos tenemos que esperar en nuestro Padre, sabiendo que Él tiene el control de nuestras vidas y de todo lo que nos rodea. Evite caer en ansiedad, porque la misma lleva a la depresión y ésta al vacío existencia, donde se pierden todas las esperanzas, y se deja de confiar en el Señor, así es que presente a Dios su problema en oración y súplica, y Él en su tiempo hará.  

“Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades.” Salmos 37:7

“Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová.” Salmos 27:14

"Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.” Éxodo 14:14

“Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia; porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en él.” Isaías 30:18


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba