Comentarios Recientes

0
Ramón E. Durán

Ramón E. Durán


El alza de los artículos de primera necesidad


  • 26.02.2021 - 12:00 am

Según  las informaciones  que llegan desde China en ese país han aumentado de precio  todos los insumos y articulo terminados, noticia que a  nadie sorprende  por  la situación que atraviesa el mundo por  efecto  de la pandemia del coronavirus.  No solamente han subido los bienes de consumo, sino, además, hasta los vehículos   y  demás que artículos manufacturados.

 Por tratarse de  que Estados Unidos y China son los dos países que marcan la pauta del comercio,  y a pesar  de que  fueron el epicentro de la pandemia, lo más normal es  que se produzca un aumento generalizado de precios ya que  esas dos potencias  son el termómetro  del mundo    en materia de  comercio internacional, además  de   que  se disputan  el liderazgo   económico y lo que   imponen las reglas del juego. Lamentablemente los más perjudicados resultarán  los países pobres   que no tienen la misma   capacidad de maniobra  que  los ricos. 

La inflación es la otra pandemia  que asoma con toda su  secuela  económica   y social y su primera señal  esta a la vista: con el aumento de  precio de las  materias prima y de algunos  cultivos de gran demanda y consumo que  se han disparados por distintas causas, estamos frente al escenario de una crisis alimentaria de insospechables alcances. 

La temprana voz de alarma acaba de darla la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, FAO, al pronosticar una severa disminución de las  reservas mundiales de cereales, impactando con la caída de la producción, alzas en los precios en todo lo que mueve la economía del mundo. La parálisis y descalabro que  ha provocado  la pandemia del COVID-19, más los efectos del cambio climático, desajustaron los niveles de endeudamiento externo de las naciones,  agudizando la pobreza, en sentido general.

Los economistas que monitorean la economía universal   también han pronosticado una inflación y crisis de impredecibles consecuencias posiblemente más temprano que tarde. El  mayor temor es que por   el alza y desabastecimiento  aumente el hambre y las calamidades y  se  produzcan pobladas  en todo el mundo arrasando con lo que encuentren,  porque el hambre no tiene espera, y los hambrientos buscaran comida donde sea y de la manera que sea, pues es  una situación de vida o muerte.

Lo peor es que  un ejército tenga que  enfrentar    una turba  de gente con hambre, y nosotros como nación que comparte el territorio  de la isla donde estamos ubicados,   con un  país que no  produce lo suficiente para alimentar a su población y que  nos obliga pensar que un  día, desesperados,  miles de nacionales de ese país   romperán  el frágil cerco  que nos separa  a través de la frontera  y entren en busca de comida, aunque los guardias  maten a  los  primeros ,   no podrán hacer lo mismo con todos.

Quizás en algún momento nuestras autoridades han  pensado en esa posibilidad que parece  temeraria  pero  que nadie puede descartar, porque  como hemos señalados el hambre no tiene espera, además de que el hambriento es capaz de hacer lo que sea para no dejarse morir.  Los efectos de esta pandemia considerada la más agresiva y mortal de los  últimos siglos ya lo estamos sintiendo y la situación se  agudizará   si   la vacuna no llena las  expectativas  que todos esperamos, pero además lamentablemente  su llegada de manera suficiente  para inmunizar  a toda la población es incierta,  no se pueden hacer pronósticos, porque ni siquiera sus fabricantes están seguros del tiempo que hay que esperar,  y a  los países que se  adelantaron  en hacer efectivo el pago de la medicina  los mantienen  entretenidos con promesas. Parece que los laboratorios donde se fabrica    no calcularon debidamente antes de  anunciar su  terminación    y ahora  están con el ´´agua en el cuello´´,  y  por la   presión que reciben tratan de tranquilizar con promesas,   mientras el mundo sigue de mal en peor.     


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba