Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


El cambio va en EE.UU.


  • 22.01.2021 - 12:00 am

Con la salida de Trump y la entrada de Biden en la presidencia de los EE.UU, el cambio también llegó en la nación más poderosa del planeta.   

La visión extrema de Trump sobre el régimen de “libre mercado”, llevó a su gobierno a encabezar un movimiento de derecha radical en la dirección contraria a la estrategia de la globalización que impulsó el neoliberalismo desde los centros de poder global que encabezaba los propios EE.UU.

En ese sentido, Trump entró en conflicto con los países aliados tradicionales de Europa, con China como economía emergente del Asia, así como con las naciones de Sudamérica que, aprovechando la competitividad favorecida por el clima de negocios desregulados, encabezaron con Brasil y Venezuela el movimiento contestatario del “socialismo del siglo XXI”, el cual logró establecer una docena de “banderitas” anti imperialistas en el “patio tracero” del dominio americano.

Contra todos esos frentes Trump estableció restricciones y estrategias para limitar su avance amenazante en perjuicio de los EE.UU. Asimismo, Trump rompió con el tratado con Irán sobre armas nucleares, con el acuerdo de París sobre medioambiente y también con la OMS de las Naciones Unidas, al tiempo de limitar su apoyo a la OTAN, y de decidir levantar el muro de la “vergüenza” contra los inmigrantes en la frontera con México.

Esas políticas de Trump que hablan de un capitalismo egocéntrico y “salvaje”, ponían a caminar a la globalización en sentido contrario, impulsando un neoliberalismo regresionista, que estimuló a lo interno de EE.UU la fijación de políticas para favorecer el retorno de capitales y de empresas estadounidenses, mediante la reducción de impuestos y la elevación de las ganancias, así como medidas para reducir los programas sociales a favor de los más vulne­rables, para de esa manera esti­mular la inversión interna y crear empleos de calidad y de mayores ingresos en beneficio de la masa de trabajadores norteamericanos y de esa forma hacer nuevamente grande a los EE.UU frente al mundo, que fue su oferta populista de campaña .

El trastorno del nuevo orden mundial de la globalización que todas esas medidas significaban,  se acompañó de una personalidad autoritaria, ególatra y trastornada en permanente crisis con el prójimo incluyendo a sus colaboradores, lo que provocó la reacción crispada de sus oponentes, lo que fue aprovechado por sus contrarios del partido demócrata y que finalmente culminó con el acto insólito de agresión a la demo­cracia norteamericana simbolizado en el asalto al Capitolio.

Con el retorno al poder de los demócratas encabezados por Biden, se inicia el cambio en los EE.UU y la vuelta a la estrategia de la globalización neoliberal, lo que encierra el desmonte del regresionismo de Trump. Así, una vez envestido como presidente, Biden decretó, entre otras medidas, la vuelta al acuerdo de París, la integración de EE.UU a la OMS, fin al veto contra los viajeros musulmanes y un conjunto de medidas sobre migración y programas sociales que beneficiarán a los inmigrantes y a las remesas hacia los países latinoamericanos y del Caribe. Son los primeros indicios del cambio para la normalización de la política exterior de los EE.UU.

¡En fin, el cambio va en EE.UU!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba