22 Octubre 2019 11:09 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Compromiso del Popular

ACTUALIZADO 22.10.2019 - 6:26 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

En medio de un clima cargado de incertidumbre y pesar como consecuencia de una crisis política, el Banco Popular trajo a Santiago un mensaje refrescante y esperanzador, al exhibir una línea de acción y de trabajo que renueva el espíritu desarrollista que le dio origen precisamente en Santiago hace casi siete décadas.
   
Altos ejecutivos de esa entidad bancaria presentaron en el Centro León de Santiago, ante una calificada representación de clientes, líderes de opinión y relacionados, la visión del desarrollo sostenible que viene aplicando el Banco Popular, en un ejercicio de responsabilidad empresarial y mediante una serie de iniciativas dirigidas a armonizar la función crediticia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y con la lucha contra el cambio climático.
   
En esa misión los ejecutivos de la entidad resaltaron el apoyo a los proyectos de energía fotovoltaica aprovechando la energía solar; los proyectos de micro hidroeléctricas aprovechando los recursos hídricos; el apoyo a los proyectos de energía eólica también aprovechando el viento; los proyectos de reforestación en coordinación con el Plan Sierra; y un paquete de productos “Hazte Eco” con financiamiento en condiciones preferentes para la compra de vehículos híbridos y eléctricos, y paneles solares.
   
Todas esas modalidades tienen como objetivo animar a los clientes para modificar sus hábitos de vida y promover un modelo bajo en carbono y en consecuencia no contaminante para contribuir con el fomento de una economía sostenible y no dañina del medio ambiente.
   
Se trata de una visión cónsona con la misión que han definido las Naciones Unidas, a través del PNUD, por un desarrollo sostenible y humano, en respuesta a las dos grandes falencias que ha generado el llamado “capitalismo salvaje” y que se refieren: primero al problema humano de la pobreza y la desigualdad, consecuencia de los altos niveles de explotación asociados al afán del lucro deshumanizado; y segundo al problema de la degradación del medio ambiente y los recursos naturales y sus efectos en el calentamiento global, consecuencias de un espíritu empresarial distorsionado capaz de destruir el hábitat donde se asienta la vida humana.
   
El Banco Popular con este conjunto de iniciativas renueva su histórico compromiso con el desarrollo dominicano, compromiso animado por el espíritu desarrollista que le dio su razón de ser desde su origen.
¡Santiago y el país deben congratular ese esfuerzo del Banco Popular!  

Convulsión en la región


La repentina “poblada” que se ha producido en Chile, con oleadas de protestas colectivas, no solo ha significado muerte, sino también destrucción de infraestructuras y establecimientos comerciales, interrumpiendo la tranquilidad ciudadana en ese pacífico país, que se consideraba libre de la violencia, la cual ya había hecho presencia en otros países de la región latinoamericana.
   
La situación de Venezuela, Ecuador, Argentina, el mismo Brasil, México y los países centroamericanos, y ahora Chile, debe servir de motivos de reflexión sobre el modelo socioeconómico y político que rige en esos países, y que con orientaciones contradictorias, están causando efectos desestabilizadores, por la incapacidad de los gobiernos de ofrecer respuestas a nuestras poblaciones que signifiquen prosperidad y solución a las necesidades de la gente.
¡Tomemos nota de esa oleada de violencia!     


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.